Conoce

Remedios para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


La tina crural (tinea cruris) recibe varios nombres como tiña  inguinal, tiña de la ingle o prurito del jockey y consiste en el crecimiento de hongos en un área húmeda y caliente de la ingle.

Las infecciones micóticas (por hongos) se denominan según la zona afectada del cuerpo. El término cruris se refiere a la infección por hongos que afecta a la zona donde se unen las piernas con la pelvis. Los hongos parecen preferir los lugares oscuros y húmedos.

La tina crural se presenta sobre todo en hombres, especialmente los que realizan actividades atléticas y están expuestos a las duchas públicas y lugares cerrados.

También se cree que algunas infecciones micóticas se difunden a través de toallas inadecuadamente lavadas entre los usuarios del mismo vestuario, aunque esto no se ha demostrado claramente. La infección micótica puede invadir otras zonas diversas del cuerpo.

Por ejemplo, Tinea capitis, la infección micótica de la cabeza, habitualmente da lugar a zonas enrojecidas que producen picor y destruyen el cabello de la zona afectada. La infección micótica de la pie de los brazos, las piernas o el pecho se denomina Tinea corporis.

El pie de atleta o Tinea peáis es la infección micótica de la piel húmeda situada entre los dedos de los pies. La infección micótica u hongos que afecta a las uñas de los dedos de los pies se denomina Tinea unguium y hace que las uñas estén engrosadas y sean frágiles.

La forma de transmisión de la enfermedad micótica no queda clara, pero parece que algunas personas son más propensas que otras a desarrollar la infección. Aproximadamente una de cada cinco personas presenta alguna infección micótica en algún momento de su vida.

Esta infección también puede ser transmitida por los animales domésticos, como gatos o perros, o de granja. En los animales, la infección micótica se manifiesta como una zona de pérdida del pelo. En los seres humanos, cuando el hongo crece, se extiende a los tejidos de alrededor de una forma circular, mientras que la piel central recupera su aspecto normal.

En ocasiones, los bordes de la zona afectada aparecen enrojecidos y se descaman, y el paciente presenta un picor intenso o una sensación de quemazón.

El diagnóstico de la tina crural suele identificarse de acuerdo con la descripción característica anterior. Los médicos toman una muestra de la zona afectada y la observan al microscopio para establecer el diagnóstico definitivo. Con el fin de saber el tipo exacto de hongo, se puede obtener una pequeña porción de la piel para su estudio y cultivo en el laboratorio.

A continuación se presentan varios remedios para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle que se pueden efectuar en casa con ingredientes naturales.

 

Remedios populares

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #1: Realizar emplastos de menta, aplicar en la zona afectada y dejar puesta por 15 minutos.  Luego retirar con agua tibia.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #2: Verter un puñado de hojas frescas de orégano en un taza de agua y exprimir.  Luego, colar y retirar el agua.  Poner el orégano sobre un paño de algodón y, por último, aplicar, a modo de compresa, sobre la zona afectada.  Dejar puesta por 10 minutos.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #3: Verter 5 gotas de aceite de lavanda en 1/2 litro de agua y efectuar lavados en la zona afectada.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #4: Mezclar 3 gotas de aceite del árbol del té en 1 cucharadita de aceite de almendra. Aplicar, mediante una bolita de algodón,  sobre la erupción cutánea dos veces al día.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #5 Mezclar 5 gotas de aceites de cedro, 3 de aceite de jazmín y 1 cucharadita de aceite de almendra y empapar un bolita de algodón con esta mezcla.  Aplicar en el área afectada para aliviar el picor que causa esta tiña.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #6 Verter 15 gotas de extracto de semilla de pomelo en 30 g de agua y realizar un lavado de esa área con esta preparación.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #7 Lavar la zona de la ingle con zumo diluido de limón recién oprimido.  Este remedio puede secar las lesiones de forma bastante rápida.

Remedio para tiña crural, inguinal o tiña de la ingle #8 Tomar un baño caliente para aliviar el picor.

 

Recomendaciones

Emplear un secador de cabello después de ducharse para secar la zona.

Tener una higiene cuidadosa de la piel, que incluya el mantenimiento en condiciones de sequedad de la piel intacta, es lo más importante para prevenir el desarrollo de infecciones micóticas.

Hay que llevar ropas ligeras no demasiada apretada durante las épocas cálidas para disminuir el sudor excesivo y permitir la disipación del calor corporal.

Procurar que la ropa interior sea de algodón y esté siempre limpia y seca, para que absorba la transpiración de la piel y evitar así la aparición de una tina crural. Durante el ejercicio, se pueden usar polvos infantiles para mantener la zona seca.

Evitar compartir las toallas en el vestuario. Las medidas dietéticas impiden la infección micótica inicial a su reaparición.

 

Conozca también

Remedios para la tiña común

Remedios para la sarna

Zumos contra las infecciones

Remedios con plata coloidal para acné, tiña, hongos y más

Remedios con yodo para hongos en uñas, verrugas y más

Remedios hongos en las uñas y los pies


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*