Conoce

Remedios con aciano

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El aciano, llamado también azulejo, perteneciente a la familia de las Asteráceas,  es una planta anual que alcanza los 80 cm de altura.

Tiene tallos delgados y flexibles, con hojas largas y estrechas, denticuladas o más o menos profundamente divididas, blanquecinas, como tomadas de telarañas.

Las cabezuelas son ovoides, con el involucro de numerosas hojitas o brácteas bien solapadas, estrechas, y con un apéndice apical ciliado que, por las orillas, se escurre hacia abajo.

En esta cabezuela hay flores de dos clases :las periféricas, que son muy ostentosas, y, por lo general, de un color azul intenso, en forma de estrella, de las cuales no se saca fruto; y las del centro fértiles y de un púrpura azulado.

Es muy fácil de cultivar en el jardín a partir de semilla, al final de la primavera, cuando ya no haya peligro de heladas, y también crece bien en macetas. Plántela en un suelo bien drenado a pleno sol. Las flores se pueden usar frescas o secas

Se recolectan únicamente las flores radiales, hay que secarlas bien esparcidas, en lugar ventilado, para que pierdan rápidamente la humedad.   

El aciano no llamó la atención de las grandes figuras farmacológicas de la Antigüedad; los primeros datos acerca de las virtudes de esta planta, si es que la centaurea de Santa Hildegarda no se refiere a ella, los encontramos en las últimas ediciones de Mattioli. Y dice Mattioli que las flores azules del aciano desinflaman los ojos enrojecidos..

En la edición de 1548, este autor sólo nos cuenta que en Toscana lo llaman aliso y fiore campese, que nace entre los trigos en los meses de mayo y junio, y que aquellas aldeanitas trenzan con estas flores guirnaldas muy lindas en tiempos de verano.

Es importante observar que, antiguamente, de las flores, también se obtenía un colorante azul y tinta para escribir.

 

Propiedades curativas

Las flores contienen pigmentos azules, saponinas, centaurina, mucílago y taninos que confieren a la planta propiedades diuréticas, astringentes, expectorantes, oftálmicas, depurativas y antiinflamatorias

La planta entera se ha tenido por febrífuga debido a la centaurina; principio activo para sanar las fiebres y, además, calma la tos.

Sin embargo, las flores se han empleado como remedio desde la antiguedad para enfermedades oculares como la conjuntivitis, orzuelos, etc. y prevención de las inflamaciones e irritaciones de las mucosas de la boca y de la garganta.

Igualmente, el agua de aciano estimulan la diuresis (diurético) y alivia las inflamaciones,

 

Remedios populares

Remedio con aciano para calmar la tos: Hervir, por 10 minutos, 3 cucharadas de sumidades florales trituradas y desmenuzadas de aciano en un litro de agua.  Pasado ese tiempo, dejar macerar hasta que se enfríe. Tomar de dos a tres tazas al día, endulzadas con miel.

Remedio con aciano para la irritación ocular Verter 1 cucharada de aciano en 1/2 taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y añadir 1/4 de taza de agua de rosas. Aplicar, mediante bolitas de algodón, sobre los párpados cerradas a lo largo del día.  Este remedio refresca la vista irritada.

Remedio con aciano para la conjuntivitis #1: Verter 1 cucharadita de eufrasia y otra de aciano en un vaso de agua hirviendo y luego añadir una pizca de sal. Después, echar el contenido en un cazo y poner en el fuego por un par de minutos. Dejar enfriar y filtrar con una gasa. Realizar, con esta preparación, lavados oculares dos o tres veces al día.

Remedio con aciano para la conjuntivitis #2:  Verter  una cucharadita de flores trituradas y desmenuzadas de aciano en una taza de agua, previamente hervida. Entibiar y colar con una tela. Efectuar lavados en los ojos con esta preparación varias veces al día.

Remedio con aciano para orzuelo: Aplicar compresas empapadas en una infusión de 20 g de flores de aciano añadidas a un litro de agua hirviendo.

Remedio con aciano para indigestiones  Mezclar, a partes iguales, aciano, menta y manzanilla  y extraer 1 cucharada de esta mezcla.  Verter en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar 1 taza, de tibia a caliente, cuando se sienta el malestar. .


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*