Conoce

Shiatsu: Beneficios y contraindicaciones

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El shiatsu, originario de Japón, es una terapia alterenativa basada en una cultura, la oriental, y en una filosofía, la budista y aunque ha existe desde siglos se considera Tokujiro Namikoshi como el creador del shiatsu moderno en 1925.

Su nombre significa “presión con el dedo” en japonés.y tiene un precedente llamado Anma que quiere decir presionar o frotar

Como su nombre lo indica, consiste en aplicar presiones con la palma de la mano y los dedos sobre todo el cuerpo

El terapeuta experto diagnostica y trata al mismo tiempo, pues va sintiendo cómo está cada zona del cuerpo, física y energéticamente, tratando en consecuencia cada área con mayor o menor presión y por más o menos tiempo. Y así, el cuerpo recibe lo que necesita: aumento de la energía e inmunidad, y reducción de tensiones.

Pero la esencia del shiatsu no radica solo en las manos, el diagnóstico o el tratamiento, sino también en el calor del tacto, como el de una madre. Es quizás por ello que Tokujiro lo definió como “el amor de madre; la presión sobre el cuerpo estimula la fuente de la vida”. Si la actitud del que da shiatsu es de cuidado y cariño y si, además, la de quien recibe es abierta, la experiencia será incluso más beneficiosa para ambos.

De allí que difiere de la medicina de Occidente en términos médicos y de otras terapias alterntivas.  Es decir el shiatsu no trata la enfermedad como tal, sino como causa, y procederá a entender por qué se desarrolla esa enfermedad en un individuo concreto fijándose en él.

 

El shiatsu y sus beneficios

El efecto del shiatsu es bastante profundo e integral. Los puntos, o tsubos, que se presionan (muchos de los cuales coinciden con los de la acupuntura) corresponden a los músculos, huesos, vasos sanguíneos, nervios, vasos linfáticos y las glándulas del sistema endocrino debajo de ellos.

La presión en estos puntos de tensiones y bloqueos envía una información instantánea a los órganos, y todas las funciones fisiológicas comienzan a equilibrarse más profundamente.

El sistema nervioso, el circulatorio y el endocrino mejoran inmediatamente, y se activa la capacidad de auto-curación natural de nuestro cuerpo, que solemos tener medio dormida, la parte del sistema nervioso autónomo que está más despierta en la infancia, pero que por la educación y la sociedad, se va de alguna manera apagando. Sin embargo, todos tenemos grandes capacidades regeneradoras, que no están plenamente desarrolladas y de cuyo potencial no somos totalmente conscientes.

 

El shiatsu y el aspecto emocional

El shiatsu hace también a la persona sentir más profundamente el centro de su ser y no solo su cuerpo externo. Esto en sí facilita la coordinación de la mente y el corazón con el cuerpo físico-energético.

A pesar de la complejidad del mundo emocional, todos reconocemos que las emociones son una parte indispensable de nuestro equilibrio y salud. Si bien el shiatsu no es una terapia creada específicamente para mejorar el mundo emocional, el trabajo a nivel energético… a nivel físico, lo conocido en otras filosofías como “el cuerpo etérico”, hace que también mejoren los aspectos intrínsica-mente unidos al físico y energético: el mental y emocional, al igual que el espiritual.

De hecho, estos aspectos del ser están tan relacionados, aunque no lo sepamos ni lo creamos, que todos se ven beneficiados cuando una de esas áreas mejora, como efecto de dominó. El resultado es más equilibrio y una mayor capacidad para poder reflexionar y actuar desde nuestro propio ser. Al estar más centrados, nos enfrentamos con mayor facilidad a cualquier situación para actuar sobre ella de una mejor manera.n.

 

El shiatsu y el diagnóstico

Los cuatro métodos de diagnóstico son bo-shin, que se basa en el reconocimiento; bun-shin, la evaluación final de la enfermedad se realiza a través de sonidos; mon-shin, mediante preguntas al paciente averiguamos la dolencia, y setsu-shln, con el que el tacto analiza y da un diagnóstico.

Éste último método es en el que se basa el shiatsu y se considera el más apropiado para ejercer estos tratamientos basados en el contacto físico. Dentro de este tipo de diagnóstico tienen especial relevancia dos aspectos: el pulso del paciente y el tacto en la zona del hará.

En Occidente se mide el ritmo cardiaco, pero en el shiatsu se utiliza la medición de las pulsaciones para determinar qué meridianos están en kyo o jitsu. Por otro lado, explorando esta zona, conoceremos la dolencia.

 

El shiatsu y los meridianos

Los meridianos son los canales que recorren nuestro cuerpo y por los cuales fluye la energía vital. En un estado de salud óptimo, los meridianos se encuentran en equilibrio y permiten que fluya la energía libremente a través de ellos.

Por el contrario, cuando un meridiano no está en equilibrio, produce un estancamiento en el paso de la energía, originando las dolencias y enfermedades.

Asimismo, para curar mediante el shiatsu, debemos hallar la zona afectada del meridiano y reequilibrarla mediante la estimulación-relajación hasta que permita que pase el flujo vital. Si se encuentra la zona del meridiano estancada de forma leve, será un desequilibro fácil de subsanar debido a que el paciente tiene un sistema energético fuerte; en este caso estaremos ante un estancamiento de tipo jitsu.

Si por el contrario el estancamiento es fuerte y la cura necesita más dedicación debido a una posible enfermedad crónica presente en la zona afectada, estaremos ante una dolencia del tipo kyo.

 

Dolencias que el shiatsu tiene un mayor efecto positivo

El shiatsu es indicado para todos los tipos de estrés y las dolencias de espalda, ansiedad, insomnio, depresión, problemas menstruales y digestivos, dolor articular, lesiones varias y otras alteraciones producidas por nuestro estilo de vida.

Una sesión semanal o quincenal te ayudará a tener una mejor calidad de vida. Se recomienda ponerse siempre en manos de un practicante o terapeuta cualificado.

 

El shiatsu y sus contraindicaciones

Aunque el shiatsu se suele considerar seguro, hay que tener en cuenta algunas precauciones. Puede aumentar el flujo sanguíneo, por lo que este tipo de terapia no se recomienda para personas con problemas de hemorragias, enfermedad coronaria o cáncer.

El masaje terapéutico debe practicarse siempre con cuidado en las personas con osteoporosis, heridas recientes o tejido cicatricial, fracturas óseas o inflamación.

De acuerdo con algunos expertos en shiatsu, no es recomendable aplicar presión sobre las zonas de la cabeza en personas con epilepsia o presión sanguínea elevada.

No se considera beneficioso en el tratamiento de la fiebre, las quemaduras y las enfermedades infecciosas.

No debe aplicarse después de comer.

Algunas personas pueden experimentar un malestar leve, que suele desparecer durante la sesión de tratamiento.

 

Conozca también

Automasajes con pelota para la salud

Moxibustión: Beneficios y contraindicaciones

Meditación como medicina alternativa

En qué consiste en reiki?

Remedios para la limpieza del colon

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

infusiones medicinales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*