Conoce

Remedios con apis (homeopático)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

No todos los productos empleados en la curación alternativa proceden de las plantas. Apis mellifica es el veneno de la abeja común o una tintura hecha a partir de la abeja entera. Varias especies de abejas que se encuentran en todo el mundo se emplean para este remedio en medicina homeopática. El remedio hecho con ellas suele denominarse apis.

Otras tradiciones medicinales populares emplean sustancias relacionadas con las abejas en la curación, como la miel, la cera de abejas, el polen, la jalea real y el propolis.

Utilización general

La medicina homeopática trabaja bajo el principio de «curación por lo similar». Esto significa que una enfermedad se puede curar si se trata con productos que causan los mismos síntomas que la enfermedad. Estos productos siguen otra ley homeopática, la ley de los infinitesimales.

Al contrario que la medicina tradicional, la ley de los infinitesimales afirma que cuanto más baja es la dosis curativa más eficaz es. Para hacer un remedio homeopático, el producto curativo se diluye muchas veces hasta que sólo queda una ínfima cantidad disuelta en una enorme cantidad de líquido diluyente.

En la terminología homeopática, la efectividad de los remedios se «prueba» mediante la experimentación y los informes de famosos médicos homeópatas. Hacia 1900, se demostró que tanto el veneno de abeja como la tintura del insecto entero eran un remedio.

En medicina homeopática, el apis se emplea como un remedio para muchos síntomas parecidos a los de las picaduras de las abejas. Estos son:

• Inflamación con sensación de quemazón.
• Dolor punzante.
• Picor cutáneo.
• Piel inflamada y sensible.
• Cara roja, congestionada y caliente.
• Urticaria en forma de habones.

Los médicos homeópatas emplean el apis cuando aparecen inflamaciones punzantes o con quemazón en cualquier parte del cuerpo, no sólo en la piel. Un homeópata puede emplearlo para el dolor de garganta, las paperas, las infecciones del tracto urinario y otros cuadros en los que hay una sensación punzante o ardiente.

Los síntomas tratados con apis suelen desaparecer con bastante rapidez. Habitualmente se presenta cierta inflamación o edema junto con una sensación punzante. Muchas personas que precisan apis se quejan de tumefacción palpebral, como si hubieran padecido una infección ocular. De acuerdo con el síntoma de edema, a menudo se produce poca orina aunque puede haber una sensación de urgencia para orinar. A pesar de esto, el paciente tiene poca sed o deseo de beber.

Por lo general, aquel que ha recibido apis parece congestionado o tiene un exantema irregular. Este exantema puede aparecer y desaparecer después. La piel será sensible al tacto y estará alternativamente caliente, seca y después sudorosa. Los pacientes también pueden sentir náuseas, padecer pirosis o experimentar opresión en el pecho o el abdomen, que parece como si fuera a estallar si se tiene tos o se hace un esfuerzo.

Algunos síntomas mentales y emocionales también se evidencian en el paciente que necesita apis. Puede haber tristeza, llanto y depresión. El apis suele utilizarse después de que una persona ha experimentado una fuerte reacción emocional como celos, miedo, rabia o angustia.

En medicina homeopática, el hecho de que algunos síntomas mejoren o empeoren en determinadas circunstancias se emplea como una herramienta diagnóstica para indicar qué remedio será el más eficaz. Los síntomas que se benefician del tratamiento con apis empeoran si se aplica calor o se beben líquidos calientes, así como con el tacto o la presión, o cuando la persona se encuentra en una habitación cerrada y cálida. Los síntomas suelen agravarse sobre el lado derecho, después de dormir y al final de la tarde; mejoran con la aplicación de frío y la exposición al aire libre.

La homeopatía también adscribe determinados tipos de personalidad a ciertos remedios. Se dice que una personalidad apis es nerviosa, inquieta e impredecible. Las personas con una personalidad apis pueden tener reacciones muy inapropiadas ante situaciones emocionales.

Desean compañía, pero rechazan el afecto y, a veces, insisten en que no necesitan atención médica cuando se encuentran realmente mal. Las personas que necesitan apis suelen tener accesos de celos y llanto sin justificación. Pueden tener mucho miedo a estar enfermos y a la muerte.

Remedios populares

Existen dos escalas homeopáticas de dilución: la escala decimal (x) con una dilución 1:10 y la escala centesimal (c) con un factor de dilución 1:100. Una vez que la mezcla se diluye, se agita, se cuela y luego se vuelve a diluir muchas veces hasta alcanzar el grado de potencia deseado, la mezcla final se añade a tabletas o granulos de lactosa (un tipo de azúcar).

Después, se guarda alejada de la luz. El veneno apis homeopático puede adquirirse en los comercios en forma de tabletas de muchas potencias diferentes. La dosis depende de los síntomas que se han de tratar. La tintura homeopática de abeja entera también está disponible con potencias diferentes.

Los médicos homeópatas y los ortodoxos están de acuerdo en que, cuando la solución inicial del remedio se diluye hasta las potencias empleadas en la curación homeopática, es probable que permanezcan muy pocas moléculas del remedio original. Sin embargo, los homeópatas creen que estos remedios siguen actuando a través de un efecto denominado «potenciación» que todavía no ha sido explicado por los científicos de la corriente principal.

Precauciones

No es necesario tomar precauciones especiales para utilizar apis. Sin embargo, las personas alérgicas o sensibles al veneno de abeja deben ser prudentes. Pueden reaccionar de una forma adversa a determinadas potencias del apis homeopático.

Cuando se toma en la forma diluida recomendada, no se han descrito efectos secundarios. Sin embargo, cantidades concentradas del veneno de abeja pueden causar reacciones alérgicas en las personas sensibles.

No existen estudios sobre las interacciones entre el apis y los preparados farmacéuticos convencionales

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*