Conoce

Remedios para bajar las enzimas del higado

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Recientemente nos han preguntado si existen remedios caseros para bajar las enzimas del hígado como la transaminasa.  En este sentido, hemos considerado conveniente tratar este tema y cuáles son los remedios más empleados.

Nuestro hígado es un órgano importante que es responsable de muchas funciones en el cuerpo. Cuando se daña, nos sentimos enfermos, pero los síntomas a menudo pueden confundirse con otras enfermedades.

Las enzimas hepáticas elevadas pueden indicar un problema con el hígado. Cuando el hígado está inflamado, libera más sustancias químicas de lo normal, lo que se puede observar en un análisis de sangre.

Las enzimas hepáticas comunes son la alanina transaminasa (ALT) y la aspartato transaminasa (AST). Los niveles normales de ALT deben ser de cinco a 40 unidades por litro de suero. Los niveles normales de AST son de siete a 56 unidades por litro de suero.

Causas y síntomas de altas enzimas hepáticas

Enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) Se considera la razón más común para que una persona desarrolle enzimas hepáticas elevadas como las que se encuentran en un análisis de sangre. Como su nombre indica, esta condición puede ocurrir en aquellos que no consumen cantidades excesivas de alcohol. NAFLD se caracteriza por el almacenamiento de demasiada grasa en las células hepáticas. Los hígados saludables sólo tienen entre un 5% y un 10% de grasa, mientras que los que padecen NAFLD pueden tener números significativamente más altos. Se estima que NAFLD afecta a casi el 25-30 por ciento de la población estadounidense.

Medicamentos (recetados o sin receta) Muchos de los medicamentos que usamos, recetados por un médico o no, pueden causar una sobrecarga en el hígado que resulta en enzimas hepáticas elevadas. La lesión hepática aguda es una ocurrencia común, y uno de los signos que utilizan los médicos para decidir qué medicamento alternativo. Algunos de estos medicamentos pueden incluir estatinas, medicamentos para reducir el colesterol; tetraciclinas, un antibiótico utilizado en pacientes que son alérgicos a la penicilina; y medicamentos anticonvulsivos, entre otros. Los medicamentos de venta libre comunes que causan daño hepático incluyen acetaminofén (Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno, aspirina y naproxeno.

Abuso de alcohol El consumo sostenido regular de alcohol puede causar estragos en el hígado, lo que puede dañarlo. Esto se debe a que los productos químicos que se encuentran en el alcohol son difíciles de descomponer y hacen que el hígado trabaje más duro. Desafortunadamente, los efectos del alcohol a menudo conducen a la enfermedad del hígado graso, enfermedad hepática alcohólica o incluso hepatitis alcohólica. Sin embargo, el hígado graso generalmente es reversible si se detecta temprano y se detiene el consumo de alcohol. El daño hepático por alcohol crónico puede provocar insuficiencia hepática e incluso la muerte.

Hepatitis viral Las infecciones que incluyen hepatitis A (VHA), hepatitis B (VHB) o hepatitis C (VHC) generalmente están presentes con enzimas hepáticas elevadas. Estas infecciones pueden conducir a una inflamación del hígado que presenta síntomas de fatiga, dolor abdominal, oscurecimiento de la orina e ictericia. Algunos tipos de hepatitis no se diagnostican durante años y sólo se presentan con síntomas inespecíficos como fatiga crónica.

Hepatitis autoinmune Una condición del cuerpo donde el sistema inmune ataca sus propias células hepáticas. Esto a menudo conduce a que el hígado se inflame, causando enzimas hepáticas elevadas. La causa de esta enfermedad autoinmune no se conoce, pero parece tener influencias genéticas y ambientales. Los pacientes pueden presentar síntomas de fatiga, malestar abdominal, anorexia, mialgia y edema.

Mononucleosis Comúnmente conocida como “mono” o la “enfermedad de los besos”, esta afección es causada por el virus Epstein-Barr (EBV) y comúnmente se transfiere a través de besos. La condición también puede ser causada por citomegalovirus (CMV) en algunos casos. Los síntomas generalmente incluyen inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de garganta y fiebre alta. Muchos casos de mononucleosis involucran al hígado y posiblemente hacen que se agrande o se inflame, lo que lleva a enzimas hepáticas elevadas.

