Conoce

Dieta para la hepatitis

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


La hepatitis es la inflamación del hígado por diversas causas que provoca la alteración y la destrucción de las células que lo forman y que pueden afectar a su funcionamiento.

La forma de expresarse la hepatitis es muy variada, sin que se puedan observar grandes diferencias entre los distintos tipos de virus que pueden producirla. Una vez superado el periodo de incubación, podemos dividir el cuadro en tres fases:

Fase previa: donde se incluyen todos los síntomas que pueden aparecer antes de la llegada de la ictericia, y que suele durar entre tres y cinco días, aunque en ocasiones puede estar ausente o durar varias semanas.

• Cansancio generalizado, inapetencia y malestar general.

• Cefalea, náuseas y vómitos; intolerancia a las comidas grasas e inapetencia del tabaco entre los fumadores.

• Dolor abdominal, generalmente en el lado derecho, acompañado en algunas ocasiones de diarrea.

• Fiebre de hasta 39 °C de corta duración, dolores articulares y picor en todo el cuerpo con erupción en algunos casos.

Fase de estado: que se inicia con la aparición de la ictericia o tinte amarillento de la piel producido por el aumento de las cifras de bilirrubina en la sangre y que se acompaña de otros síntomas y signos:

• Coluria o coloración oscura de la orina; acolia o heces blanquecinas.

• Pérdida de peso.

La ictericia puede ser leve o casi inapreciable (y sólo percibirse en la esclerótica de los ojos) o por el contrario tener un aspecto amarillo verdoso de toda la piel muy intenso. Los síntomas que aparecían en la fase previa mejoran espectacularmente con la llegada de la ictericia salvo el cansancio que permanece durante casi todo el proceso.

La duración de esta fase puede ser de entre dos y seis semanas, con una mejoría progresiva a medida que desaparece la ictericia.

Fase de convalecencia: se inicia con la desaparición de la ictericia y se extiende durante un periodo de tiempo muy variable según la intensidad de la infección. El individuo permanece aún bajo de fuerzas y experimenta cansancio al poco tiempo de iniciar cualquier actividad física moderada.

.

Dieta para la hepatitis

Una de las funciones del hígado es eliminar las sustancias inútiles o tóxicas que se ingieren con los alimentos, así como las que se inhalan o absorben a través de la piel.

Se puede acelerar la recuperación si se reducen al mínimo sus tareas, al evitar los alimentos procesados que contienen aditivos químicos, y se fortalece su capacidad desintoxicante por medio de una dieta nutritiva. El comer comidas pequeñas y frecuentes aligera la carga del hígado.

Se consideran especialmente beneficiosos los siguientes alimentos: manzanas, zanahorias, frutas cítricas, perejil, hojas de col rizada (collards) y de nabo (turnips), perejil y hojas de verduras frescas, remolacha (betabel, beets) y sus hojas, fresas (frutillas, strawberry), calabaza de verano (summer squash) y tomates.

Las carnes y los productos lácteos hacen que el hígado tenga que trabajar más aún, no sólo porque debe producir bilis para ayudar a la digestión de sus grasas, sino porque también las grasas animales contienen contaminantes concentrados. Los aceites vegetales de extracción en frío son aconsejables como aliño de ensaladas y para cocinar.

El alcohol tiene un efecto tóxico sobre el hígado y muy perjudicial para las personas con hepatitis. Recuperarse de un hígado dañado exige abstención total hasta que las pruebas del funcionamiento del hígado sean completamente normales.

El agua destilada, el té de hierbas como el cardo mariano y el boldo, la leche descremada y los jugos naturales deben sustituir al café y las bebidas gaseosas.

Quizá te interese conocer

Descubre remedios para bajar las enzimas del higado

Si hay ictericia, se sugiere beber diariamente un vaso de jugo de zanahoria más ocho onzas de cualquier combinación de jugo de manzana, remolacha (betabel, beet), apio, frutas cítricas, pepino o uva diariamente

.

Conozca también

Remedios para el hígado graso

Vitaminas y minerales para el pronto alivio de la hepatitis

Remedios para la insuficiencia hepática

Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para hígado perezoso o lento

remedios

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*