Conoce

Remedios con belladona para asma, dolor de cabeza y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

 

La belladona pertenece a la familia Solanaceae y puede identificarse por sus flores de color púrpura en forma de campana y por bayas del tamaño de una cereza que maduran hasta tener un color púrpura oscuro o negro.

La planta crece hasta una altura de aproximadamente 1,5 metros y es originaria de Europa, norte de África y Asia, aunque se cultiva en otros países. Se ha introducido en muchos lugares, donde crece de forma salvaje.

Las hojas de belladona son grandes (hasta 25 cm de longitud) y crecen aparejadas a cada lado del tallo de la planta. Cerca de las flores existe un par de hojas que son notablemente más pequeñas. Tanto éstas como las otras despiden un olor penetrante y desagradable, y tienen un sabor amargo. Es una planta altamente tóxica, incluso si se toma en concentraciones muy bajas.

La planta se utilizó primeramente como cosmético. Las mujeres italianas del siglo XVI se aplicaban soluciones de belladona en los ojos para dilatar las pupilas y conseguir un aspecto soñador y aparentemente más atractivo (de aquí el nombre de belladonna, en italiano «mujer bonita»).

 

Propiedades curativas

La belladona tiene una larga historia de aplicaciones medicinales. Sus alcaloides son anticolinérgicos, lo que quiere decir que bloquean ciertos impulsos nerviosos del sistema nervioso parasimpático, que regula algunas funciones corporales involuntarias y reflejas, como la dilatación pupilar, la frecuencia cardíaca, la secreción de glándulas y órganos, la constricción de los bronquiolos pulmonares y la movilidad del tubo digestivo.

La belladona relaja los músculos lisos de los órganos internos e inhibe o seca las secreciones (por ejemplo, transpiración, moco, leche materna y saliva).

Los alcaloides de la belladona, los ingredientes activos de la planta, son la atropina y la escopolamina. Ambos se extraen de las hojas y la raíz de la planta y se administran solos o en combinación con otros remedios herbales o medicamentos.

La belladona se considera:

Un remedio para los trastornos gastrointestinales. Los alcaloides relajan los músculos lisos del tracto gastrointestinal y reducen la secreción acida del estómago, por lo que son útiles para tratar colitis, diverticulitis, síndrome del intestino irritable, cólico, diarrea y úlcera péptica.

Un remedio para el asma. Al relajar los bronquiolos, la belladona alivia los síntomas de sibilancias en un ataque de asma.

Un remedio para la sudoración excesiva. La belladona disminuye la secreción glandular y de los órganos, lo que la hace útil para controlar trastornos que producen una sudoración excesiva.

Un remedio para la incontinencia urinaria nocturna. La belladona actúa como diurético y puede ser útil para tratar el exceso de micción nocturna y la incontinencia

Un remedio par el dolor de cabeza y migraña. La atropina, un alcaloide de la belladona, es útil para tratar el dolor de cabeza gracias a sus propiedades analgésicas.

Un remedio para los dolores y espasmos musculares. La belladona se prescribe frecuentemente para aliviar los dolores menstruales.

Un remedio para la cinetosis. La escopolamina, un alcaloide de la belladona, es útil para tratar el mareo del movimiento (cinetosis) y el vértigo.

 

Un remedio para la enfermedad de Parkinson. La belladona puede aliviar el exceso de sudoración y salivación asociado a la enfermedad, además de controlar los temblores y la rigidez muscular.

Un remedio para el cólico biliar. El espasmo muscular (cólico) de la vesícula biliar y del hígado puede mejorar por las propiedades relajantes musculares características de la belladona.

 

Uso homeopático

La belladona es un remedio homeopático prescrito con frecuencia, que se emplea para tratar enfermedades como resfriado común, otitis media (dolor de oídos), fiebre, artritis, dolores menstruales, diverticulitis, dolor muscular, golpe de calor, odontalgia (dolor de los dientes), erupción dentaria, conjuntivitis, dolor de cabeza, dolor de garganta, forúnculos y abscesos.

Cuando se utiliza como remedio homeopático, la belladona se administra en una forma muy diluida, para desencadenar la respuesta de curación natural del organismo sin el riesgo de intoxicación.

Los resultados de un ensayo realizado sobre las utilidades homeopáticas de la belladona demuestran que puede ser útil para aliviar el malestar, el calor y la inflamación de la piel asociados a la radioterapia administrada para el cáncer de mama (radiodermitis).

 

Preparaciones

Las hojas de belladona se recogen entre mayo y julio y se secan a temperaturas no superiores a los 60 °C. Las raíces de las plantas que han alcanzado su cuarto año de maduración también se recogen para preparaciones herbales a principios del otono. Las raíces se limpian y se secan a temperaturas no superiores a 50 °C; después se trituran para utilizarse de diferentes formas, como decocciones, tinturas, infusiones, emplastos, bolitas, supositorios, soluciones líquidas o suspensiones y polvos. Puede emplearse sola o en combinación con otras plantas y medicamentos.

