Conoce

Remedios para bajar la acetona

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

La acetona es un líquido incoloro, fácilmente evaporable y de olor que recuerda al del plátano; se emplea como disolvente de ciertas lacas (el esmalte de uñas, por ejemplo) y en la fabricación de diversos productos: explosivos, películas fotográficas, etc.

En cantidades muy pequeñas se halla en el cuerpo humano como consecuencia natural del metabolismo de las grasas.

Cuando las tasas consideradas normales aumentan -ya sea en la orina (acetonuria), ya sea en la sangre (acetonemia)- es síntoma de que algo no funciona bien en el organismo.

La presencia excesiva de acetona en el cuerpo humano es consecuencia de una insuficiente aportación de hidratos de carbono a través de la alimentación, o bien del aumento de su consumo normal por el organismo a causa de enfermedades infecciosas, procesos febriles o cansancio físico.

El síntoma acetónico puede aparecer por igual en personas de uno u otro sexo. Se da un número mucho mayor de casos en niños de edad comprendida entre los 2 y los 10 años que en adultos; esto se debe a la menor capacidad de defensa del organismo infantil.

El diagnóstico suele ser bastante fácil, ya que, junto a náuseas y vómitos frecuentes, el olor característico del aliento del enfermo, el olor frutal de la orina y la sequedad de labios, avisan de la presencia anormal de acetona en el organismo.

La constatación más fácil y efectiva de este trastorno se obtiene recurriendo a unas tiras de papel que al sumergirse en la orina varían de color; una escala colorimétrica anexa indica la tasa anormal de acetona. Para determinar la presencia de esta sustancia en la sangre siempre es preciso el análisis clínico.

 

Remedios populares

Remedio para bajar la acetona en niños y adultos (no diabéticos) #1: Tomar, a sorbos, 1/4 taza de bebidas azucaradas o de cola al cual se le haya eliminado el gas revolviendo bien. Consumir cada 10 minutos. Este remedio se emplea en caso de sufrir un ataque de acetona.

Remedio para bajar la acetona en niños y adultos (no diabéticos) #2: Consumir un yogur con 1/2 cucharadita de azúcar, unas galletas o 1 cucharadita de almíbar. Luego de haber sufrido de vómitos acetonémicos.

 

Recomendaciones

Evitar someter a la persona a un ayuno o dieta rigurosos.

Evitar mantenerla demasiado abrigada o en un ambiente con temperatura muy alta.

No someterla a esfuerzos físicos.

No suministrarle grasas, especias o condimentos.

 

Preguntas y respuestas

¿Es cierto que la acetona es una enfermedad peligrosa?
No. La presencia de pequeñas cantidades de acetona en el organismo es normal. Por otra parte, su exceso no es una enfermedad, sino el síntoma de algún trastorno que, especialmente en la infancia, no suele ser grave. Es más, para su tranquilidad, sepa que la acetona -pura o incluida en algún compuesto-se utiliza en ciertos medicamentos sedantes, antiespasmódicos y también en dermatología.

¿Cada vez que se sufre de anginas se tiene también acetona?
Las anginas no son directamente responsables del exceso de acetona pero sí lo son indirectamente, a causa del estado febril que el proceso infeccioso de las amígdalas produce.

El cuerpo humano requiere energía, y esta energía la proporcionan principalmente los hidratos de carbono y las grasas. Las reservas de hidratos de carbono del niño son más reducidas que las del adulto y cuando el organismo infantil, a causa de un estado febril, aumenta el consumo de energía, al no bastarle las reservas de aquella sustancia, recurre a las grasas. Pues bien, entre los productos residuales del consumo de las grasas está la acetona, que es eliminada a través de la orina y la respiración.

¿Por qué a los niños les huele de una forma característica el aliento cuando tienen fiebre?
A que parte del exceso de acetona que el organismo infantil produce durante los estados febriles se elimina a través de las vías respiratorias, ya que esta sustancia es un líquido que pasa con facilidad a estado gaseoso. Gracias a esta propiedad, una parte de la acetona que hay en la sangre se separa de ésta cuando pasa por los pulmones para ser purificada y se mezcla con el aire que se expulsa al respirar.

Si a un diabético se le encuentra acetona en la orina, ¿qué debe hacer?
Una diabetes bien tratada no tiene por qué ir acompañada de un aumento de la acetona, y si éste aparece es indicio de una subida de la glucemia. En tal caso debe acudir al médico para que regule la dosis de insulina que se administra e indague si existe otra enfermedad concurrente.

¿Está relacionado tener acetona con vomitar varias veces al día?
Los vómitos reiterados no han de ser forzosamente atribuidos a la acetona, pero siempre constituyen un síntoma preocupante.

En principio, el niño que vomita no sólo se subalimenta, sino que se deshidrata, y los esfuerzos reiterados que realiza para expulsar los alimentos de su cuerpo pueden ocasionarle diversos Metabolismo de las grasas. Conjunto de transformaciones químicas que experimentan estas sustancias para ser asimiladas por el organismo. Del proceso resultan varios productos de desecho, entre ellos la acetona.

Si, se trata de los llamados vómitos acetonémicos, es decir, de los debidos propiamente al exceso de acetona, es necesario administrar antiespasmódicos y agua azucarada.

Los niños con exceso de acetona, ¿tienen siempre vómitos?
No siempre. Depende de la cantidad de acetona que tengan en la sangre y de la causa que origine el exceso. Un niño con una enfermedad que le produzca fiebre alta es más propenso a tener vómitos que otro que tenga la temperatura normal.

 

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*