Conoce

Beneficios del licopeno para la próstata, piel y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El licopeno es un pigmento liposoluble de color rojo que se encuentra en los vegetales y las verduras, sobre todo en los tomates. Pertenece a una familia de pigmentos denominada carotenoides.

Los carotenoides son pigmentos naturales responsables del color brillante de las hojas y de los colores vivos de las flores, las frutas y las verduras. En las frutas y las verduras, estos pigmentos pueden variar desde el amarillo brillante del calabacín hasta el color naranja de las zanahorias o el rojo brillante de los tomates y los pimientos.

Aunque el cuerpo humano no produce licopeno, está fácilmente disponible en la dieta. Aproximadamente el 85% del licopeno procede de los tomates o productos derivados de ellos, como zumo, sopa y salsa.

Una dieta rica en alimentos que contienen carotenoides se asocia a diversos beneficios para la salud. Cuando el licopeno es absorbido por el cuerpo, se deposita, sobre todo, en el hígado, los pulmones, la glándula prostática y la piel. Su concentración en los tejidos suele ser mayor que la de la mayoría de otros carotenoides.

Actúa como un potente antioxidante, luchando contra los radicales libres (moléculas altamente reactivas que lesionan las membranas celulares, atacan el ADN y causan enfermedad). Algunos estudios han demostrado que las personas infectadas por el VIH, enfermedades inflamatorias y niveles elevados de colesterol (con o sin tratamiento para disminuir los lípidos) pueden tener una deficiencia de licopeno en el suero.

Al contrario que otros carotenoides, las cifras en suero de licopeno no suelen reducirse por el consumo de tabaco o alcohol, sino en relación con la edad avanzada.

 

Beneficios del licopeno

Diversos estudios han demostrado que la dieta rica en licopeno disminuye el riesgo de algunas enfermedades crónicas, como la enfermedad cardiovascular, el cáncer y la degeneración macular relacionada con la edad.

Enfermedad cardiovascular Como antioxidante, el licopeno evita la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, el colesterol «malo» que produce la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias y la enfermedad de las arterias coronarias). Cuando aumentan las cifras de licopeno en suero, disminuyen las de lipoproteínas oxidadas, proteínas y ADN, lo que reduce el riesgo de enfermedad coronaria. Las personas con cifras elevadas de licopeno tienen la mitad de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco que las que tienen niveles bajos.

Quizá te interese conocer qué es el glutatión y cómo beneficia el organismo

Cáncer Los investigadores han demostrado la existencia de una estrecha relación entre la ingesta de licopeno y el riesgo de cáncer de páncreas y de próstata. En varios estudios sobre estos cánceres, el licopeno fue el único carotenoide relacionado con la reducción del riesgo.

El consumo de productos derivados del tomate dos veces por semana se asocia a una reducción del riesgo de cáncer de próstata hasta del 4%, de acuerdo con un estudio reciente. De todas las frutas y verduras investigadas, sólo el tomate y sus derivados demostraron una asociación con la reducción del riesgo de cáncer de próstata. También existe alguna evidencia médica de que una ingesta rica en alimentos con licopeno disminuye el riesgo de presentar cáncer de pulmón, mama, cérvix y gastrointestinal.

Degeneración macular El licopeno, al igual que otros carotenoides, como la luteína y los betacarotenos, puede ayudar a evitar la enfermedad degenerativa macular, la principal causa de ceguera en las personas mayores de 65 años de edad. El licopeno es el único constituyente cuyas cifras de suero están inversamente relacionadas con el riesgo de degeneración macular asociada a la edad.

 

Preparaciones

Aunque las principales fuentes de licopeno para los humanos son los tomates y los productos derivados de ellos, la biodisponibilidad a partir de los diferentes alimentos varía considerablemente.

Cocinar los tomates frescos con una fuente de grasa, como aceite de oliva, aumenta la absorción corporal del licopeno, ya que es liposoluble. Al calentar los tomates, el compuesto químico que forma el licopeno se convierte en una fórmula que se digiere con mayor facilidad. De hecho, se ha demostrado que el licopeno se absorbe 2,5 veces mejor a partir de la salsa de tomate que de los tomates frescos.

Quizás te interese conocer: Beneficios de la luteína para los ojos, piel y más

Aunque no se han establecido recomendaciones dietéticas, la investigación demuestra que tomar 540 mi de zumo de tomate al día proporciona unos 40 mg de licopeno. Esta es la cantidad recomendada para reducir de forma significativa la oxidación del colesterol LDL.

El contenido aproximado del licopeno en los tomates y los productos derivados de ellos, según un análisis de diversos laboratorios y expresado en miligramos por cada 100 g de peso, es el siguiente:
• Tomates frescos: 0,9-4,2.
• Tomates cocinados: 3,7.
• Salsa de tomate: 6,2.
• Crema de tomate: 5,4-150.
• Sopa de tomate concentrada: 8.
• Zumo de tomate: 5-11,6.
• Tomate frito en aceite: 46,5.
• Salsa de pizza de lata: 12,7.

Aunque el licopeno está disponible en forma de cápsulas concentradas y en combinación con otras vitaminas como la vitamina E o preparados poli-vitamínicos, no hay una evidencia adecuada para concluir que los suplementos sean más beneficiosos que el licopeno consumido con los alimentos.

La mayor parte de los beneficios para la salud del licopeno se han estudiado a partir de la ingesta dietética y las concentraciones en sangre, por lo que los investigadores recomiendan el consumo de una dieta rica en carotenoides y frutas y verduras, en lugar de tomar suplementos de licopeno.

 

Precauciones

No se han establecido precauciones respecto al licopeno. Sin embargo, existen algunos problemas indirectos que pueden derivar del consumo de cantidades excesivas de tomates o derivados.

Aunque los productos derivados del tomate son más ricos en licopeno, la ingesta de tomate puede agravar algunos trastornos de la salud. Como miembros de la variedad de plantas denominadas dulcamara (que incluye patatas, pimientos, tabaco y berenjenas), los tomates se han asociado a algunas formas de artritis, especialmente la artritis reumatoide y la artrosis.

Existe una teoría que mantiene que los alcaloides (productos químicos alcalinos), en la variedad de planta denominada dulcamara, se depositan en el tejido conectivo, estimulan la inflamación e inhiben la formación del cartílago normal.

Como resultado, el cartílago articular sigue deteriorándose y no se sustituye por nuevo cartílago sano. Otra precaución indirecta es que el tomate procesado suele contener grandes cantidades de sodio, si la etiqueta no dice lo contrario. Una cantidad excesiva de sodio en la dieta puede aumentar la presión sanguínea.

Aunque no se ha llevado a cabo una investigación muy exhaustiva, no se han descrito efectos secundarios ni de toxicidad relacionados con la ingesta de licopeno.

Actualmente todavía no se han llevado a cabo estudios sobre las interacciones del licopeno con otros alimentos o fármacos.  

 

Conozca también

Beneficios de las vitaminas para el organismo

Beneficios de los minerales para el cuerpo

Remedios para la falta de vitamina E

Zumos ricos en vitamina A

recetas saludables

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*