Conoce

Col o repollo para prevenir el cáncer

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


La col ocupa un lugar destacado en la historia de las civilizaciones europea y mediterránea. La col, cultivada desde hace al menos 6.000 años, es seguramente la abuela de nuestras verduras.

Ha sido omnipresente tanto en la historia de la alimentación como en las tradiciones literarias antigua y medieval y de su cultivo se ha dicho que representa una especie de símbolo de tranquilidad y pacifismo.

La col pertenece a una subfamilia de las cruciferas, conocidas en botánica con el nombre de Brassica. Antes existían centenares de variedades diferentes de coles. Partiendo de la Brassica olerácea, que crece todavía en estado silvestre en zonas costeras rocosas y acantilados de la costa atlántica de Europa y el Mediterráneo, los hombres la domesticaron y forzaron su evolución seleccionando, hace unos 4.000 años, algunas variedades con características muy concretas que respondían a sus gustos culinarios.

Por ejemplo, se cree que los romanos buscaron una col cuya inflorescencia fuera masiva y consiguieron desarrollar las primeras variedades de brócoli y de coliflor.

Esta diversificación de la especie Brassica tuvo que representar una actividad de primer orden en la Antigüedad, porque los especialistas consideran que la mayoría de las especies de col que se conocen actualmente ya existían en la época romana, tres siglos antes de Cristo. De todas formas, y lamentablemente, en la actualidad han desaparecido muchas variedades.

 

Propiedades curativas de la col

Hoy se cree que en tiempos antiguos las plantas de la familia de las cruciferas se cultivaban especialmente por sus virtudes medicinales.

El cultivo de la mostaza, que se remonta a hace más de 6.000 años en China, o de las diversas coles descritas por los botánicos griegos y romanos, pretendía esencialmente producir plantas para aliviar diversos trastornos, desde la sordera hasta la gota, pasando por las alteraciones gastrointestinales.

Se consideraba especialmente la col como un alimento medicinal de primer orden en las civilizaciones griega y romana, e incluso suplantó al ajo en cierta época como remedio favorito. Pitágoras la recomendaba, y también Hipócrates, que la bautizó como la “verdura de las mil virtudes”.

La col era considerada un alimento necesario para una buena salud. Con razón, puesto Diógenes, el del tonel vivió hasta la venerable edad de 83 años (413-327 a. C.) alimentándose casi exclusivamente de coles.

Marco Porcio Catón, un político romano muy poderoso, fue el primero en utilizar el término Brassica (del celta bresic, que significa “col”), utilizado todavía hoy para designar las verduras de esta familia.

Catón desconfiaba de los médicos, todos griegos en aquella época, y consideraba que la col era el remedio universal contra las enfermedades, una auténtica fuente de juventud responsable de su buena salud y de su virilidad (tuvo un hijo a los 80 años).

Catón dedicaba sus momentos de ocio a cultivar más de un centenar de plantas medicinales y escribió que «la col cruda con vinagre, cocida con aceite o con grasa lo expulsa todo y lo cura todo», tanto la resaca causada por el abuso del vino como ciertas enfermedades graves, algo que debe haber inspirado a unos emprendedores rusos de hoy en día: han lanzado al mercado una bebida salada hecha con jugo de col y destinada a atenuar los efectos del difícil día siguiente a una fiesta.

 

Efectos anticancerosos de la col y otras verduras crucíferas

Los estudios indican que las verduras crucíferas son uno de los alimentos principales entre las frutas y verduras con propiedades anticancerosas.

Por ejemplo, en un estudio que analiza 252 casos de cánceres de vejiga seguido durante diez años, se relaciona el consumo de cinco raciones o más de verduras cruciferas a la semana, en especial de brócoli y de col, con una disminución a la mitad del riesgo de cáncer de vejiga comparado con el caso de los individuos que solo consumen una ración o menos de estas verduras.

Lo mismo ocurre con el cáncer de mama; las mujeres chinas que consumen más cruciferas tienen la mitad de riesgo de desarrollar un cáncer de mama que las que consumen pocas o ninguna, independientemente de la cantidad de soja consumida.

De la misma manera, un estudio realizado con 5.000 mujeres suecas indica que el consumo de una o dos raciones de cruciferas al día se asocia a una disminución del 40% del riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

Sin enumerar todos los estudios que sugieren un efecto quimio protector real de las verduras cruciferas, mencionemos solamente que su consumo se ha asociado también a una disminución del riesgo de diversos tipos de cáncer, como el de pulmón, el del aparato gastrointestinal (estómago, colon, recto) y el de próstata.

En este último caso, tres raciones o más de verduras cruciferas a la semana se han mostrado más eficaces para prevenirlo que el consumo de tomates, sugerido en varias ocasiones como un alimento que previene el desarrollo de esta enfermedad.

Quizá te interese conocer las propiedades del col fermentado o chucrut y cómo prepararlo

Por lo tanto, si bien la cantidad de fruta y verdura presente en la alimentación desempeña ciertamente un papel clave en la prevención del cáncer, estos datos indican que ciertos tipos de verduras, sobre todo las cruciferas, como la col, son especialmente importantes para contrarrestar el desarrollo de la enfermedad.

Estas observaciones son cruciales en el contexto de la alimentación occidental, en especial de la estadounidense, en que las papas suponen hasta un 50% del aporte diario de fruta y verdura y en que la presencia cotidiana de verduras cruciferas está todavía muy restringida.

 

Conozca también

Hierba limón para el colesterol y el cáncer

Cúrcuma contra el cáncer

Vitaminas y minerales contra el cáncer

Selenio contra el cáncer: Una poderosa arma

El ajo sirve para prevenir el cáncer?

bblognuestros-remedios-na


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*