Conoce

Remedios con ciprés para caída de cabello, garganta y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El ciprés es un árbol, perteneciente a la familia de las Cupresáceas, originario del Oriente que alcanza hasta 50 metros de altura.

Es de un ramaje muy denso y de ramas bastante cortas, repartidas alrededor del tronco formando como un cono de ancha base que va disminuyendo regularmente hasta la cima. Sus hojas son escamiformes y cubren las ramas.

Las flores  carecen de cáliz y corola y las masculinas y femeninas se hallan en distintas ramas.

Las flores masculinas se reúnen en amentos terminales y las femeninas en conos también terminales, llamados gálbulas, que en principio son escamosas y más tarde leñosas. Las semillas son aladas. Su máximo desarrollo lo alcanzan en suelos fértiles, pero también se adaptan a los suelos pobres y secos.

Las ramas tiernas y la corteza deben recolectarse en primavera, cuando asciende la savia, y secarlas a la sombra; los frutos tiernos se recogen en mayo o junio, antes de su completa madurez, y se desecan al horno. La madera puede recolectarse en cualquier época del año.

El ciprés ha simbolizado siempre la inmortalidad gracias a su resina incorruptible y su follaje perenne; precisamente por su imputrescibilidad, los egipcios preferían su madera a todas las demás cuando se trataba de construir los féretros de sus faraones, algunos de los cuales todavía se conservan intactos; por todo esto, el ciprés es el árbol de los cementerios.

Los persas creían que era el primer árbol que creció en su Paraíso, lo cual no impedía que se beneficiaran de sus cualidades vasoconstrictoras y lo considerasen el árbol de la salud.

Los griegos decían que su madera era más dura que el bronce y lo utilizaron para esculpir las estatuas de sus dioses más inmortales.

Por su parte, Hipócrates lo recomendaba para detener las hemorragias del útero y del recto y recomendaba a los enfermos de los pulmones que pasaran una temporada en un lugar poblado de cipreses para aprovechar sus balsámicas emanaciones. Su colega Galeno lo empleó, además, contra las diarreas.

No hace falta añadir que tanto Dioscórides como Laguna lo citan ampliamente, y lo propio hacen todos los autores que les han seguido hasta nuestros días, en que su cualidad más apreciada continúa siendo la vasoconstrictora, por lo que se usa en multitud de preparados

 

Propiedades curativas

El ciprés tiene propiedades curativos en los casos de reumatismo y dolor e inflamación en las articulaciones.

El cocimiento de las hojas es de gran utilidad en las diarreas, la disentería y las hemorragias, así como contra la leucorrea y en irrigaciones vaginales.

Igualmente, presenta virtudes como vasoconstrictor.  Por ello, el ciprés es muy empleado como remedio  para las afecciones del sistema venoso (várices, flebitis, etc.), las alteraciones de la menopausia y especialmente en las hemorroides.

La resina que este árbol descarga tiene las mismas propiedades medicinales que la trementina. Las emanaciones de los cipreses son semejantes para las personas que sufren de los pulmones y de tuberculosis pulmonar. Conviene por lo mismo a los que tienen débiles o enfermos los pulmones, sentarse o dormir bajo estos árboles.

Sus hojas fortifican la próstata de las personas de edad avanzada, enfermedad que consiste en no poder contener la orina o mejor dicho en las personas que tienen una imperiosa necesidad de vaciar rápidamente y muy a menudo su vejiga urinaria.

 

Remedios populares

Remedio con ciprés para el reumatismo: Hervir, por 10 minutos, 40 g de corteza de ramitas jóvenes de cirpes en un litro de agua, Tomar 1 o 2 tazas al día.

Remedio con ciprés para las váríces: Cocer una onza de frutos de ciprés en unr litro de agua por 5 minutos.  Tomar 1 taza antes de las comidas.

Remedio con ciprés para la próstata Hervir 20-30 g de hojas de ciprés en un litro de agua durante 10 minutos. Fltrar el líquido y beber 2 tazas al día, antes de las comidas.

Remedio con ciprés para el dolor articular Hervir durante 5 minutos 50 g de corteza en un litro de agua. Apagar el fuego y dejar reposar por 10 minutos. Filtrar el líquido y beber  a lo largo del día.

Remedio con ciprés para la próstata inflamada  Verter en una taza de agua que esté hirviendo 2 cucharaditas de hojas de ciprés.  Tapar y dejar en reposo.  Filtrar y beber 1 taza al día.

Remedio con ciprés para las hemorroides Dejar macerar, en un litro de agua 50 g de conos machacados de ciprés por 10 minutos y luege hervir por 5 minutos. Retirar del fuego y dejar reposar otros 10 minutos.  Colar el líquido y realizar un baño de asiento con esta preparación.

Remedio con ciprés para la caída de cabello y cubrir canas Verter un puñado de semillas de ciprés en un litro de agua y hervir por 15 minutos.  Dejar refrescar y posteriormente colar.  Utilizar esta preparación con último enjuague del cabello. Si se hace una concentración más elevada, por ejemplo 3 puñados, puede oscurecer el cabello lo que representa un remedio natural para cubrir las canas.

Remedio con ciprés para la garganta irritada:  Hervir 2 cucharadas de semillas de ciprés en una taza de agua y hacer gárgaras con esa preparación a lo largo del día.


Precaución

Evitar el uso del aceite de ciprés en niños menores de 12 años y en mujeres embarazadas.


Conozca también

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Té de kombucha: Remedio antiguo para muchas dolencias

Remedios para depurar el páncreas

Remedios para la limpieza del colon

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedio para limpiar los riñones

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

infusiones medicinales

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*