Conoce

Alimentación para vivir 100 años y más (para longevidad)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

 


Numerosos estudios científicos han avalado la existencia de alimentos “especiales” que al incluirlos en nuestra dieta nos mejoran considerablemente la salud y contribuyen a que vivamos mejor y por más tiempo.

Por lo general, estos alimentos “especiales” son antioxidantes, los cuales crean en nuestro interior una “barrera protectora” que contribuye a que algunos trastornos -desde el envejecimiento prematuro al cáncer- se mantengan bien lejos.

Además, cada uno de ellos ejerce efectos suplementarios en función de los fitonutrientes concretos que incluyen. No tienen, por tanto, sólo una función preventiva sino también casi “curativa”. Inclúyelos a menudo en tus menús y tu salud te lo agradecerá.

 

Alimentación para la longevidad

Guisantes Proteínas vegetales. Pertenecen a la familia de las legumbres, por ello son buena fuente de proteínas. Además aportan mucha fibra, que te ayuda a eliminar sustancias que pueden acelerar el proceso de envejecimiento. No deseches las vainas si los compras frescos. Puedes saltearlos también con ellas

Espinacas Buenas para la vista. Además de depurativa por su fibra, contiene dos carotenoides (luteína y zeaxantina) que previenen la pérdida de agudeza visual. Por si esto fuera poco, es muy ligera y contribuye a reducir la presión arterial. Por eso la Fundación Española del Corazón aconseja su consumo. Mejor en crudo. Toma las espinacas sin cocinar, en ensalada, para que no pierdan nutrientes. Si las cocinas déjalas al dente.

Huevo Alimenta tu cerebro. Es la mejor fuente de colina de la dieta, esencial para las funciones cerebrales. Además, es muy rico en proteínas de calidad. También contiene vitaminas del grupo B, minerales y triptófano, un aminoácido esencial precursor de la serotonina (que es un neurotransmisor que regula el estado de ánimo). A pesar de su fama de alimento rico en colesterol, los especialistas lo alaban y aconsejan tomarlo 3-4 veces por semana (consulta con tu médico si tienes el colesterol alto

Piña Un postre ideal. Lo que más destaca de ella es su contenido enbromelina, una enzima que rompe las proteínas en otros compuestos más pequeños. Por eso facilita la digestión de este nutriente. La piña también aporta vitamina C y, además, es fuente de ácidos orgánicos como el cítrico y el málico que, precisamente, potencian la acción de la vitamina C sobre la absorción del hierro de la dieta. Otra de sus virtudes es su ligereza: cada 100 gramos de piña proporciona sólo 55 kcal.

Espárragos Muy diuréticos. Esta hortaliza rica en fibra, vitaminas y sales minerales destaca especialmente por su poder depurativo (gracias al ácido aspártico que estimula la diuresis), por lo que resulta perfecta si retienes líquidos y quieres perder algo de volumen. También aporta potasio, lo que hace a los espárragos un alimento especialmente recomendable para combatir la hipertensión. Contienen solo 15,6 kcal por cada 100 gramos. Cocínalos al vapor, agrupados en paquetes para que no se rompan. Es la mejor manera de conservar todos sus nutrientes y obtener, así, una estupenda guarnición.

Mejillones Aportan hierro. Contienen más que muchas carnes y pescados, y además es fácil de asimilar. Por tanto resultan ideales en caso de anemia, para un correcto rendimiento cerebral y para tener un buen tono vital. Prepáralos al vapor y añádeles perejil: su vitamina C ayuda a que el hierro se absorba mejor.

Requesón Fuente de calcio. Sin ser un alimento excesivamente graso ni calórico, destaca por su contenido en proteínas de alto valor biológico (con todos los aminoácidos esenciales para el organismo) y de fácil digestión. Además, el calcio que aporta se asimila mejor que el de la leche. También es rico en otros minerales, como el fósforo y el potasio, y contiene abundante vitamina A. Dale un toque de sabor acompañándolo con una mermelada ligera de arándanos, tomate o naranja amarga.

Sardinas Cuidan tu corazón. Este pescado de carne muy sabrosa, fácil de preparar y asequible para cualquier bolsillo, constituye uno de los alimentos grasos más saludables por su contenido en ácidos grasos omega 3, que protegen el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Además es el pescado azul que más vitamina B12 aporta, fundamental para que se formen los glóbulos rojos en la sangre.Prepáralas en escabeche y añádelas desmenuzadas a ensaladas. Otra opción son las sardinas en conserva, que al poder comerse con espinas se convierten en una estupenda fuente de calcio.

Champiñones Energía y sabor. Aparte de proteínas, hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, su gran virtud es el contenido en selenio. Varios estudios demuestran su capacidad para prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer, pero es que también mejoran el ánimo. Una dieta rica en selenio hace que llegues menos cansada al final del día. Además, no pueden faltar en tu menús si quieres perder peso. ¿El motivo? Aportan poquísimas calorías (26,8 kcal por cada 100 gramos) y son una estupenda fuente de fibra, que proporciona sensación de saciedad y mejora el tránsito intestinal. Otra de sus ventajas es que contribuyen a reforzarlas defensas del organismo. Quítales la tierra limpiándolos con un cepillo de cocina suave o pasándoles un paño húmedo de cocina bien limpio. Si los lavas bajo el grifo pueden perder parte de su valor nutritivo.

Carne de conejo Proteínas muy ligeras. Es muy sabrosa y lleva poquísima grasa a diferencia de otras. Además, aporta una gran cantidad de proteínas (con todos los aminoácidos esenciales) que ayudan al cerebro a producir más neurotransmisores (mensajeros químicos). Por ello incluirla a menudo en tus menús te ayudará a mantener tu mente despierta y despejada. Esta carne es muy rica en fibras musculares, por lo que a veces cuesta de digerir. Para evitarlo haz cocciones largas que la ablanden y faciliten su correcta digestión.

Quizá te interese conocer

 

Nectarina Nutritiva y saciante. Esta variante genética del melocotón, aunque de tamaño más pequeño, es muy saciante gracias a su gran contenido en agua, por lo que te ayuda a controlar los ataques de hambre. Tomada a diario también contribuye a prevenir la retención de líquidos y regular la tensión arterial. Si desprenden un aroma intenso es que están en su punto. Puedes añadirlas a una ensalada de canónigos con queso fresco. Las de carne amarilla son más jugosas y dulces. En cambio las de pulpa blanca son más ácidas y quedan perfectas en ensalada.

 

Conozca también

Dieta para aliviar las úlceras pépticas

Dieta contra la anemia

Dieta para subir de peso sanamente

Dieta para tener buena memoria y concentración

Dieta para el síndrome premenstrual

jugos curativos


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*