Conoce

Remedios con azufre para acné, cabello, sarna, hongo y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El azufre, conocido en homeopatía como sulphur, es un remedio que se usa para trata diversos síntomas crónicos y agudos.

El elemento azufre existe en prácticamente todos los tejidos vivos. Se utilizó durante los tiempos bíblicos como un remedio para trastornos cutáneos como el acné y la sarna.

Sus sales se quemaban para desinfectar las salas de personas con enfermedades infecciosas. También se tomaba con melazas como un limpiador interno y para tratar la bronquitis crónica, el estreñimiento y el reumatismo.

Actualmente este elemento se emplea en la fabricación de tintes, pólvora, insecticidas, fungicidas, ácido sulfúrico y caucho (como agente endurecedor).

 

El azufre en la homeopatía

El sulphur es conocido como el rey de los remedios homeopáticos porque tiene una amplia variedad de usos.

Funciona bien con casi todos los otros remedios y actúa en muchas enfermedades y síntomas. Tiene unos efectos profundos y prolongados sobre el cuerpo, y se utiliza con frecuencia para eliminar síntomas y evitar otros tratamientos. Por esta razón, el sulphur se emplea generalmente para tratar trastornos crónicos, aunque también en situaciones agudas como fiebre y resfriados. Estimula los poderes curativos naturales del cuerpo, dando lugar a una mejoría general de los síntomas, aunque, a veces, causa otros nuevos.

Los homeópatas lo prescriben para tratar alteraciones cutáneas como herpes, erupciones cutáneas, psoriasis, eccemas y acné. Otros trastornos que mejoran con este remedio son artritis, resfriados, tos, meteorismo, trastornos gastrointestinales y dolor de cabeza.

Los síntomas se deben a la pérdida de fluidos vitales, abuso de drogas, sobrealimentación, enfriamientos, cambios de tiempo frío a caliente, efecto de enfermedades debilitantes o por la supresión de enfermedades cutáneas, hemorroides o descargas corporales.

Generalmente los pacientes que requieren tomar sulphur tienen pelo rubio y ojos azules, con cara y labios enrojecidos que se agrietan cuando están enfermos. La lengua tiene una capa blanca y está enrojecida en los bordes y la punta. Son delgados, tienen los hombros caídos, están desganados, son reacios al baño, desaliñados y desordenados.

No prestan atención a la ropa que llevan, a menudo llevan calcetines diferentes y se olvidan de ponerse corbata. Estos pacientes son hipersensibles a los olores, especialmente al suyo propio, que suele ser maloliente.

Los pacientes que requieren sulphur suelen compararse al arquetipo de los filósofo desaliñados, en referencia a su desorden general. Un ejemplo de persona sulphur podría ser un inventor o un profesor absorbido en su proyecto de tal forma que olvida lavarse o cambiarse los calcetines. Estos pacientes son brillantes pero pierden mucho tiempo estudiando y divagando sobre temas extraños. Son soñadores y filósofos que empiezan muchos proyectos pero completan pocos.

Los síntomas físicos incluyen sed excesiva, glándulas inflamadas, sudación excesiva, sensibilidad al calor, dolores urentes, pies calientes, forúnculos y acné. Los síntomas suelen aparecer en el lado izquierdo. Las descargas corporales son calientes y de sabor maloliente.

El paciente es extremadamente intolerante al frío y a otros cambios de tiempo. artritis, tos y ronquera se deben a cambios de tiempo o al tiempo húmedo. Las erupciones cutáneas también suelen deberse a alteraciones meteorológicas.

Estos pacientes son muy sensibles a los alimentos y a los horarios de comida. Si una comida se retrasa, pueden presentar náuseas y debilidad. Entre las diez y las once de la mañana, notan un vacío en el estómago y una hambre intensa. Estos pacientes suelen presentar indigestión y otros trastornos gastrointestinales.

