Conoce

Remedios con manzanilla para acné, ojos, digestión y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


La manzanilla recibe varios nombres como manzanilla común, romana o fina, camomila, manzanilla de huerto y mácela. Es una planta herbácea perenne, pertenece a la familia de las compositae/Asteraceae, y originaria de terrenos húmedos y arenosos del sur de Europa, aunque crece como especie de cultivo en todas las zonas subtropicales y templadas del globo.

Ésta alcanza de 30 a 70 cm de altura,  con raíz robusta y ramificada, con tallos habitualmente postrados, ramificados, largos, estriados, acanalados y cubiertos de pelillos. Las hojas, de color verde claro, son bipinnatisectas con numerosos foliólos filiformes y usualmente trilobulados, sésiles.

Las flores aparecen a finales de primavera, son tubulares, de color amarillo, agrupadas en capítulos florales terminales y solitarios, con numerosas lígulas de color blanco y receptáculo cónico y lleno. Existen dos variedades, una simple, y otra doble, esta última de mejor calidad medicinal. El fruto es un aquenio. Toda la planta emite un agradable aroma muy peculiar.

El aceite esencial es de color azul pálido, por la presencia de camazuleno, y de color amarillo o marrón al oxidarse. Además, contiene angelato de isobutilo, esteres del ácido angélico y anthemol.

La planta contiene catecoles, principios amargos del grupo de los germanacrólidos (nobilina y hidroxiisonobilina), ácidos cafeico y antenobílico (2-3 dihidroxicinámico), flavonoides (cosmosiósido, apigenina, luteolósido y éster an-thenobüico), cumarinas (escopolósido), ácido tánico y quercitrina.

 

Propiedades curativas

Las virtudes de la manzanilla eran conocidas en el antiguo Egipto y Grecia, no sólo como relajante en infusión, sino también para aclarar el color de los cabellos.

Shakespeare hace mención de ella en su obra Enrique IV, en la escena IV del acto II de la primera parte: «Porque si bien la camomila (manzanilla) brota más vivaz cuanto más se la pisotea, la juventud, cuanto más se derrocha, más se consume».

Se utilizan los capítulos florales para fines curativos, ya que tiene propiedades antiespasmódicas y sedantes por lo cual está indicada sobre todo en los casos de trastornos nerviosos en los niños y en las mujeres durante el ciclo menstrual (reduce los cólicos menstruales)

Además, mejora la digestión, facilita la expulsión de gases intestinales y mitiga los espasmos estomacales que generan hinchazón.

Es efectiva, por su ácido salicílico natural, en casos de cefalea, neuralgias y migraña.

Igualmente, al contener azuleno es considerada la manzanilla un excelente antiinflamatorio para los ojos y para combatir los dolores reumáticos y antiséptico excelente pudiéndose emplear en los casos de llagas en la boca.

 

 

Remedios populares con manzanilla

Remedio con manzanilla  para facilitar la digestion #1: Hervir 10 gramos de hojas de manzanilla en medio litro de agua durante 10 minutos. Tomar, después de cada comida,  una taza de esta infusión.

Remedio con manzanilla para desinflamar y desinfectar llagas en la boca: Elaborar una Infusión con una cucharada de manzanilla por taza de agua hirviendo.   Dejar 10 minutos y beber toma una taza tres veces al día. Este remedio se puede usar en compresas sobre las partes inflamadas o gárgaras.

Remedio con manzanilla para el acné Verter 1 cucharada de manzanilla en una taza de agua que esté hirviendo. Dejar refrescar y colocar, mediante un compresa, sobre la zona afectada.

Remedio con manzanilla para combatir la ansiedad  Elaborar un vino. Para ello, se requiere un 1 litro de vino blanco y seco y se deja macerar en él 50 gramos de flores de manzanilla durante 10 días. Se toma 2 copitas al día distribuidos en 1 copita al día antes de acostarse ayuda a combatir el insomnio.

Remedio con manzanilla para la conjuntivitis o para los ojos rojos Mezclar, a partes iguales, manzanilla, eufrasia e hinojo.  Extraer 2 cucharadas de la mezcla y verter en medio litro de agua.  Hervir por 10 minutos.  Aplicar fresca, después de filtrarla bien, en forma de baños o de compresas empapadas que se renuevan cada 10 minutos.

Remedio con manzanilla para dolores menstruales: Beber una taza de té de manzanilla preparados con 10 gramos de flores o ramas por litro de agua y, a la vez, aplicar fomentos de la misma planta sobre el vientre.

Remedio con manzanilla para los dolores reumáticos: Aplicar, mediante fricciones suaves, el aceite de manzanilla sobre las coyunturas inflamadas. Para ello, se prepara una maceración en 1/2 litro de aceite de oliva extravirgen 100 gramos de flores secas y se agita cinco veces por día, durante seis días. Pasado el sexto día, se deja la vasija sin tocar, durante 24 horas, para poderseparar el aceite de las flores

Remedio con manzanilla para resfriado Hervir en 2 tazas de agua, durante un minuto una cucharada de flores de saúco, una de flores de manzanilla y una de tilo. Colar en seguida y tomar tibio endulzado con miel de tomillo.

 

Precauciones

Su administración es incompatible con la quina y con las preparaciones a base de tanino (plantas como el nogal y el roble y con las sales metálicas (mercurio, plomo y plata)

 

Conozca también

El kéfir: Un remedio natural para muchas dolencias

Cómo cultivar plantas medicinales en su hogar?

Los tés e infusiones en los remedios caseros

¿Cómo desintoxicar el organismo?

El pescado: Una fuente de salud

¿Cómo añadir más fibra a nuestra alimentación diaria?


  

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

1 comentario en Remedios con manzanilla para acné, ojos, digestión y más

  1. Siempre he tomado infusión de manzanilla para calmar los dolores de estómago y siempre me ha resuelto, pero debe estar bien tibio para que surta efectos.

3 Trackbacks y Pingbacks

  1. Remedios para el dolor de cabeza o cefalea
  2. Remedios para el reumatismo
  3. Remedios para hemorroides o almorranas

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*