Enfermedad celíaca La enfermedad celíaca (enteropatía sensible al gluten), a veces llamada esprúe, es una afección en la que ciertos individuos han desarrollado una reacción inmune dañina cada vez que consumen gluten; una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. La reacción inmune se produce en el intestino delgado y con el tiempo daña el revestimiento intestinal, lo que lleva a una mala absorción de nutrientes esenciales, a la pérdida de peso, a la fatiga, a la hinchazón y a la anemia. Los pacientes celíacos a menudo tienen enzimas hepáticas elevadas.

Enfermedad de Wilson Una condición genética de frecuencia causada por una mutación en el gen de la enfermedad de Wilson. Se caracteriza por la acumulación de cobre en el hígado y el cerebro. Tener exceso de cobre en el cuerpo puede provocar daño hepático y una posterior elevación de las enzimas hepáticas. Los síntomas generalmente se presentan a una edad temprana e incluyen vómitos, fatiga, acumulación de líquido en el abdomen y las piernas, ictericia, picazón e hinchazón en las piernas

Pancreatitis La pancreatitis es una condición por la cual la inflamación la ha sobrepasado, lo que hace que este órgano no funcione como debería. Hay una serie de causas diferentes para la pancreatitis, como el alcoholismo y los cálculos biliares, pero a veces la naturaleza de la afección nunca se encuentra. La pancreatitis a menudo lleva a uno a ser ingresado en el hospital. Los síntomas de la pancreatitis aguda pueden incluir náuseas, vómitos y dolor en la parte superior del abdomen. Las enzimas hepáticas elevadas a menudo son una característica de esta condición.

Cáncer de hígado Un cáncer de las células del hígado, siendo el tipo más común el carcinoma hepatocelular. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la mayoría de los cánceres de hígado son por metástasis, con un cáncer en otras partes del cuerpo que se disemina al hígado. Las enzimas hepáticas elevadas son un atributo común del cáncer de hígado.

.

Remedios populares

Remedio para bajar las enzimas del higado  #1: Verter 1 cucharada de cardo mariano en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar 3 veces al día.

Remedio para bajar las enzimas del higado  #2: Hervir por 10 minutos 2 alcachofas pequeñas en un litro de agua.  Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar este líquido a lo largo del día.

Remedio para bajar las enzimas del higado  #3: Hervir 1 taza de agua y cuando llegue al punto de ebullición, verter 1 cucharada de hojas picadas de diente de león.  Dejar refrescar y tomar 2 veces al día.

.

Recomendaciones

Adoptar una dieta saludable. Cuando consumimos alimentos grasos y alcohol, estos se procesan en el hígado, lo que hace que trabaje más duro. Cuando comemos alimentos saludables para el hígado, el hígado no tiene que trabajar tan duro y puede continuar manteniéndonos sanos.

Por ello, se aconseja consumir aliemntos ricos en antioxidantes y fibra como las verduras de hojas verdes y los crucíferos como brócoli, coliflor, rábanos, coles de Bruselas e incluso rábano picante para ayudar a reequilibrar las enzimas hepáticas.

Quizá te interese conocer

Descubre remedios para bajar la bilirrubina

Consumir al menos ocho vasos de agua al día es la mejor manera de ayudar al hígado a eliminar toxinas corporales.

Omitir el alcohol, ya que su ingesta excesiva es la forma más fácil de dañar un hígado.

Mantenerse alejado de los alimentos procesados, grasos y azucarados, ya que pesan mucho en el hígado. La carne roja y el aceite saturado también deben ser limitados, ya que estos pueden afectar negativamente al hígado.

Vigilar los fármacos que se consumen, ya que algunos, como se ha mencionado anteriormente, pueden causar daño hepático.  Por ello, es importante leer todas las etiquetas de advertencia antes de tomar cualquier medicamento. También se recomienda hablar con su médico cuando tenga dudas.

Tener en cuenta su entorno.  Es posible que las sustancias químicas agresivas que lo rodean puedan estar contribuyendo a sus elevadas enzimas hepáticas. Es una buena idea saber lo que está usando cuando usa productos químicos de limpieza del hogar y para evitar los vapores nocivos del humo o la pintura de segunda mano.

.

Conozca también

Dieta desintoxicante para el hígado

Remedios para limpieza hepática

Remedios para el hígado graso

Remedios para hígado perezoso o lento

Vitaminas y minerales para la hepatitis

Dieta para la hepatitis

Remedios colesterol

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*