Conoce

Remedios para el dolor crónico que son caseros y naturales

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El dolor es una sensación molesta y desagradable que puede presentarse en cualquier parte del cuerpo la cual tiene una función protectora frente a agentes nocivos.

Es decir, su aparición es una alerta de que algo en el organismo no “anda del todo bien” y que es necesario tomar medidas al respecto.

El dolor puede manifestarse como respuesta, por ejemplo, a un golpe, exceso de ácidos en el estómago, inflamación de una articulación, exposición al calor, etc.

Sin embargo, cuando éste se alarga por más de 6 meses o es muy recurrente en el tiempo, recibe el nombre de dolor crónico y es, en ese momento, que deja de ser beneficioso y se convierte en un lastre que limita la vida y perjudica a quien lo padece.

Existen muchas enfermedades que pueden causar dolor crónico como migraña, dolor de espalda, artritis, fibromialgia, herpes zóster, diabetes, lumbalgia, cáncer, etc.

Es importante observar que el dolor crónico es tan frecuente hoy en día que más que un síntoma se considera una enfermedad en sí misma y, según estadísticas,  los mayores de 55 años y principalmente mujeres son quienes más lo padecen.

Sin embargo, a pesar de ello, siempre es posible mejorar mediante remedios para el dolor crónico y recomendaciones naturales como los siguientes:

 

Remedios populares

Remedio para el dolor crónico #1: Hervir, durante 5 minutos, 1 cucharada de corteza de sauce en una taza de agua. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar.  Colar y tomar 1 taza cuando se note los primeros síntomas.

Remedio para el dolor crónico #2: Hervir, durante 10 minutos, 3 cucharadas de manzanilla en 1/2 litro de agua.  Luego colar y verter esta infusión, aún caliente, en el agua de la tina de baño. Permanecer en el baño durante 15 minutos.

Remedio para el dolor crónico #3: Presionar con firmeza, si se sufre de dolor crónico muscular, el punto donde duele con el dedo pulgar durante 5 segundos y soltar. Repetir la operación varias veces.

Remedio para el dolor crónico #4: Verter 1 puñado de arcilla roja en un poco de agua.  Mezclar hasta obtener una pasta homogénea y aplicar directamente o mediante un paño de algodón limpio, a modo de cataplasma, sobre el área con dolor. Este remedio resulta muy útil en caso de dolores articulares, reumatismos o inflamaciones.

Conoce sobre los analgésicos naturales y caseros contra el dolor

Remedio para el dolor crónico #5: Tomar boswellia el cual es una resina de un árbol originario de la India que tiene un potente efecto anti-inflamatorio y analgésico. Se encuentra en farmacias botánicas en cápsulas y comprimidos.

Remedio para el dolor crónico #6: Tomar 1/2 cucharadita de cúrcuma al día que debe repartirse en varias tomas.  Contiene el principio activo, curcumina, que disminuye la acción de las prostaglandinas, sustancias que favorecen la inflamación y el dolor.

Remedio para el dolor crónico #7 Consumir germinados de alfalfa, ya que son  fuente de minerales que ayudan a combatir dolores de migraña, musculares o de origen nervioso

Remedio para el dolor crónico #8: Hervir por 10 minutos 3 hojas de albahaca roja, 1 puñado de alhucema, 1 puñado de espino santo, 1 puñado de cidrón y 4 hojas de boldo en un litro de agua. Retirar del fuego y tapar. Colar y tomar esta infusión aún caliente.

Remedio para el dolor crónico #9: Consumir una plato de avena en la cena.  Es importante observar que ésta contiene avenina, una sustancia con efecto sedante.

Remedio para el dolor crónico #10: Mezclar una parte de flores de ulmaria, otra de flores de saúco y dos partes de corteza de sauce blanco. Extraer de esta mezcla dos cucharaditas en una taza de agua y hervir durante un par de minutos. Dejar reposar 15 minutos más y colar.  Tomar dos tazas al día, después de haber comido..

