Conoce

Remedios con semillas de calabaza para la próstata y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Cuando cocines con calabaza no deseches las pipas o semillas: ¡son un verdadero tesoro para tu salud!

Las semillas de calabaza son ricas en antioxidantes, los cuales ejercen una función protectora de las células, así como en minerales como el magnesio —calmante del sistema nervioso—, el zinc —fortalecedor el sistema inmunitario— y el hierro —esencial en la formación de los glóbulos rojos—; proteínas —nutrientes indispensables en el desarrollo muscular— y ácidos grasos poliin-saturados, que contribuyen a una buena salud cardiaca; asimismo, poseen una alto contenido en fitoesteroles, unos compuestos vegetales sumamente beneficiosos para la próstata.

 

Propiedades curativas de las semillas de calabaza para la próstata

La próstata, una glándula del tamaño de una nuez, puede causar más de un quebradero de cabeza a los hombres de mediana edad.

Cuatro de cada cinco hombres padecen a los cincuenta años hipertrofia benigna de próstata (HBP), caracterizada por un agrandamiento de la próstata. Por desgracia, esta glándula rodea la uretra, el canal que transporta la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo.

De modo que hacia los 60 años, la mitad de los hombres presentan síntomas urinarios asociados al agrandamiento de la próstata que resultan sumamente molestos e interfieren en la «calidad de vida», siguiendo la terminología empleada en los estudios médicos.

La micción se hace más urgente y más frecuente, en ocasiones, varias veces durante la noche; además, se experimentan dificultades para iniciarla, el chorro es débil y se produce una sensación de vaciado incompleto de la vejiga después de orinar con goteo postmiccional. Así pues, es hora de nutrir la próstata con algunas semillas de calabaza.

Unos investigadores coreanos administraron una dosis diaria de 320 mg de aceite de semilla de calabaza a hombres con HBP. Al cabo de un año, los síntomas globales mejoraron un 58 por ciento, el «flujo máximo urinario» aumentó un 13 por ciento y la puntuación de un cuestionario sobre su «calidad de vida» mejoró un 41 por ciento.

El aceite de semilla de calabaza, concluyeron los científicos en la revista Nutrition Research and Practice, puede ser una «medicina alternativa clínicamente segura y eficaz, complementaria al tratamiento de la HBP.

En un estudio realizado en Suecia unos científicos suministraron a 53 hombres un suplemento que combinaba el extracto de semilla de calabaza con una hierba rica en fitoesteroles. Pues bien, al cabo de tres meses, todos los síntomas habían mejorado: micción menos frecuente, chorro más fuerte y mantenido, menos goteo y la totalidad de los participantes afirmaban sentirse mucho mejor.

¿Cómo funcionan las semillas de calabaza? Según los investigadores coreanos mencionados anteriormente, del mismo modo que los fármacos que suelen prescribirse para la HBP: los fitoesteroles de las semillas inhiben la acción de la enzima 5-alfa reductasa, la cual convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), el compuesto que impulsa el agrandamiento de la próstata en los hombres de mediana edad.

 

Más propiedades curativas de las semillas de calabaza

Diversos estudios en animales (y unos pocos en humanos) han demostrado que las semillas de calabaza podrían ayudar a prevenir o tratar varios problemas de salud.

Enfermedades cardiacas. Un grupo de investigadores suministró una mezcla de semillas de calabaza y lino a animales experimentales; se observó que la mezcla protegía a los animales frente a un aumento de los niveles de colesterol, a pesar de ser alimentados con una dieta rica en esta sustancia.

De hecho, las semillas redujeron el colesterol total, el LDL y los triglicéridos, que, en exceso, pueden resultar una amenaza para la salud cardiaca, e incrementaron el colesterol HDL, que ejerce una función protectora del corazón. En opinión de los científicos, estos resultados positivos podrían deberse a la fibra y los ácidos grasos poliinsaturados de las semillas.