Les gusta el alcohol, los dulces, los alimentos picantes, las grasas y los estimulantes, pero aborrecen la leche y la carne. El pan, los alimentos y las bebidas frías, las grasas, la leche y los dulces agravan sus síntomas.

Mentalmente, estos pacientes son irritables, críticos, descontentos, impacientes, deprimidos, pendencieros, intranquilos, apresurados, ansiosos, susceptibles, sensibles, temerosos, tímidos, con la mente ausente, tristes y lloran con facilidad.

No quieren trabajar, y los síntomas suelen presentarse como resultado del ejercicio físico o mental. El paciente siempre está cansado y carece de resistencia. Si debe estar de pie durante períodos prolongados de tiempo, puede sentirse mareado.

Los síntomas son agravados por el baño, el aire frío, el movimiento, el picor, el ayuno, la leche o el estar de pie. Están peor entre diez y once de la mañana, después de comer o en una habitación mal ventilada. Síntomas como el dolor de cabeza pueden reaparecer de una forma regular, por ejemplo, cada siete o diez días. Los pacientes están peor después de un largo sueño y pueden no querer levantarse. Todos los síntomas relacionados con sulphur mejoran con el aire fresco y las bebidas calientes.

.

Indicaciones específicas en homeopatía

El dolor de espalda típico es intenso, sordo y duro. La espalda parece débil, cansada y magullada. Es peor al andar o estar de pie, después de estar sentado durante largos períodos de tiempo, durante la menstruación o por la noche.

Los pacientes se acatarran fácilmente y, a menudo, no pueden calentarse en exceso, permanecer en un lugar frío o hacer ejercicio sin padecer resfriados. El resfriado se acompaña de una secreción nasal maloliente, congestión, estornudos, inflamación ocular y nariz seca y con picor, que puede sangrar al estornudar.

La tos suele ser seca por la tarde y húmeda por la mañana. El pecho está congestionado, y los lados duelen al toser. Existe sensación de polvo en la garganta. La secreción que se expectora con la tos es de un color verdoso. Los pacientes se despiertan a menudo a causa de la tos. La tos mejora cuando se exponen al aire libre.

La diarrea que se produce pronto por la mañana, alrededor de las cinco de la madrugada, es indicativa de sulphur. Es indolora, viscosa, acuosa y con un olor nauseabundo. Se acompaña de flatulencia y, a veces, se alivia por la emisión de gases.

El dolor de oídos se acompaña de dolores intensos. Es peor en el oído derecho. Existe un ruido o un zumbido constante en el oído; con frecuencia los oídos están taponados y pican.

La inflamación de los ojos suele acompañar al resfriado. Los ojos pican, lloran, hay sensación de quemazón, sequedad y son sensibles a la luz. Los párpados pican sólo de día. El paciente puede despertarse con los ojos pegados por la secreción. Sin embargo, cuando se lavan, el cuadro empeora.
La fatiga es peor por la tarde o al hablar. Está causada por la exposición solar, el hambre o el hecho de caminar.

La fiebre es caliente y se acompaña de escalofríos, temblores y sudación. Es peor por la tarde, después de caminar o del ejercicio mental. Los pies están extremadamente calientes, por lo que el paciente suele sacar sus pies por debajo de la ropa de la cama para enfriarlos.

El paciente tiene abundantes gases de un olor fétido. El estómago está distendido y emite ruidos por irritación. El meteorismo produce ardor y, a menudo, se acompaña de heces muy malolientes, olor que tiende a permanecer en la habitación.

Los dolores de cabeza están centrados en la frente o la parte alta de la cabeza. Son calientes y ardientes, con un dolor como de martilleo. Estos dolores de cabeza congestivos se deben a los cambios de tiempo y se acompañan de náuseas y vómitos. A menudo, se presentan un día de la semana y recurren periódicamente. Se agravan con el movimiento, las bebidas frías, al comer, al doblarse, al respirar por la nariz, al levantarse por la mañana y al estornudar. A veces, aparecen ante los ojos estrías, zigzagueos y otras formas. La indigestión es frecuente. Parece que no digieran casi nada aunque no pueden estar sin comer. Tienen un estómago débil y una digestión lenta.

