Conoce

Remedios con fresno para adelgazar, artritis y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El fresno es un árbol fuerte y resistente, perteneciente a la familia de las oleáceas y originario de Gran Bretaña, que puede llegar  a  medir más de 30 metros de altura.

Posee una corteza de color gris pálido y lisa cuando es joven, que se vuelve rugosa con la edad. Del tronco, salen ramas con pequeñas hojas opuestas de color verde intenso, y el haz es más pálido; están compuestas de 7 o 13 foliólos con el borde aserrado.

Las flores son pequeñas, pocas vistosas, de color castaño o pardo rojizo, y se reúnen en ramos colgantes. El fruto, tipo sámara, es seco, lanceolado, verde al inicio y marrón al madurar y con semillas amargas.

La historia terapéutica del fresno se remonta a Serenus Sammonicus, que fue el primero en preconizar el uso de las semillas en el tratamiento de la hidropesía o retención de líquidos. Teofrasto y Dioscórides lo describen y le atribuyen la virtud de contrarrestar el veneno de las serpientes; y Plinio, copiando a Teofrasto, afirma que las hojas del fresno matan a todo animal no rumiante que las come; ahora bien, Teofrasto había dicho eso del tejo, tal como aclaró posteriormente Laguna; el error obedece a que en griego milos es tejo y melia, fresno, y Plinio confundió los dos nombres.

Bahuin en el siglo XVI y Glauber en el XVII  preconizaron el empleo de la corteza del fresno en el tratamiento de la litiasis renal y la nefritis crónica, y hasta el descubrimiento de la quinina, sus virtudes astrigentes y febrífugas fueron muy apreciadas, hasta el extremo de que Beerhave, en 1718, afirmaba que era tan eficaz como la quinina si se dobla la dosis, de modo que puede sustituirla perfectamente.

El fresno, igualmente, era muy usado para fines mágicos.  En este sentido, era costumbre en Escocia darle una cucharada de savia de fresno a los niños recién nacidos para que estuvieran sanos.

En la actualidad, las hojas se usan como alimento para el ganado y para la elaboración de muebles. Fue llevado a América por su porte vistoso en los jardines.

 

 

Propiedades curativas

La corteza del fresno tiene propiedades tónicas o astringentes, por lo que es un remedio para facilitar los procesos digestivos o para detener la diarrea. La corteza usada en infusión o decocción tienen una acción febrífuga, disminuyendo la fiebre.

La presencia de manitol en la corteza es la responsable de la acción diurética del  fresno.  Por ello, se consume en infusión en periodos de retención de líquidos. Aplicado de forma externa en cataplasmas e interna  se usa como remedio para dolores reumáticos, artríticos y para reducir la inflamación o edemas en las piernas.

En cuanto a sus hojas, éstas también son astringentes y poseen un ligero efecto laxante y diurético. Igualmente, suelen masticarse para fortalecer las encías débiles (gingivitis) o con enfermedad periodontal

Las semillas de fresno eran consideradas afrodisíacas y reforzadoras de la virilidad, y la madera de fresno en descomposición se usaba como ingrediente de un poderoso polvo afrodisíaco.

Debido a que el fresno se consideró por mucho tiempo un árbol mágico-curativo, aún persiste la creencia de pasar a los niños por una hendidura del tronco del árbol para curarles fracturas, hernias, raquitismo, verrugas y otras enfermedades. Incluso, en algunas regiones parten el tronco de un fresno joven que aún esté vivo siguiendo un ritual y se pasan el niño, si éste sanaba, también lo hará el niño.

 

 

Remedios populares

Remedio con fresno para la retención de liquido  Hervir 20 g de hojas secas de fresno y algunas de menta en 200 cm de agua. Colar, endulzar y tomar 2 copitas diarias hasta 2 semanas.

Remedio con fresno para la artritis y reumatismo: Hervir 50 g de corteza molida de fresno en 400 cm de agua durante 20 minutos. Colocar aún caliente sobre un paño de algodón limpio y aplicar sobre el área afectada. Retirar tan pronto se enfríe y colocar otra caliente nuevamente.  Realizar este remedios varias veces al día.

Remedio con fresno para el estreñimiento Verter 1 cucharada de hojas, secas y pulverizadas de fresno en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar.  Beber 1 taza antes de dormir.

Remedio con fresno contra el insomnio Colocar un puñado de hojas de fresno frescas debajo de la almohada.  Este es un remedio antiguo.

Remedio con fresno para las verrugas  Pasar hojas de fresno frescas varias veces por encima de una verruga y después decir en voz alta: “Fresno, fresno, por favor, sácame esta verruga”. Este remedio es, como el anterior, antiguo.

Remedio con fresno para adelgazar: Hervir en medio litro de agua 15 g de hojas de fresno y 15 g de estigma de maíz por 10 minutos.  Dejar reposar y colar.  Tomar a lo largo del día.

 

Precaución

Las personas que presentan tendencia a producir piedras en el riñón no deberían ingerir esta planta, debido a que la raíz es rica en oxalato.

 

 

Conozca también

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Té de kombucha: Remedio antiguo para muchas dolencias

Remedios para depurar el páncreas

Remedios para la limpieza del colon

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedio para limpiar los riñones

Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

remedios adelgazar

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Remedios para la gota o ácido úrico alto

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*