Conoce

Vitaminas y minerales para la fatiga

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Todo el mundo presenta o experimenta fatiga ocasionalmente. Es la forma que tiene el organismo de señalar que necesita descansar y dormir.

Sin embargo, cuando ésta se convierte en una sensación persistente que va más allá de la somnolencia normal, suele ser un signo de que algo grave está ocurriendo.

Físicamente, la se caracteriza por una profunda falta de energía, sensación de debilidad muscular y disminución de los movimientos y las reacciones del sistema nervioso central. También puede desencadenar un agotamiento mental importante.

La fatiga persistente puede dar lugar a una falta de claridad mental y dificultad de concentración, y en algunos casos producir pérdida de memoria.

La fatiga puede ser el resultado de una o más causas ambientales, como reposo inadecuado, dieta incorrecta, estresores laborales y domésticos, malas condiciones físicas, síntomas de un trastorno médico crónico o de una enfermedad.

La enfermedad coronaria, la presión sanguínea baja, la diabetes, la insuficiencia renal terminal, la anemia por deficiencia de hierro, la narcolepsia y el cáncer pueden producir síntomas de fatiga a largo plazo.

Las enfermedades agudas, como las infecciones víricas y bacterianas, también pueden producir sensaciones temporales de agotamiento. Además, los trastornos mentales, como la depresión, también pueden causar fatiga.

Diversos medicamentos, como los antihistamínicos, los antibióticos y los fármacos para reducir la presión, pueden producir somnolencia como efecto secundario. Las personas que ya presentan fatiga y aquéllas a las que se les prescriben estos medicamentos pueden consultar con su médico para buscar tratamientos alternativos.

La fatiga extrema que persiste durante al menos seis meses, no es el resultado de una enfermedad diagnosticada y se caracteriza por síntomas gripales, como aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, faringitis y debilidad muscular y/o dolor, sugiere el diagnóstico de síndrome de la fatiga crónica.

Este síndrome (a veces denominado síndrome de deficiencia inmune y fatiga crónica) es una enfermedad debilitante que causa agotamiento generalizado y una constelación de síntomas neurológicos e inmunológicos.

.

Vitaminas y minerales contra la fatiga

La ingesta nutricional inadecuada o inapropiada puede causar síntomas de fatiga. Para mantener un aporte adecuado de energía y favorecer el bienestar físico global, las personas deben adoptar una dieta rica en vitaminas y minerales como los que se describen a continuación:

Hierro:  Este mineral se encuentra en el hígado, uvas, espinacas y albaricoques. El hierro favorece que la sangre transporte el oxígeno a los tejidos, los órganos y los músculos. La disminución de oxigenación de la sangre puede dar lugar a fatiga.

Vitaminas del complejo B (específicamente ácido pantoténico, ácido fólico, tiamina y vitamina B12): que se encuentran en el brócoli, almendras, cacahuate, entre otros.  Las deficiencias de estas vitaminas pueden desencadenar fatiga.

Calcio:  Promueve el bienestar mental, alivia la ansiedad, regula el sueño y el rítmo cardiaco.  Se encuentra en los quesos, yogures, vinagre de sidra de manzana, semillas de sésamo, entre otros.

Fósforo:  Presente en todas las células orgánicas, es el mineral que le sigue al calcio en su concentración en el organismo.  Resulta imprescindibles en las reacciones químicas para captar, transferir y almacenar energía así como para la formación de tejido oseo y el buen funcionamiento del sistema nervioso y el rendimiento intelectual.  La falta de fósforo puede producir confusión mental y debilidad generalizada. Su absorción se aumenta con el calcio y la vitamina D. Se halla presente en: miel, bacalao, levadura de cerveza, lácteos, cereales, nueces, higos, champiñones, cebolla, coliflor.

Te puede interesar: Dieta para combatir la fatiga

Magnesio: Vital para la función celular que implica la producción de energía. Actúa en el funcionamiento muscular y cardíaco y en la transmisión de los impulsos nerviosos. Por ello es indicado para casos de cansancio. Presente en: carnes, nueces, leche, maíz, semillas de sésamo, castañas, brócoli, almendras, uvas.

.

Recomendaciones

Beber abundante agua. Conviene beber entre nueve y 12 vasos diarios. La deshidratación reduce el volumen de sangre, lo que da lugar a una sensación de fatiga.

Evitar las comidas ricas en grasas y los tentempiés. Los alimentos tardan más en digerirse y se reduce el aporte de sangre al cerebro, el corazón y el resto del cuerpo, mientras que el flujo sanguíneo está aumentado en el estómago.

Consumir carbohidratos no refinados y proteínas juntos para un aporte mantenido de energía.

Quizá te interese conocer remedios para la fatiga adrenal

Limitar el consumo de proteínas a 15 o 20 g en cada comida y, en los tentempiés, a 15 g, pero no consumir las suficientes proteínas puede producir fatiga. Las personas embarazadas o que dan al pecho deben tomar más proteínas.

Controlar las raciones. Sólo hay que comer cuando se tiene hambre y dejar de hacerlo cuando uno se encuentra satisfecho. Un estómago excesivamente lleno puede producir fatiga a corto plazo. Es más probable que las personas con exceso de peso experimenten síntomas de fatiga de forma periódica.

.

Conozca también

Recetas de zumos para la fatiga y el cansancio

Aceites esenciales para la fatiga

Remedios para el burnout o síndrome del trabajador quemado

Los beneficios de las vitaminas

Remedios para la anemia

Dieta para combatir la anemia

Zumos energéticos para combatir el cansancio

bbannersaludnaturalybelleza1

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*