Remedio para el dolor crónico #11: Verter  en una taza de agua  3 gr de hojas de coca y hervir por 5 minutos.  Dejar en reposo y filtrar.  Tomar 2 tazas al diarias.

Remedio para el dolor crónico #12: Verter 1 cucharada de raíz de harpagofito, previamente lavado y picado, en una taza de agua.  Hervir por 5 minutos.  Dejar refrescar 10 minutos.  Colar y tomar una taza al día.

Remedio para el dolor crónico #13: Hervir 1 puñado de fibras de cáscara de coco en un litro de agua por 10 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar a lo largo del día.   Este remedio es popular en el noreste del Brasil y sirve para aliviar tanto el dolor crónico como los trastornos inflamatorios.   Incluso se han efectuado estudios al respecto.  Cuando investigadores brasileños probaron la bebida en animales, hallaron que no sólo reducía la inflamación, sino también aliviaba el dolor del mismo modo que la morfina. El estudio «confirma» el uso de esta infusión para disminuir la inflamación y el dolor crónico, afirmaron los científicos en la revista Journal of Ethnopharmacology.


Recomendaciones

Verificar lo que se consume Existen sustancias que intervienen en el mecanismo del dolor que son las enzimas denominadas COX1 y COX2 (o ciclooxigenasas) las cuales facilitan que se formen otras sustancias inflamatorias llamadas prostaglandinas (PGE2), similares a las hormonas.  Cuando éstas se produzcan en exceso y de forma continua durante mucho tiempo entonces se favorece la aparición del dolor crónico.

Quizá te interese conocer relajantes musculares naturales

De alli que resulte conveniente evitar el consumo  de alimentos que favorecen el incremento de las prostaglandinas y de la inflamación como carnes rojas, embutidos, mariscos, dulces, bollerias, fritos, mantequillas, chocolate, café etc.

En su lugar, se recomienda el consumo de alimentos que ayudan a la reducción del dolor  como cereales integrales, lácteos descremados,  semillas de girasol y calabaza, almendras, pescado azul y blanco, zanahoria, frutas cítricas, kiwi, etc.

En este sentido, es muy importante el consumo de omega 3 contenido en el pescado azul, chía y nueces, ya que tiene una potente acción anti-inflamatoria y calmante.

Evitar alimentos con ciertos aditivos  Alimentos que contienen, por ejemplo, potenciadores del sabor como el glutamato monosódico excitan el sistema nervioso y agravan dolores como la migraña. Lo mismo ocurre con el café o el alcohol, los alimentos muy procesados. Las aminas como la tiramina (en el queso cheddar o gouda) y la feniletilamina (chocolate, bebidas de cola o té) también intensifican el dolor.

Evitar hablar del dolor varias veces al día (incluso con el médico), ya que, según investigaciones realizadas, cuando se convierte en un tema de conversación constante, se tiene más dificultades para controlarla.

Ser positivo. Está demostrado que las sustancias vinculadas con el estado anímico (serotonina, dopamina, endorfinas…) también están implicadas en el dolor. Si la persona se levantarse con un talante negativo, se puede agudizar el dolor.  Por esa razón, es mejor animarse, llenarse de positividad y el dolor crónico será más llevadero.

Evitar el estrés, ya que, según investigaciones realizadas, el bombardeo de adrenalina que generan las situaciones estresantes provoca dolor.

Tomar en cuenta la acupuntura Un estudio publicado en “Archives of Internal Medicine” ha demostrado que la acupuntura, que consiste en la aplicación de agujas sobre diferentes puntos del cuerpo, relaja la musculatura y hace que el cuerpo libere endorfinas, una hormona que inhibe el dolor

Escuchar música (musicoterapia)  Se recomienda, cuando el dolor se intensifique, sentarse cómodamente, cerrar los ojos y escuchar música clásica suave o ritmos de “paisajes sonoros” como el fluir del agua en un río, el sonido de las olas o la brisa de un bosque.  Se notará que enseguida se relaja el rostro y desaparece el rictus de la boca. Ese estado de relajación también se extiende al resto del cuerpo, sobre todo allí donde se acumula tensión como las cervicales o las lumbares, y esto ayuda a aliviar el dolor.

