Conoce

Laurel para la diabetes y bajar el colesterol

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


¿Quién hubiera imaginado que una pequeña hoja seca podría reportar tantos beneficios para la salud? Pero así es el laurel: te aporta sus protectores antioxidantes con tanta facilidad como da sabor al pescado cocido.

El aroma del laurel se intensifica con la cocción al liberar sus aceites volátiles, los compuestos vegetales que le proporcionan su característico aroma y que, al mismo tiempo, se encuentran entre los antioxidantes  más poderosos que existen.

Y posiblemente sean particularmente efectivos frente a la epidemia que está afectando a la salud de más de 20 millones de estadounidenses: la diabetes tipo II, una enfermedad caracterizada por un exceso de azúcar (glucosa) en sangre.

 

El laurel y la diabetes

Un equipo de investigadores liderado por el Dr. Richard Anderson, científico del Centro de Investigación en Nutrición Humana de Beltsville —perteneciente al Departamento de Agricultura de Estados Unidos— y experto en tratamientos naturales para la diabetes tipo II, llevó a cabo un estudio sobre la enfermedad en el que dividió a 40 personas en cuatro grupos.

Tres de los grupos tomaron suplementos de laurel (uno, dos o tres gramos al día) y el cuarto grupo recibió un placebo.

Después de un mes, los grupos tratados con laurel mostraban una reducción de los niveles de azúcar en sangre de hasta un 26 por ciento.

Pero eso no es todo: el colesterol LDL o malo —que puede llegar a obstruir las arterias— se redujo entre un 32 y un 40 por ciento, el colesterol total lo hizo entre un 20 y un 24 por ciento, el colesterol HDL o bueno —encargado de limpiar las arterias— aumentó entre un 20 y un 29 por ciento y los triglicéridos —otras grasas perjudiciales para el corazón— disminuyeron entre un 25 y un 34 por ciento.

Sin embargo, el grupo placebo no experimentó cambios en ninguno de estos parámetros.

 

¿A qué se debe el poderoso efecto ejercido por el laurel?

En un artículo publicado en la revista Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition el equipo de investigadores afirma que los «compuestos bioactivos» del laurel podrían mejorar la sensibilidad a la insulina (la capacidad de esta hormona para regular el transporte de glucosa a las células desde el torrente sanguíneo), la captación de glucosa (la capacidad de las células para absorber la insulina), el estado antioxidante (una menor oxidación se traduce en un mejor control de la glucosa).

Igualmente, puede mejorar la respuesta inflamatoria (lo anterior también es aplicable en el caso de una menor inflamación crónica) y la metabolización de la glucosa (la velocidad en la que la glucosa es absorbida: una absorción lenta resulta beneficiosa para mantener equilibrados los niveles de azúcar en sangre).

Teniendo en cuenta que la diabetes tipo II aumenta seis veces el riesgo de padecer afecciones cardiacas y que un 75 por ciento de los diabéticos mueren de enfermedades cardiovasculares, estos resultados son cuanto menos alentadores.

Quizá te interese conocer


Cómo comprar laurel

Si bien las auténticas hojas de laurel —utilizadas en la mayor parte de los estudios científicos-proceden del árbol homónimo en diferentes partes del mundo, el término laurel se utiliza para describir diversas hojas que en realidad no son laurel; así pues conviene tener en cuenta que el laurel de California, el laurel de México, el laurel de la India, el laurel de Indonesia o el laurel de las Antillas son verdadero laurel y, de hecho, se trata de especies completamente diferentes.

El laurel de la India, por ejemplo, es la hoja seca de un árbol emparentado con el de la canela y el laurel de las Antillas proviene de la malagueta. La mayor parte de estas hojas posee un sabor más intenso que el laurel.

El laurel raramente se comercializa fresco para uso culinario, ya que cuando está seco su aroma es más pronunciado, menos amargo y aporta más sabor a los alimentos.

Turquía y Grecia son los principales países exportadores de laurel y la mayoría del laurel comercializado en Estados Unidos es de origen turco. Aunque suele clasificarse en dos categorías, solo una de ellas (por lo general, con la indicación «seleccionado a mano») se considera adecuada para cocinar por estar libre de sustancias extrañas.

Es preferible comprar hojas enteras, verdes y limpias, de tamaño y color uniformes, sin restos de tallo o corteza. Las hojas de mayor tamaño y coloración oscura son las mejores.

Cuando están amarillentas significa que han sido expuestas a la luz demasiado tiempo.

 

Conozca también

Minerales para controlar la diabetes

Zumos para la diabetes

Dieta para diabéticos

Remedios para la diabetes gestacional

Vitaminas para mejorar la diabetes

Edulcorantes naturales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*