Conoce

Remedios para la adicción a los carbohidratos

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

Los hidratos de carbono o carbohidratos -también llamados glúcidos- forman uno de los tres grupos químicos principales que componen la materia orgánica; los otros dos son las grasas y las proteínas.

Los hidratos de carbono desempeñan un papel importante en el metabolismo. Las plantas los elaboran en el proceso de la fotosíntesis a partir del agua y del dióxido de carbono y gracias a la energía proporcionada por la luz.

En el momento oportuno, las plantas se servirán de ellos para obtener energía y suministrar materiales en la construcción de las células. Los animales consiguen los hidratos de carbono al alimentarse de las plantas.

Los hidratos de carbono más simples son los monosacáridos o azúcares sencillos, todos de sabor dulce. Entre ellos se encuentran la ribosa y la desoxirribosa, que forman parte de los ácidos nucleicos, y la glucosa y la fructosa, responsables del sabor dulce de muchos frutos. La glucosa, además, se encuentra en casi todos los seres vivos. Es la forma principal mediante la cual los hidratos de carbono son transportados de una célula a otra, como ocurre en la savia de las plantas y en la sangre de los animales.

Al unirse dos monosacáridos se forman los azúcares dobles, o disacáridos. Por ejemplo, la combinación de glucosa y fructosa forma la sacarosa, que es el azúcar de caña o remolacha o betabel, el empleado corrientemente.

Si se unen muchas moléculas de monosacáridos se constituyen hidratos de carbono todavía más complejos, los polisacáridos, que ya no poseen sabor dulce. Los más importantes de ellos son la celulosa, el almidón y el glucógeno, y los tres constan de miles de unidades de glucosa, si bien diversamente distribuidas.

La celulosa forma la pared de las células vegetales, que contribuye a dar rigidez al conjunto de la planta, mientras que el almidón y el glucógeno son sustancias de reserva. El almidón se almacena en los órganos de reserva de los vegetales (semillas, tubérculos como la patata, etc.). El glucógeno se encuentra en los animales, almacenado en los músculos y, sobre todo, en el hígado.

¿Cómo se metaboliza los hidratos de carbon o carbohidratos?

Con los alimentos entran en el organismo diversos hidratos de carbono: los simples, o azúcares, contenidos en la fruta, la leche y el azúcar de caña o remolacha, y los complejos que se encuentran sobre todo en los productos que contienen féculas.

La digestión de los hidratos de carbono complejos comienza en la boca, pues la saliva contiene una enzima, denominada ptialina, que descompone los almidones y origina un azúcar, la maltosa, formado por la unión de dos moléculas de glucosa. La digestión del almidón continúa en el estómago, gracias a la acción del ácido clorhídrico, y termina en el intestino delgado; allí, una enzima del jugo pancreático llamada amilasa acaba transformando en maltosa el resto del almidón aún no digerido.

La maltosa es, a su vez, atacada por unas enzimas de la pared intestinal y transformada en glucosa. Estas mismas enzimas digieren también los otros azúcares de la dieta, tales como la lactosa, a la que convierte en glucosa y galactosa, y la sacarosa, que se descompone en glucosa y fructosa.

Así pues, en el intestino delgado se transforman todos los hidratos de carbono en tres azúcares simples: la glucosa, la fructosa y la galactosa. Estos azúcares pasan al hígado, órgano que transforma en glucosa la galactosa y la fructosa.

La glucosa pasa después a la sangre y es «quemada» en las células, lo que proporciona una fuente de energía de 4 kilocalorías por gramo. La glucosa que no es «quemada» en las células se transforma, en parte, en glucógeno, y éste se deposita en el hígado y en los músculos. El resto de la glucosa se transforma en grasa, que se acumula en diversos órganos y, principalmente, bajo la piel, constituyendo el tejido adiposo.

Es importante observar que los hidratos de carbono son una importante fuente de energía, pues facilitan a las células la glucosa que éstas necesitan. Pero si se toman en exceso y la glucosa no se quema, como ocurre en las personas que hacen poco ejercicio físico, se forma grasa y se produce obesidad.

Incluso existen personas que se convierten en adictas al consumo excesivo de alimentos ricos en carbohidratos.  Para combatir esta adicción, muy semejante a la adicción al azúcar, existen varios remedios que, a continuación, se detallan:

 

Remedios populares

Remedio para la adicción a los carbohidratos #1: Verter en una taza de agua 1 cucharada de raíz de valeriana, previamente lavada y picada, y hervir por 5 minutos.  Cubrir y dejar refrescar.  Colar y tomar una vez al día.  Este remedio ayuda a combatir la ansiedad por consumir alimentos ricos en carbohidratos.

Remedio para la adicción a los carbohidratos #2: Verter en una taza de agua que esté hirviendo 2 cucharadas de pétalos de la flor de la pasión, previamente lavadas, dejar en reposo por 20 minutos.  Colar y tomar 2 veces al día.  Este remedio es un suave relajante que ayuda a mejorar la digestión y, al igual que al anterior, permite combatir la ansiedad por comer carbohidratos.

Remedio para la adicción a los carbohidratos #3: Consumir 2 rebanadas de papaya  en la mañana.  Este remedio proporciona una sensación de saciedad que contribuye a combatir la adicción a los carbohidratos.

Remedio para la adicción a los carbohidratos #4: Consumir un puñado de semillas de sésamo a diario cada vez que se sienta ganas de consumir un exceso de hidratos de carbono.

Remedio para la adicción a los carbohidratos #5: Consumir remedios homeopáticos como Argentum nitricum y lycopodium para la falta de control de los impulsos para comer azúcar y carbohidratos.

 

Recomendaciones

Leer la composición de los alimentos, que debe figurar en la etiqueta, para comprobar que el porcentaje de hidratos de carbono no sea muy elevados.

Evitar eliminar por completo los alimentos que contengan hidratos de carbono de la dieta, ya que se tendría que prescindir de alimentos como la fruta y las hortalizas, que contienen importantes cantidades de minerales y de vitaminas.  Es decir, los carbohidratos son necesarios para el organismo, pero en su justa medida (ni su exceso ni su falta).

 

Conozca también

Remedios para bajar la acetona

Remedios para la hipoglucemia o hipoglicemia

Dieta para la intolerancia a la glucosa

remedios adelgazar

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*