Conoce

Remedios para purpura senil

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

La púrpura senil, llamada también púrpura de Bateman o senilis,  es la decoloración de la piel (moretones morados), debido a la ruptura de los vasos sanguíneos, lo que hace que la sangre se filtre a los tejidos y generalmente se desarrolla después de un trauma menor. Los más grandes  se llaman equimosis.

La afección es el resultado del debilitamiento de los vasos sanguíneos y los tejidos conectivos, debido al envejecimiento. 

A medida que la piel envejece, la capa de grasa debajo de ésta se agota y se pierde la capacidad de retención de agua. La piel pierde colágeno y elasticidad, y la cicatrización de las heridas se retrasa.

Los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel se vuelven propensos a romperse, e incluso pequeños traumatismos pueden desgarrar estos vasos. Esto ocasiona sangrado y los glóbulos rojos se filtran en los tejidos de la piel, lo que resulta en la formación de manchas de color púrpura.

Otros factores que pueden contribuir en la aparición de la púrpura senil son el consumo excesivo de corticosteroides y aspirina, warfarina, esteroides u otros medicamentos conocidos por diluir la sangre.  También afecta la diabetes y los trastornos vasculares.

La púrpura senil se caracteriza por hematomas de color púrpura-rojo en la piel, que gradualmente se convierten en un parche de color amarillo-marrón persistente debido a la acumulación de hierro. Las equimosis pueden formarse en formas irregulares y pueden ser crónicas o recurrentes. Estos pueden ser de aproximadamente 1-4 cm de tamaño con márgenes claramente definidos.

Los parches se encuentran principalmente en las superficies extensoras de los brazos, las piernas y el cuello en personas mayores. La afección generalmente se desarrolla unos días después de una lesión leve o un traumatismo en la piel.

La púrpura senil se presenta principalmente en la población de mayor edad, que comprende a los mayores de 60 años.

A continuación, algunos remedios para la púrpura senil que ayudan a prevenir y a la rápida cura cuando se presenta.

.

Remedios populares

Remedio para purpura senil #1: Consumir alimentos ricos en vitamina C como las fresas, kiwi, el pimiento, la papaya, la grosella espinosa (amla), la guayaba, las bayas etc., ya que facilita la formación de colágeno el cual es un componente esencial que se encuentra en los tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Cantidades insuficientes de vitamina C en el cuerpo pueden provocar el debilitamiento de los vasos sanguíneos, sangrado y hematomas fáciles.

Remedio para purpura senil #2: Consumir alimentos ricos en bioflavonoides como naranja, limón, pomelo, lima y mandarina. cítricos tienen propiedades antioxidantes que ayudan a lidiar con el estrés oxidativo. Según investigaciones la ingesta de bioflavonoides fortalece los vasos sanguíneos y reduce los parches de púrpura.  Igualmente, controla la inflamación, reduce la hinchazón, mejora el funcionamiento de las células sanguíneas y conduce a una mejor circulación sanguínea.

Remedio para purpura senil #3: Consumir alimentos ricos en vitamina K como verduras de hoja verde, aceite de oliva, brotes, cebolleta, brócoli, repollo y ciruelas pasas, ya que ayuda a controlar los efectos negativos del envejecimiento en la piel, lo que reduce la apariencia de hematomas. También controla la filtración de sangre a los tejidos, ayuda a la coagulación y mejora la producción de colágeno.

Remedio para purpura senil #4: Diluir 10 gotas de tintura de árnica (se puede conseguir en las farmacias botánicas) en una taza de agua y luego empapar un paño.  Aplicar en la zona donde se presenta con frecuencia la púrpura senil.  Dejar puesta por 10 minutos.  La árnica tiene propiedades antiinflamatorias y controla el sangrado. Puede tratar y reducir la formación de parches de púrpura. Se usa para curar moretones de manera efectiva y acelera el proceso.

.

Recomendaciones

Dejar de consumir medicamentos que pueden causar púrpura senil, como los arriba mencionados, y solicitar al médico que recete una alternativa.

Evitar la exposición prolongada al sol para evitar dañar la piel. Asegúrese de usar protección como protectores solares, sombreros y ropa apropiada cuando salga. Esto también puede ayudar a controlar la recurrencia de la púrpura senil.

Evitar los alimentos que diluyen la sangre, como el vino tinto y los pescados grasos, que también reducen el recuento de plaquetas.

Evitar traumatismos en la zona afectada de la piel. Absténgase de realizar actividades como frotar fuertemente la piel ya que puede agravar la afección. Tambien tomar la precaución adecuada para evitar caídas, golpes y lesiones.

Usar humectantes e hidratantes para la piel enriquecidas en vitamina C en el tratamiento de la púrpura senil. Estos pueden administrar mayores cantidades de vitamina C a la zona afectada de la piel.

Usar cremas enriquecidas en vitamina K dos veces al día  las cuales ayudan a descomponer y absorber las células sanguíneas y acelerar la curación.

 

Conozca también

Remedios para la demencia senil

Remedios para mejorar la memoria

Remedios para la enfermedad de Alzheimer

12 consejos antienvejecimiento y para mantener la salud

Qué plantas son beneficiosas para los adultos mayores?

recetas saludables

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*