Conoce

Mascarillas de miel para la piel y el cabello

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Las propiedades curativas de la miel también tienen su aplicación en lo que a la dermis respecta, especialmente cuando la piel sufre algún tipo de enfermedad o anomalía.

La miel es una sustancia que funciona bien en asociación con los aceites esenciales. Existen diversos tipos de ungüentos (elaborados, generalmente, también con cera de abeja) que la incorporan por sus virtudes medicinales. Veamos, por ejemplo, un caso de piel deshidratada.

Es una piel a la que le falta humedad. No es lo mismo que la piel seca, que es aquella que carece de aceites naturales (sebo). De todas formas, cuando los aceites naturales se reducen, también se produce una cierta deshidratación, porque el sebo ayuda a conservar la humedad presente en la dermis.

La piel deshidratada es la que más fácilmente se arruga. Los que la padecen tienen a menudo sensación de frío y de tensión. Suele ser más común en personas de la tercera edad. En nuestra sociedad, las calefacciones (sobre todo, las centrales) y los aires acondicionados están perjudicando a muchas personas que, en otras situaciones, no tendrían la piel así.

Las mascarillas caseras con miel pueden ayudar no sólo a este tipo de piel sino también a otros cutis y, a continación, se describe algunos de estas mascarillas:

 

 

Mascarillas caseras con miel para la piel

Mascarilla de miel para cutis graso. Mezclar una cucharada de miel con tres cucharadas de leche descremada. Colocar la preparación sobre el rostro, cuello y escote. Dejar puesta por media hora y retirar con agua tibia.

Mascarilla de miel para piel normal  Mezclar 1 clara de huevo, 1 cucharada de leche en polvo y 1 cucharadita de miel. Aplicar la preparación sobre el rostro y la garganta. Dejar puesta por 15 minutos. Retirar la mascarilla con agua tibia y luego con agua fría.

Mascarilla de miel para piel seca Mezclar 1 cucharadita de miel, 1 cucharadita de harina, 1 cucharadita de aceite de oliva y 1 yema de huevo. Aplicar sobre la cara y el cuello. Dejar sobre la piel durante 20 minutos. Eliminar con agua tibia.

Baño rejuvenecedor de leche con miel. Diluir un litro de leche, medio kilogramo de sal y medio kilogramo de miel en el agua muy caliente de una tina grande o bañera.La Inmersión debe durar sólo diez minutos. Al final,ducharse con agua tibia sin usar jabón.

Mascarilla de miel con masaje Esta es una manera deliciosa de suavizar, hidratar profundamente y humedecer tu piel. Este tratamiento deja la piel con un brillo rosado producto de una mejor circulación sanguínea.

Ingredientes
2-3 cucharaditas de miel cruda y fresca, a temperatura ambiente

Preparación:
La miel adelgaza y se hace más líquida al calentarse a la temperatura de la piel, de modo que asegúrate de llevar puesto un gorro de ducha o apártate el pelo de la cara y el cuello antes de su aplicación. Usando los dedos, aplica una capa muy fina de miel a toda tu cara, cuello y parte alta del pecho.

Lea: 23 remedios para la piel seca de las piernas

Cuando hayas extendido la miel de manera uniforme, formará gotas sobre tu piel, parecidas a las gotas de agua que se forman sobre tu coche cuando llueve. Déjatela puesta durante quince minutos o más mientras te tumbas y descansas.

Tu piel empezará a estar mucho más cálida y relajada. ¡No te duermas! Antes de aclararla, durante unos cinco minutos, empieza a darte golpecitos ligeros en la piel con las puntas de los dedos en rápidos movimientos de golpeteo, como si estuvieras tocando el piano. Aclara usando un paño muy cálido y húmedo.

Mascarilla de miel para la piel con tendencia a arrugarse Mezclar 1 cucharada de miel  con 1 cucharada de jengibre en polvo hasta obtener una pasta y aplicar sobre el rostro, especialmente en las zonas más secas y con tendencia a arrugarse.  Dejar puesta por 15 minutos y luego enjuagar con agua tibia.   Aplicar dos veces por semana.  Tanto la miel como el jengibre ayudan a eliminar las arrugas y a lucir una piel más joven, debido a todos los antioxidantes que contiene.

 

Mascarillas de miel para el cabello

Como ya hemos señalado, las posibilidades de la miel, al margen de sus cualidades alimenticias, son casi infinitas. Además de utilizarse para la piel, como ya hemos visto, también está recomendada en otros casos, para todo tipo de cabellos, ya sean normales o grasos.

Lea: Remedios con vinagre de manzana para el cabello

Mascarilla con miel para el cabello opaco y desvitalizado Mezclar 1 cucharada de miel y 3 de aceite de oliva. Dejar en reposo durante todo un día y luego aplicar, con masajes circulares, sobre la cabeza. Colocar un gorro de plástico y dejar puesto por 30 minutos   Enjuagar con agua que contenga una cucharada de zumo de limón.

Mascarillas con miel para el cabello normal

Ingredientes
• 30 mi de aceite de almendras
• 10 mi de aceite de germen de trigo
• 1 cucharada de miel

Preparación
Se ponen todos los ingredientes en un recipiente amplio y se baten convenientemente con una varilla o similar durante tres minutos. La aplicación se realiza de la siguiente forma. Se aplica sobre el cabello húmedo y recién lavado con un relajante masaje, inmediatamente después de haber elaborado la pasta.

Se deja aplicada durante unos diez minutos y luego se aclara con agua. Si no quiere que su cabello quede demasiado graso, puede darse un nuevo lavado, menos profundo, con champú de miel, cuya fórmula se especifica en estas mismas páginas.

Descubre cómo hacer cremas humectantes caseras

Mascarillas con miel para el cabello seco

Ingredientes
• 30 mi de aceite de aguacate
• 10 mi de aceite de germen de maíz
• 10 mi de aceite de soja
• 2 cucharaditas de miel

Preparación
Se vierten todos los ingredientes en una fuente lo suficientemente espaciosa. Se remueven bien hasta conseguir una masa cremosa. Ésta se guarda en un tarro limpio y seco. Aproximadamente, dura unas dos semanas. Se emplea agitando bien el contenido del tarro y se vierten unos diez mililitros del contenido sobre el cabello limpio y recién lavado y húmedo.

Se deja reposar durante diez minutos, después de haber masajeado con la crema la zona capilar, y se aclara con abundante agua. Si no quiere que su cabello quede graso, puede lavarlo después con un poco de champú de aguacate, que se consigue mezclando 80 mililitros de champú al uso y diez mililitros de aceite de aguacate.

Tanto para la primera receta como para la segunda, asegúrese de que los aceites que compra son de calidad, puros, y que no contienen sustancias sintéticas o fraudulentas.

 

Conozca también

Mascarillas caseras para lucir una piel suave y tersa

Mascarillas de manzana para el acné, piel grasa y más

Mascarillas con arcilla

Remedios para las arrugas del cuello

Remedios para la piel seca

Remedios para las estrias

Alimentos que rejuvenecen

Envejecimiento de la piel ¿Cómo retrasarlo?

Las algas para la salud y la belleza

belleza natural


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*