El dolor de estómago es sensible al tacto y hay una sensación de pesadez. El paciente tiene hambre a las diez de la mañana y puede necesitar comer para evitar la sensación de mareo o desvanecimiento. Si no come a esta hora, puede presentar dolor de cabeza. La digestión se acompaña de eructos amargos, meteorismo maloliente, distensión y ardor, y empeora después de comer o al beber leche.

El insomnio consiste en despertarse a menudo a primeras horas de la madrugada. Por este motivo, el paciente tiene tendencia a dormirse tarde. Sin embargo, no importa cuánto haya dormido, siempre se despierta cansado. Las siestas cortas durante el día refrescan al paciente. A menudo, es incapaz de dormir antes de medianoche.

Las lesiones cutáneas son pruriginosas, intensas y empeoran por la noche o en camas calientes. La piel pica, el paciente tiene una sensación de ardor, y la piel se agrieta con frecuencia. Las principales lesiones son herpes, exantema, acné, eccema, psoriasis y dermatitis.

El dolor de garganta se acompaña de amígdalas inflamadas, dolores intensos y una voz ronca al levantarse. La garganta está seca y puede haber una sensación de polvo en ella, que empeora con la tos y al tragar.

.

Remedios populares

Remedio con azufre para el acné: Mezclar 1 cucharada de azúfre en polvo y 3 de vaselina y batir hasta obtener una pasta.  Aplicar sólo sobre la zona con acné y dejar puesto por 30 minutos.  Finalmente retirar con agua.

Remedio con azufre para la caspa:  Añadir 1 cucharadita de azufre en el champú que se usa regularmente.  Lavar el cabello con este champú, por lo menos, 2 veces por semana.

Remedio con azufre para la sarna Mezclar 2 cucharada de manteca de puerco y 1 de azufre en pulvo.  Una vez se logre una consistencia como de una crema, aplicar sobre la zona con sarna.  Dejar puesta y después de 2 horas enjuagar.

Remedio con azufre para los hongos en las uñas:  Aplicar directamente 1 cucharadita de azufre en polvo sobre la zona afectada por el hongo y dejar puesta.  Se puede igualmente mezclar con un poco de jugo de limón y aplicar.

Remedio con azufre contra la tiña: Mezclar, en partes iguales, hollín molido, azufre y tuétano de hueso de res hasta lograr una pasta. Aplicar sobre el área y dejar puesta por 2 horas.  Luego enjuagar.

Quizá te interese conocer cuáles son las propiedades de la zeolita para desintoxicar el organismo

El remedio homeopático con azufre se fabrica añadiendo polvo puro de sulphur a una mezcla de agua y alcohol o se pulveriza con azúcar de leche. Después la mezcla se pulveriza y se golpea para producir la preparación final.

El sulphur se puede encontrar en las tiendas de alimentos y medicamentos naturales con diversas potencias y en forma de tinturas, comprimidos y granulos.

Quizá te interese conocer

.

Precauciones

Si los síntomas no mejoran después del período de tiempo recomendado, hay que consultar con un homeópata o un médico. La dosis recomendada no debe superarse.

No existen efectos secundarios, aunque pueden producirse agravamientos individuales.

Cuando se toma cualquier remedio homeopático, es desaconsejable consumir productos de menta, café o alcohol, que pueden hacer que el remedio sea inactivo. El sulphur no debe tomarse inmediatamente antes de licopodio.

 .

Conoce también

Ácido bórico: Usos y contraindicaciones

Qué es la dolomita: Beneficios y contraindicaciones

Desodorantes caseros y naturales

Trucos caseros para la limpieza del hogar

Remedios y trucos caseros para quitar manchas en la ropa

Trucos caseros y remedios con bicarbonato de sodio

Trucos caseros con leche

Trucos caseros y remedios naturales con miel

consejos practicos

 

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*