Conoce

Remedios con pimiento que quizás desconoces

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

 


El pimiento es una planta anual, perteneciente a la familia de las solanáceas (Capsicum annuum) que puede llegar a alcanzar hasta 1 metro de altura.

Posee tallos erectos y ramosos y sus hojas son ovales o lanceoladas, enteras.  En cuanto a sus flores, éstas son de color blanco.

El fruto, de igual nombre, presentan diferentes colores (verde, roja, violácea o amarilla, brillante) dependiente de la variedad y con numerosas semillas discoidales; de forma y tamaño muy diversos.

Su cultivo se da en los climas templados y cálidos, preferiblemente sobre suelos profundos y bien abonados.  

En principio se pueden reunir en dos grupos: dulces y picantes. Los primeros suelen comerse crudos, en ensalada o cocinados de diversas formas, tanto maduros como recogidos antes de la madurez (pimientos verdes).

Los pimientos picantes son propios para aperitivo, en crudo o encurtidos, y entran en la composición de muchos linimentos rubefacientes. Tanto unos como otros se utilizan también para rellenos y como condimento, especialmente en forma de pimentón.

Entre los pimientos dulces son famosos: el morrón, carnoso y muy empleado para conserva; el de hocico de buey o de bonete, grande y arrugado; el temprano de Valencia, alargado y poco carnoso, que se consume generalmente inmaduro; el cuadrado de América, muy grande, cuadrangular, de color rojo y gusto suave; etcétera.

De los pimientos picantes son muy conocidos la guindilla, el pimiento de cornezuelo o cornicabra.

 

Propiedades nutritivas y curativas

Es importante observar que 1/2 taza de pimiento rojo aporta un 150 por ciento de la vitamina C que el organismo necesita cada día, así como una quinta parte del betacaroteno preciso.

Igualmente, es rico en betacaroteno lo cual beneficia al organismo en muchas maneras (combate el cáncer, ayuda a mantener sano el corazón, etc.)

En este sentido, un estudio recientemente efectuado en el norte de Italia comparó los hábitos alimentarios de 339 personas que tenían cáncer de colon con los de 778 personas que no padecían la enfermedad. Las estadísticas revelaron que quienes comían pimientos con regularidad parecían haber reducido el riesgo de desarrollar el cáncer en un 32 por ciento con respecto a los otros.

Los investigadores no podían afirmar con exactitud qué factor daba esta fuerte protección a las personas sanas de dicho estudio, pero al estudiar mas a fondo un grupo de 70,  se concluyó que los alimentos ricos en vitamina C, como los pimientos, podrían estar vinculado a la disminución del desarrollo de cáncer de próstata, boca, esófago, estómago, páncreas, cuello uterino, recto, mama y pulmón.

También se ha descubierto que el betacaroteno, que se encuentra tanto en los pimientos dulces como en los picantes, evita que las enfermedades cardíacas evolucionen hacia un estado más severo. En un estudio que llevó a cabo la Facultad de Medicina de Harvard, los investigadores hicieron un seguimiento que duró 7 años sobre un grupo de 333 hombres que padecían enfermedades cardíacas graves. Algunos de ellos recibieron betacaroteno y otros no.

 

El resultado fue que los hombres que tomaron betacaroteno, como los contenidos en los pimientos, sufrieron un 50 por ciento menos de apoplejías, ataques cardíacos y muertes por problemas cardiovasculares que aquellos que no lo tomaron.

Tambien se incluyen en las dietas de adelgazamiento debido a su escaso valor calórico (27 calorías por casa 100 g-), su gran aporte de fibra (2 g.), que sacia, y su riqueza en vitaminas que refuerzan las defensas.


En cuanto a los pimientos picantes, que incluye más de 200 variedades de los llamados guindillas o chiles y que son ingredientes de los aderezos caribeños, las salsas mexicanas y muchos platos de la cocina del sur de Europa, se caracteriza por su contenido en capsaicina —un ingrediente que alivia varios tipos de dolores y picazón.

