Conoce

Remedios con álamo para hemorroides, próstata y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El álamo pertenece a la familia de Salicaceae y el género Populus comprende unas 40 especies de árboles de las zonas templadas y frías del hemisferio boreal, entre chopos y álamos que incluyen, entre los más conocidos, el álamo blanco, el álamo negro y el templón.

Gustan de bosques y terrenos ácidos y húmedos, especialmente en Europa, Norte de África, Asia, Oriente y Siberia.

En las zonas menos frías prefieren los márgenes de los ríos o las zonas aluviales. También han sido introducidos en el hemisferio sur.

Todos los árboles tienen hojas caducas, simples y alternas, anchas, simples, pequeñas o grandes, romboidales o suborbiculares, acuminadas, de bordes regularmente dentados, enteros, aserrados, lobulados o festoneados, con el peciolo largo y glanduloso, y muchas veces plano por un lado. Las hojas tienen diferente tono según la especie.

En el caso del álamo temblón, se encuentra  cubierto de relucientes hojas verdes en verano y de suaves amarillos y dorados en otoño, que tiemblan con la más ligera de las brisas

Las flores de todas las especies de álamos son aromáticas y dioicas; los amentos, laterales, se agrupan en racimos péndulos. Les gusta la luz y crecen muy deprisa, dando lugar a grandes ejemplares de hasta 40 m cerca de los ríos, pero no son muy longevos.

 

Propiedades curativas

La resina del álamo contiene salicina, salicortina, schicortina, crisina, tectocrisina, derivados del kaempferol, nigracina, manitol, populina, taninos y resina.

Antiguamente el álamo, en especialmente el temblón, se utilizaba en las prácticas mágicas para curar la fiebre. Se introducían las uñas recortadas de la persona enferma en un agujero del tronco, que a continuación era cubierto y sellado. Esta cura sólo funcionaba si se hacía por la noche.

Dado que pertenece a la familia de los sauces, la corteza de álamo y las hojas frescas secas se han utilizado como calmante, antiinflamatorio, antiséptico, diurético, expectorante, febrífugo y estimulante.

Se recomienda en general en casos de reumatismo, artritis, gota, lumbago, ciática y dolores del tracto urinario, del hígado o del sistema digestivo.

Algunos de sus Ingredientes: tremulaclna, saliciltremuloldina y sallcina, derivados científicamente, se emplean en algunas especialidades farmacéuticas para combatir los trastornos crónicos de próstata y vejiga.

También se recomienda para aliviar los procesos febriles y estimular la sudoración, y como estimulante del apetito en caso de astenia o anorexia.

Los brotes florales están cubiertos de una resina de olor aromático y sabor amargo, utilizada por vía externa en el tratamiento de resfriados, sinusitis,, golpes y contusiones, y como inhalador en caso de congestión nasal (nariz tapada)

El álamo se emplea, igualmente, como remedio floral de Bach para tratar «los miedos vagos de origen desconocido», la ansiedad y la aprensión.

 

Remedios populares

Remedios con álamo para las hemorroides  Hervir 200 gramos de brotes de álamo, recién cogidos, en 500 gramos de manteca de cerdo fresca por 30 minutos.  Después amasar con la ayuda del mortero los ingredientes hasta que la preparación quede homogénea y untuosa. Aplicar sobre las hemorroides externas.

Remedio con álamo para la próstata inflamada:  Verter en un 1 /2 litro de agua 5 gr de ortiga menor, 5 gr de diente de león y 1 pizca de álamo y hervir. Retirar del fuego y dejar en reposo por 5 minutos.  Beber una vez al día.

Remedio con álamo para las neuralgias: Mezclar, a partes iguales, yemas de álamo, angélica, borrajas, manzanilla, y comino y extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua que esté hirviendo y dejar reposar por 10 minutos y colar. Beber a razón de dos tazas al día, una al levantarse y otra al acostarse.

Remedio con álamo para la diarrea: Tomar una o dos cucharaditas diarias de polvo de álamo de una vasija que tenga cierre hermético.

Remedio con álamo para limpiar y refrescar los riñones: Hervir en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro 30 g de yemas de álamo negro y 100 g de milenrama.  Colar y  dejar refresar durante 1 hora. Distribuir en varias tomas en 3 días, a razón de 2 veces diarias, cada día.

Remedio con álamo para la neumonía  Hervir durante 10 minutos en 1 litro de agua, 30 g de flores de malva  después verter sobre:  25 g de flores de borraja y 25 g de yemas de álamo negro. Tapar y dejar en reposo por 20 minutos, filtrar y distribuir en 6 partes a beber en 3 días, a razón de 2 veces diarias, 6 días por semana, durante 4 semanas seguidas, es decir, 24 días en total.

 

Conozca también

Remedios para limpiar la sangre

Remedios para depurar los riñones

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Remedios para la limpieza del páncreas

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedios para la limpiar el colon

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

infusiones medicinales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*