Conoce

Remedios con la árnica

El árnica es una planta de montaña (Alpes y en el Pirineo) que crece de 30 a 50 centímetros de altura, con hojas de color verde ovaladas, raíces de color rojizo, algo delgadas, y de flores amarillas.

 Contiene aceites esenciales, arnicina (la más importante encuanto a su actividad terapéutica), heterósidos, flavónicos, caroteno ymagnesia.

Propiedades curativas

Su principal propiedad es el de incrementar la circulación sanguínea local.   Por ello, es muy utilizada en caso de contusiones, chichones, hematomas, es­guinces y dolores musculares. Además, calma el dolor y mejora la debilidad muscular y nerviosa.

Remedios populares con el árnica

Remedio para los pies adoloridos y cansados con árnica: Agregar algunas gotas del tinte de árnica en un balde que contenga agua caliente y luego introducir los pies en dicha preparación.

Remedio para curar golpes y reumatismo con árnica: Aplicar paños del cocimiento de2.5 gramos de raíz y hojas de árnica para medio litro de agua.  Otra alternativa es friccionar la parte afectada con paños que contengan la tintura de árnica.

Si se desea elaborar la tintura, se debe macerar 20 gr de flores secas en 80 gr de alcohol de 90° (una alternativa podría ser una pinta de brandy, ginebra o vodka). El alcohol debe ser bastante para cubrir las flores.  Luego, se filtra y se almacena en una botella de cristal oscura firmemente capsulada durante 9 días.  Sacudir la mezcla varias veces cada día.   Después de ese período de tiempo, se añade la tintura en gotas a los ungüentos destinados a masajes locales (traumas, hematomas, dolores reumáticos y musculares)

Remedios para neuralgias con árnica: Diluir 1 cucharada de tintura de árnica en 5 cucharadas de agua y frotar las zonas doloridas con la solución. Repetir esta operación varias veces al día.

Remedio para el lumbago con árnica:  Diluir tintura de árnica diluida (1 cucharada en 5 cucharadas de agua), puesto que el árnica posee un efecto analgésico y antiespasmódico y evita eventuales procesos inflamatorios.

Remedio para várices con árnica: Friccionar con suavidad la piernas con tintura de árnica diluida. Se añade una cucharada de tintura de árnica a medio litro de agua.

Las envolturas se aplicarán varias veces al día sobre la zona afectada, y, después de curar la inflamación, friccionar la zona de la inflamación durante varias semanas con tintura de árnica diluida.  Las úlceras de la pierna también pueden tratarse con envolturas de árnica.

Remedio para las hemorroides con árnica: Diluir 1 cucharada de árnica en 5 cucharadas de agua y con ayuda de una bolita de algodón empapada con esta preparación aplicar sobre el área de las hemorroides. Si tiene la posibilidad de realizar un baño de asiento, mucho mejor. En este caso, diluir 2 cucharadas de la tintura en 2 litros de agua tibia y agregar al baño de asiento.

Remedio para la amigdalitis con árnica: Agregar de 5 a 10 gotas de árnica a un vaso de agua tibia y proceder a realizar gargarismos profundos y prolongados.

Precauciones

Se recomienda el no consumo interno del árnica, ya que en grandes cantidades, ha dado lugar al envenenamiento, con síntomas tóxicos, tales como vómito, diarrea, y hemorragia, incluso muerte.

Al aplicar externamente el aceite esencial de árnica, debe hacerse de forma diluida, ya que podría dañar la piel.

No debe aplicarse el árnica en golpes donde exista una herida abierta.

Si al aplicarlo por primera vez nota que le ha salido una erupción, se debe descontinuar su uso.

El uso externo prolongado del extracto de la árnica en altas concentraciones puede dar lugar a ampollas, úlceras de la piel, y a necrosis de la superficie.


  

3 Trackbacks y Pingbacks

  1. Remedios para la flebitis
  2. Remedios para la psoriasis
  3. Remedios para el reumatismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*