Practicar la risoterapia Reír a carcajadas 15 minutos tiene un efecto terapéutico sobre el dolor porque, además de ayudar a liberar tensiones, incrementa la producción de endorfinas (sustancias calmantes). Por eso las sesiones de risoterapia son efectivas.

Practicar yoga Se ha comprobado que, en concreto, los estiramientos del yoga combaten el dolor de espalda crónico.

Evitar el sedentarismo No resulta fácil que  una persona que sufre de una enfermedad como la artritis se puede mover, pero si no lo hace, será peor, ya que los tejidos, las articulaciones, la musculatura, etc. se debilitan agravando la sensación de dolor.  Por ello, se recomienda la búsqueda de una actividad que vaya bien a la persona. Siempre hay una alternativa adecuada, sólo hay que dar con ella y empezar de forma muy suave.

Quizá te interese conocer

Mantener el peso adecuado Es importante observar que existe una relación directa entre obesidad y dolor, según revela un estudio publicado en la revista “Obesity”. En concreto, las personas con sobrepeso sufren un 20% más episodios de dolor, que aumentan hasta un 68% en sujetos con obesidad tipo l y hasta un 136% en individuos con obesidad tipo 2. Simplemente bajando de peso se pueden prevenir o aliviar muchos trastornos como el dolor lumbar crónico, uno de los más comunes, o la artrosis.

Hacer ejercicio Es importante saber que el ejercicio físico aumenta la producción de endorfinas (hormonas anti-dolor), mejorar la oxigenación de los tejidos, la eliminación de residuos tóxicos, el tono muscular, la flexibilidad articular y reduce el dolor.  Nadar y caminar  (durante una hora 3 o 4 días a la semana) son los mejores ejercicios que pueden realizar personas que sufren de dolor crónico.

Caminar y sentarse con una buena postura  Las personas que sufren dolor crónico acostumbran a encogerse para tratar de suavizarlas las molestias, pero lo que provocando es más tensiones articulares y musculares que pueden generar lesiones y aumentar más aún el dolor.  De allí la importancia se caminar y sentarse con la espalda recta y de estirarla a diario.

Procurar dormir bien  La falta de descanso provoca, en poco tiempo, deterioro físico y tensión muscular, lo cual favorece todavía más el dolor.  Por ello, se recomienda llevar unos horarios regulares para dormir, practicar actividades relajantes (por ejemplo un paseo) a última hora del día, descansar en un buen colchón.  Igualmente, se debe incluir alimentos relajantes en las cenas como pescado blanco, lechuga, plátano, etc. y tomar infusiones como la pasiflora antes de acostarse.

Mejor ocuparse en algo que preocuparse. Cuanto más se ocupe la mente con actividades que distraigan, menos pendiente se estará de la molestia.

Acudir al médico si el dolor crónico se agrava, ya que es necesario que él evalúe si existe algún tratamientos que se está tomando y que puede influir negativamente en los dolores. En este sentido, hay ciertos fármacos que agotan nutrientes u otros desequilibran el organismo que pueden inrcrementar el dolor.  Es necesario no abusar de los analgésicos, ya que recurrir a ellos de forma recurrente puede acabar cronificando el trastorno.

.

Conoce también

Los antiinflamatorios naturales

Remedios para las muñecas doloridas o dolor de muñecas

Remedios para los dolores e inflamaciones en las articulaciones

Remedios para el dolor de espalda

¿Qué dolencias puede ocasionar la mala postura?

El kéfir: Un remedio natural para muchas dolencias

Frutos secos: Propiedades nutritivas y curativas

Propóleos: Medicina natural proveniente de las abejas

El pescado: Una fuente de salud

Remedios para el lumbago

remedios artritis


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

1 comentario en Remedios para el dolor crónico que son caseros y naturales

  1. Luz Marina Puentes de Paez // 5 diciembre, 2015 en 10:52 pm // Responder

    Muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*