En otro estudio, un equipo de investigadores descubrió que la administración de semillas de calabaza a animales aquejados de colesterol alto potenciaba el efecto del fármaco para el colesterol simvastatina.

Y al suministrar aceite de semilla de calabaza a animales con menopausia inducida químicamente, se observó que estos presentaban menos presión arterial, menos colesterol total, menos colesterol LDL, menos triglicéridos y mayor colesterol bueno o HDL, frente a los animales que no habían tomado el aceite. «Cabe la posibilidad de que la inclusión de aceite de semilla de calabaza, o bien de las propias semillas en la alimentación de mujeres menopáusicas, pueda reducir el riesgo de complicaciones cardiovasculares asociadas a la falta de estrógeno», concluyeron los investigadores en la revista Phytotherapy Research.

Anemia ferropénica. Tomar cereales de desayuno enriquecidos con hierro, junto con unos 30 g (1 onza) de semillas de calabaza al día, ayudó a solventar la deficiencia de hierro en varias mujeres aquejadas de este problema, según un estudio publicado en la revista Biofactors.

Artritis. La administración de aceite de semilla de calabaza a animales con artritis reumatoide inducida químicamente produjo una «destacable» reducción de la hinchazón. El hallazgo fue publicado en la revista Pharmacological Research.

 

Remedios populares

Remedio con pipas o semillas de calabaza para los parásitos o lómbrices #1 Mantener un ayuno de 12 horas y después consumir de 200 a 400 g de pepitas de calabaza peladas y lo más frescas posibles preparadas con arándanos o leche cruda (niños) o de 400 a 700 g. (adultos) en tres dosis dentro del plazo aproximado de tres horas. Descansar 2 horasy luego tomar 2 cucharadas de aceite de ricino.  Consumir, en la noche, ensalada de zanahorias y arándanos crudos.

Remedio con pipas o semillas de calabaza para los parásitos o lómbrices #2 Mezclar 30 g. de pepitas de calabaza pulverizadas con 10 g de infusión de ajenjo.  Dejar macerar durante 12 horas en un cuarto de litro de agua fría. Colar y dejar reposar durante una hora en un cuarto de litro de agua hirviendo. Tomar esta preparación en el trascurso del día.

Remedio con pipas o semillas de calabaza para los parásitos o lómbrices #3. Desmenuzar 150 g de pepitas de calabaza, batir en algo de leche cruda y tomar.  Dejar pasar 2 horas y tomar 2 cucharadas de aceite de ricino.

Remedio con pipas o semillas de calabaza para expulsar cálculos renales Machacar un puñado de semillas de calabaza hasta reducir a polvo y hervir en 1 litro  de agua, tapar la vasija y dejar cocer a fuego lento durante unos 20 minutos. Luego, retirar del fuego y dejar reposar otra media hora.  Beber varias tazas de esta preparacón colada al día.

Remedio con pipas o semillas de calabaza en casos de inflamación de próstata  Descascarar y machacar con un mazo de cocina 6 cucharadas de semillas de calabazas. Luego, colocar en un moledor de carne, hasta lograr un polvo fino. Mezclar partes iguales de melaza y miel oscura hasta formar un buen jarabe espeso.  Adicionar un poco de canela en polvo y el jugo de medio limón. Tomar 1 cucharada colmada todas las mañanas antes del desayuno.

Quizá te interese conocer 5 semillas para cuidar la salud

Remedio con pipas o semillas de calabaza para aumentar plaquetas: Secar y machacar un puñado de semillas de calabaza hasta que queden hechas polvo.  Luego, extraer 1 cucharada y verter en una taza de agua que esté hirviendo.  Cubrir y dejar refrescar.  Beber 2 tazas diarias.

 

Conozca también

¿Cómo desintoxicar el organismo?

Remedios para el cáncer de próstata (preventivo)

El pescado: Una fuente de salud

¿Cómo añadir más fibra a nuestra alimentación diaria?

recetas saludables


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*