Para los remedios homeopáticos, la planta se tritura aparte y su jugo se extrae mediante un proceso de prensado. El extracto se mezcla con una solución de agua/alcohol en una proporción entre 1:10 y 1:100, y este proceso se repite hasta 30 veces para preparar una solución muy diluida del extracto.

El remedio homeopático de la belladona suele añadirse a terrones de azúcar para facilitar su administración. La dilución y la frecuencia de la dosis dependen de los síntomas, pero los remedios homeopáticos se administran sólo hasta que el paciente empieza a presentar signos de mejoría, de forma que el proceso natural de curación del organismo se haya puesto en marcha.

La belladona está disponible mediante prescripción, sola (en elevadas concentraciones) o en combinación con otros medicamentos. Las combinaciones de belladona suelen ser con opio (dolor uterino), caolín y pectina (diarrea), fenobarbital (síntomas menopáusicos y profilaxis de la migraña), otros barbitúricos (insomnio, espasmos y dolores musculares del tracto digestivo) o en forma de supositorios con opio (para los dolores intestinales intensos).

Las preparaciones de belladona deben guardarse en envases aislados del aire y la luz directa. En estas condiciones la mayoría de las preparaciones mantiene su potencia hasta tres años.

 

Precauciones

La ingestión de cantidades elevadas de atropina, un potente alcaloide que se encuentra en la belladona, puede causar trastornos graves.

Las personas que padecen enfermedades renales, obstrucción intestinal, glaucoma, aumento del tamaño de la próstata, obstrucción urinaria, colitis ulcerosa grave o miastenia grave no deben tomar
belladona, al igual que los pacientes que tienen una alergia conocida a la planta.

Las personas con una enfermedad crónica tampoco deben utilizarla sin que sea prescrita por un médico.

Las mujeres embarazadas y que dan el pecho también deben evitar la belladona, excepto si el remedio homeopático ha sido prescrito por un especialista.

Debido a las cualidades sedantes de la belladona, las personas que toman la planta deben tener cuidado cuando conducen o manejan maquinaria peligrosa. Deben evitarse el alcohol y otros depresores del sistema nervioso central, ya que pueden aumentar la somnolencia y el vértigo en las personas que toman belladona.

Los enfermos que reciben diluciones homeopáticas de belladona y experimentan un empeoramiento de sus síntomas (conocido como agravamiento homeopático) deben contactar con el profesional sanitario responsable. Una agravación homeopática puede ser una indicación precoz de que el remedio está funcionando adecuadamente, pero también puede indicar que se necesita un remedio diferente.

 

Efectos secundarios

Los signos tóxicos de la belladona incluyen sequedad de boca, somnolencia, mareos, estreñimiento y náuseas. Algunos efectos secundarios (dilatación pupilar, visión borrosa, fiebre, incapacidad para orinar, arritmia y excesiva sequedad de los ojos y de la boca) también pueden ser indicaciones precoces de sobredosis de belladona. Las personas que experimentan estos efectos secundarios deben informar a su médico inmediatamente.

La sobredosis de belladona también se detecta por ardor en la garganta, delirio, intranquilidad, manía, alucinaciones, dificultad para respirar y piel enrojecida, caliente y seca. Sin ún tratamiento adecuado, la constricción de las vías respiratorias puede dar lugar a sofocos. Si se presenta cualquiera de estos síntomas, se debe buscar atención médica urgente.

El tratamiento de la sobredosis de belladona es generalmente el lavado gástrico, que supone introducir una sonda a través de la garganta para vaciar y limpiar el estómago con una solución de carbón activado o de ácido tánico para neutralizar la atropina. También puede ser necesario administrar oxígeno hasta que se estabilice la respiración, y barbitúricos, para contrarrestar la manía y/o la excitación.

 

Interacciones

Algunos medicamentos pueden aumentar los efectos de la belladona. Entre éstos se encuentran depresores del sistema nervioso central, inhibidores de la monoaminooxidasa, antidepresivos tricíclicos, quinidina, amantadina, antihistamínicos y otros anticolinérgicos.

Otros medicamentos, como los anticoagulantes y la corticotropina (ACTH) son menos eficaces cuando se utilizan junto con belladona, mientras que otros, como los fármacos contra la diarrea que contienen caolín, pueden disminuir la respuesta terapéutica de la planta cuando se toman juntos. Si una persona ingiere cualquiera de estos medicamentos junto con belladona, debe consultar con su médico.

El alcohol, depresor del sistema nervioso central, también puede aumentar el efecto sedante de la belladona y debe evitarse durante el tratamiento.

Las personas que quieren seguir un tratamiento con diluciones homeopáticas de belladona han de consultar con un profesional sanitario sobre las posibles interacciones con determinados alimentos, bebidas, medicamentos prescritos, compuestos aromáticos y otros elementos ambientales capaces de contrarrestar los efectos de belladona.

Conozca también

Remedios para limpiar la sangre

¿Cómo desintoxicar el organismo?

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Remedios para la limpieza del páncreas

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

infusiones medicinales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*