Conoce

Cobre para la artritis y osteoporosis

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El cobre es un micromineral que se encuentra en nuestro cuerpo realizando diversas funciones.

Existen varias fuentes naturales de cobre como cereales integrales, marisco, frutos secos, legumbres y vegetales de hoja verde.

Otras fuentes adicionales de cobre son las tuberías de agua de cobre que transcurren por el interior de las casas o las baterías de cocina de cobre. Estas fuentes liberan cobre al agua de bebida y a los alimentos.

 

El cobre y sus beneficios para la salud

El cobre es un buen antioxidante. Actúa junto con una enzima antioxidante, la superóxido dismutasa, para proteger las membranas celulares de la destrucción por los radicales libres. Los radicales libres son moléculas que han perdido un electrón.

Debido a su estado desequilibrado e inestable, el radical busca desesperadamente formas de completar su par de electrones. Por lo tanto, reacciona con prácticamente cualquier molécula para robarle un electrón o colocarle el que tiene desparejado. En este proceso, los radicales libres inician reacciones en cadena que destruyen las estructuras celulares.

Como otros antioxidantes, el cobre elimina estos radicales extremadamente reactivos y los convierte en compuestos inactivos y menos perjudiciales.

Por lo tanto, contribuye a prevenir el cáncer y muchas otras enfermedades o trastornos degenerativos, como el envejecimiento prematuro, la enfermedad coronaria, enfermedades autoinmunes, artritis, cataratas, enfermedad de Alzheimer o diabetes.

Algunos signos de deficiencia de cobre son:
• Anemia.
• Malnutrición infantil.
• Venas muy dilatadas.
• Cabello o piel de color claro.
• Deficiente formación de los huesos.
• Trastornos del sistema nervioso.
• Niveles elevados de colesterol.
• Enfermedad coronaria.
Pérdida del gusto.
• Aumento de la susceptibilidad a las infecciones.
• Infertilidad.
• Defectos de nacimiento.

 

Cobre para la osteoporosis

El cobre desempeña un papel en la prevención de la osteoporosis. El calcio y la vitamina D se han considerado durante mucho tiempo el tratamiento y la prevención principales de la osteoporosis.

Sin embargo, un estudio reciente ha demostrado que pueden ser más efectivos para aumentar la densidad ósea y prevenir la osteoporosis si se usan en combinación con el cobre y otros dos elementos traza, el cinc y el manganeso.

 

Cobre para la artritis reumatoide

El cobre ha sido el remedio popular de la artritis reumatoide desde el antiguo Egipto. Algunas personas creen que llevar joyas de cobre puede aliviar los síntomas de artritis.

Para valorar el efecto del cobre en el tratamiento de la artritis reumatoide, se ha realizado un estudio en pacientes artríticos que llevaban joyas de cobre.

En este estudio, se demostró que los brazaletes de cobre hacían que el paciente se sintiera mucho mejor y además se observaron recurrencias de los síntomas después de retirar los brazaletes. Para explicar los efectos de estos brazaletes de cobre, los investigadores han sugerido que el cobre contenido en ellos se disolvía en el sudor y era reabsorbido a través de la piel.

Se sospecha que la efectividad del cobre está relacionada con su papel como antioxidante. También se cree que el cobre puede actuar como agente antiinflamatorio. De esta forma posiblemente es efectivo al reducir la respuesta inflamatoria de trastornos como la artritis reumatoide.

 

Preparaciones

El cobre se encuentra en muchas preparaciones polivitamínicas y minerales. También está disponible como ingrediente único en forma de comprimidos.

Estos comprimidos deben tragarse enteros con un vaso de agua, preferiblemente durante las comidas para evitar molestias gástricas.

Los pacientes pueden escoger cualquiera de las siguientes preparaciones: gluconato de cobre, sulfonato de cobre o citrato de cobre. De las tres, el gluconato de cobre es el menos irritante para el estómago.

El zinc y el cobre compiten entre sí por su absorción en el tracto gastrointestinal. En consecuencia, una excesiva ingesta de cobre puede causar una deficiencia de zinc y viceversa. Por lo tanto, los suplementos de cinc y cobre juntos se deben tomar en una proporción de 10:1 o 15:1.

 

Conozca también

Efectos secundarios del consumo excesivo del zinc

Magnesio para adelgazar, insomnio, osteoporosis y más

Dieta para la osteoporosis

Contraindicaciones de la vitamina A

Remedios para dolor de huesos

bblogrartritis325x225

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*