 

Remedios populares

Remedio con pimiento para adelgazar:  Lavar y cortar en pedazos 300 g de hojas de espinacas, 2 cebollas y 1 pimiento rojo.  Extraer las pepitas de este último. Poner los ingredientes en la licuadora junto con un poco de agua.  Licuar  hasta que logre una buena consistencia. Espolvorear con una pizca de nuez moscada rallada y beber un vaso diario.

Remedio con pimiento para la próstata: Lavar y picar 3 hojas de col, 1 racimo de brócol o brócoli y 1/2 pimiento rojo.   Colocar todos estos ingredientes en un extractor de jugos con un poco de agua y procesar por unos instantes. Tomar a dario este jugo, por lo menos, durante 3 meses.

Quizás te interese conocer: Cómo hacer pomadas para el dolor articular con guindilla

Remedio con pimiento para tener un corazón sano: Lavar y picar 1 aguacate grande (sin la semilla), 1 diente de ajo, 1 cebolla, 1 tomate y 1 pimiento rojo y colocar en una licuadora.  Luego, añadir 1/2 vaso de jugo de naranja y sal y pimienta.  Licuar por unos instantes.  Tomar en días alternos este jugo preferiblemente durante el desayuno o a primeras horas de la mañana.

 

Recetas saludables

Receta saludable con pimiento #1: Pimientos a la parrilla
Ingredientes
2 pimientos (uno rojo y uno amarillo)
1 puñado de perejil picado
1 diente de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva extravirgen
1 cucharada de vinagre
1 pizca de sal

Preparación
Lavar y secar con cuidado los pimientos, asarlos en la parrilla o en la placa del horno, pelarlos y quitarles el rabo, las semillas y los filamentos blancos.

Cortarlos en filetes, ponerlos en una bandeja, aliñarlos con el perejil y el ajo finamente picados, el aceite y el vinagre y la sal. Dejarlos reposar durante un par de horas, luego servirlos en la mesa.

Receta saludable con pimiento #2: Pimientos rellenos a la albahaca
Ingredientes (4 personas)
140 g de arroz basmati integral
4 pimientos (ajís, morrones, chiles) rojos grandes
2 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo picado 4 chalotes (echalotes, escalonias) picados
1 rama de apio picada
3 cucharadas de nueces picadas
2 tomates (jitomates) pelados y picados
1 cucharada de zumo (jugo) de limón
50 g de pasas
4 cucharadas de parmesano recién rallado (opcional)
2 cucharadas de albahaca picada
sal y pimienta

Preparación
Precaliente el horno a 180°C. Cueza el arroz en una cazuela de agua hirviendo con un poco de sal 35 minutos. Escúrralo, páselo bajo el chorro de agua fría y vuelva a escurrirlo.

Mientras tanto, rebane la parte superior de los pimientos con un cuchillo afilado y resérvela. Extraiga las semillas y la membrana, y escalde los pimientos y la parte cortada en agua hirviendo 2 minutos.

Escúrralos y enjuagúelos con agua fría. Caliente la mitad del aceite en una sartén. Sofría el ajo y el chalote 3 minutos. Incorpore el apio, las nueces, el tomate, el zumo de limón y las pasas y déjelo 5 minutos más. Apártelo del fuego e incorpore el arroz, el parmesano (si lo desea), la albahaca, sal y pimienta.

Rellene los pimientos con el arroz y dispóngalos en una fuente refractaria. Cúbralos con la parte rebanada, rocíelos con el aceite restante, tápelos holgadamente con papel de aluminio y áselos 45 minutos en el horno precalentado. Sírvalos.

 

Recomendaciones

Cuando compre un pimiento elija uno de piel lustrosa y que no parezca reseco. Lávelo y guárdelo en el refrigerador.

 

Conozca también

El kéfir: Un remedio natural para muchas dolencias

Cómo cultivar plantas medicinales en su hogar?

Los tés e infusiones en los remedios caseros

¿Cómo desintoxicar el organismo?

El pescado: Una fuente de salud

¿Cómo añadir más fibra a nuestra alimentación diaria?

recetas saludables


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*