Conoce

Remedios para hígado perezoso o lento

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Cuidar el hígado es vital para la salud. Es la viscera más grande del organismo y posiblemente el órgano que más importancia tiene dentro del metabolismo corporal Su función no se limita a la secreción de la bilis que ayuda al proceso digestivo.

El hígado representa un escalón intermedio en el metabolismo; es un gran laboratorio químico que transforma la materia absorbida en el intestino y que depura o reduce la toxicidad de numerosas sustancias sintetizadas en los procesos intermedios del metabolismo.

Está situado en el hipocondrio derecho, protegido por las últimas costillas del lado derecho, casi adosado al estómago y justo por debajo del diafragma, que es el músculo que separa las cavidades torácica y abdominal.

Su peso varía entre 1,5 y 2 kg, dependiendo del peso corporal y de la sangre que contenga en su interior. Está constituido por dos lóbulos (derecho e izquierdo) y está recubierto por una doble membrana fibrosa denominada cápsula de Glisson.

Su tejido fundamental está constituido por los hepatocitos, células básicas del hígado, y las células de Küpfer, células que han evolucionado hasta ser filtros muy especializados de la circulación de la vena porta. Si los microbios o los complejos inmunitarios nocivos llegan al hígado desde los intestinos, las células de Küpfer los desactivan y destruyen.

Las principales funciones del hígado son filtrar la sangre que viene por la vena porta y producir bilis, que desemboca a través de diversos canalículos y el conducto hepático en la vesícula biliar.

La vesícula biliar es una bolsa situada en la parte inferior del hígado que sirve para almacenar la bilis a la espera de que sea necesaria en el proceso- de la digestión, aproximadamente una hora después de la comida; en ese momento se contrae y expulsa todo su contenido a través del conducto colédoco, que desemboca en el duodeno.

El hígado también es responsable de un gran número de funciones metabólicas. De este modo, participa en el almacenamiento de vitaminas y minerales, en la formación y almacenamiento de hormonas y en la neutralización de toxinas como pesticidas, drogas y otras sustancias tanto de origen interno como externo, así como en el proceso de la coagulación sanguínea.

La función vascular consiste en filtrar la impresionante cantidad de litro y medio de sangre por minuto, limpiándola en parte de agentes nocivos como bacterias, endotoxinas, compuestos inmunitarios, etc.

En muchos casos, el hígado constituye una segunda línea de defensa contra las sustancias que son capaces de pasar la membrana mucosa de los intestinos. De esta manera, el hígado tiene dos tipos de circulación sanguínea: la circulación hepática y la circulación de la vena porta, siendo esta última la que tiene una relación más directa con el intestino. Todo retorno de sangre desde los intestinos transcurre a través de la vena porta.

El hígado es el segundo filtro a que se somete esta sangre cargada de elementos nutritivos y de toxinas a neutralizar, en especial inmunocomplejos y microorganismos, antes de que puedan entrar definitivamente en la circulación general.

En circunstancias normales, es capaz de realizar esta función sin problemas, pero cuando se va acumulando las toxinas, su funcinamiento cada vez se hace más lento lo que se conoce con el nombre de hígado perezoso.

Entre los principales síntomas de hígado perezoso están el adormecimiento y la fatiga constante, la halitosis, sabor amargo en la boca, náuseas, mareos y la indigestión frecuente especialmente después de consumir alguna comida con grasa.

 

Remedios populares

Remedio para hígado perezoso o lento #1:  Colocar 2 alcachofas, lavadas previamente, en un recipiente que contenga 1 litro de agua.  Hervir por 10 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Tomar a lo largo del día.

Remedio para hígado perezoso o lento #2: Consumir achicoria en las ensaladas.

Remedio para hígado perezoso o lento #3: Hervir 1 taza de agua y cuando llegue al punto de ebullición, verter 1 cucharada de hojas de diente de león y tapar.  Dejar refrescar, colar y tomar 1 taza al día.

Remedio para hígado perezoso o lento #4: Verter 1 cucharada de hojas de genciana en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Tomar 1 taza caliente después de cada comida.

Remedio para hígado perezoso o lento #5: Añadir cúrcuma en las comidas.

Remedio para hígado perezoso o lento #6: Verter 1 cucharada de boldo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar.  Colar y  tomar 1 taza al día.

Remedio para hígado perezoso o lento #7: Hervir 1 cucharada de hojas de cardo mariano en 1 taza de agua por 5 minutos.  Tapar y dejar refrescar tomar 2 tazas al día.

Quizá te interese conocer

Descubre remedios para bajar las enzimas del hígado
 

Recomendaciones

Evitar el abuso de medicamentos como los derivados de los fibratos (muy utilizados en el control del exceso de colesterol), la clorotiacida (para la hipertensión), ciertos antibióticos (la rifampicina o la eritromicina, entre otros), la fenübutazona (antiinflamatorio hoy en día prácticamente en desuso), la sulfadiazina, el tiouracilo o el ácido acetilsalicilico ya que puede repercutir de forma negativa sobre el hígado.

Quizá te interese conocer una dieta para desintoxicar el hígado

Sin embargo, la capacidad tóxica de los medicamentos sobre el hígado no se centra exclusivamente en los productos de origen sintéticos. Existen plantas capaces de provocar una alteración hepática, como las ricas en alcaloides pirrohzidínicos contenido en la consuelda.

Evitar el consumo excesivo de bebidas alcoholicas, ya que incluso dosis moderadas de etanol pueden producir infiltración grasa. Este proceso puede deberse al aumento de la síntesis de ácidos grasos por parte del organismo, la excreción defectuosa de lipoproteínas, la acción tóxica directa de los radicales ubres (producidos por el metabolismo del alcohol) sobre el retículo endoplasmático de las células hepáticas; todo ello contribuye a la transformación de un hígado sano a uno perezoso y de continuar con esta ingesta puede pasar a hígado graso y por último aparecer la cirrosis hepática.

 

Conozca también

Remedios para limpiar o depurar la vesícula biliar

Vitaminas y minerales para la hepatitis

Dieta para la hepatitis

Remedios para la ascitis

Dieta para las personas con problemas en la vesícula biliar

Remedios para los cálculos biliares

Remedios para los cólicos biliares

Remedios naturales para la vesícula inflamada o colecistitis

Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para la hepatitis

Remedios para limpiar y depurar el páncreas

Remedios para la pancreatitis

Remedios colesterol

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

1 comentario en Remedios para hígado perezoso o lento

  1. Me gusta su pagina, es de las mejores

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*