Conoce

Remedios con myrica o árbol de la cera

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

La myrica, llamado también árbol de la cera. es un arbusto o un árbol, según la variedad. Todos los miembros de la familia se clasifican botánicamente como Myricaceae. Se encuentran muchas variedades en todo el mundo, incluyendo Japón, Sudamérica, las Indias occidentales, Reino Unido y el norte de América.

La myrica americana (Myrica cerífera) es un arbusto que alcanza 2,4 m de altura. Esta variedad es la que mencionan más a menudo los fitoterapeutas.

La variedad británica tiene un aspecto y un crecimiento similar. Sus hojas tienen forma de huso con pequeñas manchas. Cuando se estrujan en la mano, emiten un aroma balsámico y agradable. Sin embargo, su sabor es muy amargo y astringente. Las pequeñas bayas se agrupan en las uniones de los tallos. La corteza exterior de la myrica es moteada.

 

Propiedades curativas

Todas las variedades de árbol de la cera tienen un aspecto similar y cualidades medicinales parecidas. Se clasifican como plantas astringentes. Alguna evidencia sugiere que estas plantas tienen capacidad antimicrobiana, ya que son capaces de impedir el desarrollo de la actividad patogénica de los microbios y son útiles en la regulación de la mucosidad corporal.

La corteza y las raíces de estas variedades contienen almidón, lignina, goma, albúmina, ácido tánico y ácido gálico, resina astringente, una sustancia de color rojo, un aceite vaporoso y un ácido similar a la saponina. La raíz de myrica en polvo es útil como astringente intestinal en el tratamiento de la diarrea y la colitis, suaviza la garganta si se realizan gárgaras para el resfriado común o la faringitis, y se puede emplear en forma de ducha vaginal en el tratamiento de la leucorrea, una secreción mucosa blanca o amarillenta anormal procedente de la vagina o del cérvix.

La corteza de la raíz del árbol de la cera se clasifica como astringente, estimulante circulatorio y diaforético. Es un remedio que dilata los capilares superficiales e induce la transpiración, lo que a veces se utiliza para tratar la fiebre.

Cuando se hierven en agua las bayas de la myrica producen una cera compuesta por ácido esteárico, ácido palmítico, ácido mirístico y ácido oleico. Se utiliza para fabricar jabones con aroma de myrica y velas, que son olorosas y que prácticamente no emiten humo. La cantidad de 1,5 kg de bayas produce aproximadamente 400 g de cera. También se puede obtener una espuma de afeitar fresca a partir de la cera de myrica.

Los usos medicinales modernos de la planta datan de hace casi 300 años. En China, las hojas de myrica se preparan en infusión para aliviar los problemas de estómago.
Se puede obtener un elixir bucal especialmente útil para tratar la halitosis a partir de la raíz o de las hojas en polvo.

La corteza de myrica se ha utilizado tradicionalmente para teñir la lana y la piel. Las ramas de myrica se han empleado en lugar del lúpulo en la fermentación de la cerveza. La myrica también se puede utilizar como especia. Algunas especies se utilizan para preparar ron y aceite, así como para inducir el vómito.

 

Remedios populares

Las preparaciones de myrica se hacen recogiendo la corteza de la raíz al final del otoño o al principio del invierno. Se seca completamente y se convierte en polvo. Debe guardarse en envases herméticamente cerrados y apartados de la luz.

Una decocción o infusión se prepara añadiendo una cucharada de raíz de myrica en polvo a una taza de agua fría y haciendo hervir la mezcla. Si se utiliza desmenuzada, hay que realizar la decocción de la corteza.

La infusión se deja reposar durante 15 a 20 minutos y puede tomarse hasta tres veces al día durante un período limitado de tiempo. La utilización prolongada de esta dosis puede producir daño en los ríñones y el hígado. Además, la misma preparación se usa para hacer gárgaras en caso de faringitis.

 

Recomendaciones

Como se ha comentado antes, la variedad inglesa de la myrica ha demostrado tener características capaces de inducir el aborto. Sus hojas poseen también un aceite volátil y tóxico que puede eliminarse mediante ebullición. No se han llevado a cabo estudios que indiquen si todas las especies tienen las mismas cualidades a pesar de ser muy similares.

La myrica sólo puede tomarse de forma natural. Además, las dosis anteriores para preparar una decocción o infusión no deben tomarse durante mucho tiempo ya que pueden producir lesión de los ríñones y el hígado.

La raíz de myrica en polvo puede inhalarse y causar convulsiones, estornudos y tos. Diversas variedades de la familia de la myrica se han empleado como eméticos, es decir, agentes que inducen el vómito; también pueden producir náuseas.

Hasta la fecha, no se han descrito interacciones con otros alimentos, fármacos o preparaciones fitoterápicas.

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*