Conoce

Cebolla para el cáncer, hipertensión y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

No es de extrañar que una verdura tan potente como para hacerte llorar también pueda curarte. Las cebollas presentan un alto contenido en quercetina, un tipo de antioxidante denominado flavonoide que puede reducir el riesgo de cáncer.

Las cebollas pertenecen a la misma familia botánica que el ajo y, al igual que este, contiene alicina, una sustancia que se transforma en compuestos organosulfurados que pueden reducir los niveles de colesterol, diluir la sangre, mantienen la presión arterial bajo control, entre otras propiedades curativas.

Las cebollas rojas y moradas contienen antocianinas, los mismos antioxidantes que convierten a las bayas en unas superestrellas nutricionales. En conjunto, tanto estos nutrientes como otros muchos compuestos convierten a la cebolla en una especia con un poder terapéutico único.

 

Las cebollas son anticancerígenas

La quercetina y el cáncer no hacen buenas migas. Se ha demostrado que este flavonoide puede retrasar el crecimiento de las células cancerosas, impedir que se extienda a otras partes del organismo (metástasis) y causarles la muerte cortándoles el suministro de sangre, activando genes anticancerígenos y de otras maneras.

Los compuestos organosulfurados de la cebolla ejercen muchos de estos efectos. Y toda esa beneficiosa actividad celular nos ayuda a mantenernos vivos. Diversos estudios han relacionado el aumento de la ingesta de cebolla con una menor incidencia de cánceres mortales.

En un estudio realizado recientemente, se pudo determinar que consumir cebolla en abundancia reduce el riesgo de desarrollar:

• Cáncer de colon en 56 %.

• Cáncer de mama en 25 %

• Cáncer de próstata en 71 %

• Cáncer de ovario: en 73 %

• Cáncer de esófago: en 82 %

• Cáncer de boca: en 84 %

Los hallazgos confirman el papel protector de la cebolla con relación al riesgo de diversos cánceres comunes», concluyeron los científicos.

Cáncer de endometrio. Unos investigadores italianos descubrieron que las mujeres que consumían dos o más porciones de cebolla a la semana reducían su riesgo de padecer cáncer de endometrio en un 60 por ciento.

Cáncer de páncreas. Un equipo de científicos de la Universidad de California, San Francisco, analizó los datos relativos a la dieta y la salud de más de dos mil personas y observaron que quienes tomaban más cebollas (y ajos) reducían su riesgo de padecer cáncer de páncreas en un 54 por ciento, en comparación con quienes las consumían poco.

Cáncer de estómago. Unos investigadores de la Universidad de California del Sur analizaron los datos relativos a la dieta y la salud de más de 1.900 chinos y hallaron una correlación entre un mayor consumo de cebolla y un menor riesgo de cáncer de estómago.

Descubre recetas de zumos contra el cáncer

 

Cebolla para la hipertensión

Un equipo de científicos de la Universidad de Utah realizó un estudio con 41 personas aquejadas de presión arterial alta a las que dividió en dos grupos: un grupo tomó una dosis diaria de 730 mg de quercetina y el otro grupo no la tomó.

Al cabo de un mes, el grupo tratado con quercetina presentaba una reducción de la presión arterial sistólica (lectura superior) de 7 puntos y de la presión arterial diastólica (lectura inferior) de 5 puntos.

Quizá le interese conocer minerales para bajar la presión arterial

 

Cebolla para combatir otras enfermedades

Enfermedades cardiacas. En otro estudio, unos investigadores holandeses midieron la ingesta de flavonoides —fundamentalmente a partir del té, las cebollas y las manzanas— de 805 hombres y hallaron que los que tomaban más flavonoides reducían su riesgo de padecer afecciones cardiacas en un 58 por ciento, en comparación con los que los consumían menos. Los resultados fueron publicados en la revista Lancet.

Infartos. Unos investigadores italianos analizaron los datos relativos a la dieta y la salud de más de 1.400 personas y observaron que las que consumían una o más porciones de cebolla a la semana reducían su riesgo de infarto en un 22 por ciento, en comparación con las personas que apenas las consumían. «Una alimentación rica en cebollas podría ejercer un efecto favorable con relación al riesgo de infarto agudo de miocardio [ataque al corazón]», concluyeron los científicos en la revista European Journal of Nutrition.

Colesterol alto. Las mujeres japonesas presentan una incidencia muy baja de infartos. ¿Por qué? Para descubrirlo, un equipo de investigadores analizó la alimentación de 115 mujeres japonesas y observó una correlación entre un mayor consumo de flavonoides (básicamente procedente de las cebollas) y menores niveles de colesterol total y LDL, dos factores de riesgo de las enfermedades cardiacas.

El elevado consumo de flavonoides de las mujeres japonesas —principalmente la quercetina de las cebollas— «podría contribuir a su baja incidencia de enfermedades coronarias, en comparación con las mujeres de otros países», señalaron los científicos en la revista Journal of Nutrition

 

Conozca también

Remedios para limpiar la sangre

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Té de kombucha: Remedio antiguo para muchas dolencias

Remedios para depurar el páncreas

Remedios para la limpieza del colon

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

infusiones medicinales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*