Conoce

Remedios con el ajo de oso para bronquitis, acné y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

El ajo de oso, también denominado ajo silvestre, es una planta que alcanza los 40 centímetros de altura y crece en lugares umbríos y húmedos, en matorrales y bosques.

Las flores están dispuestas en una umbela blanca y desprenden un fuerte aroma.

En cuanto a sus hojas tienen un efecto depurativo de la sangre. La esencia de ajo de oso es recomendable en los casos de amnesia y de bronquitis.

También resulta muy eficaz contra la hipertensión y las flatulencias.

 

Propiedades curativas

Es mejor emplear el ajo de oso fresco tanto para fines curativos como de condimentación, puesto que una vez seco pierde mucha eficacia.

El principal elemento que contienen es el aceite de ajo de oso, en el que hasta ahora se ha comprobado la presencia de hidrocarburos azufrados, de sulfuro de vinilo y polisulfuro de vinilo, pequeñas dosis de meraptanos y aldehido (Semmler).

El ajo de oso influye en las glándulas de la vía gastrointestinal como excitante, aumentando la secreción de toda clase de jugos digestivos y más especialmente de la vesícula. Se impide el desarrollo de todas las bacterias perjudiciales en el intestino y se relaja toda la musculatura del aparato digestivo. Elimina los espasmos y cólicos de estreñimiento en los individuos de profesión pobre en actividad física.

Como el aceite de ajo de oso es expulsado en gran proporción de nuevo por los pulmones, actúa solucionando las congestiones, fomentando la expectoración y calmando las vías respiratorias.

Los efectos citados constituyen además la base para comprender la eficacia general sobre la renovación de la sangre. Mediante la regulación de las condiciones de digestión y la eliminación de la autointoxicación intestinal, se produce un efecto de descenso de la presión sanguínea en los casos de hipertensión.

Al mismo tiempo, y por este mismo efecto, mejora la circulación de las coronarias y aumenta el rendimiento del corazón, lo que no debe menospreciarse por cuanto afecta a la capacidad de producción, el estado general y el comportamiento psíquico de los enfermos.

Incluso se ha podido comprobar experimentalmente en animales un efecto de igual fuerza contra la esclerosis. Incluso los trastornos gastrointestinales en las tuberculosis han resultado beneficiosamente afectados (Zaffron), y este mismo autor comprueba una mejora en cuanto a las condiciones de acidez de estómago.

Los efectos vienen a coincidir con los del ajo, de modo que se justifica a la perfección la aplicación del ajo de oso como sustitutivo del ajo; pero aquél ha de consumirse fresco por conservarse peor.

Remedios populares

Remedio con ajo de oso para la bronquitis:  Preparar una esencia de ajo de oso de la siguiente forma:  Se llena hasta el cuello una botella de cristal con hojas y bulbos de ajo de oso finamente troceados, se añade aguardiente de trigo de 38° a 40° y se deja reposar durante por lo menos dos semanas en un lugar cálido. De esta esencia se recomienda tomar cuatro veces al día de diez a quince gotas, diluidas en un poco de agua

Remedio con ajo de oso para las impurezas de la piel y el acné: Recoger las hojas verdes y frescas del ajo de oso, que se comen crudas una vez lavadas y finamente troceadas. Como el perejil o la cebolleta, el ajo de oso se utiliza para sazonar muchos platos. Las hojas pueden servirse crudas o cocerse como las espinacas..

Remedio con ajo de oso para activar el metabolismo Colocar un puñado de hojas frescas y lavadas de ajo de oso y un par de hojas de col o repollo morado y 1/2 taza de agua en la licuadora. Luego, licuar por unos instantes.  Tomar una vez al día.

Remedio depurativo con ajo de oso  Colocar un puñado de hojas fresca de ajo de oso y ortiga, previamente lavadas, en una licuadora junto con un poco de agua.  Licuar por unos instantes.  Tomar 1 vaso al día en ayunas por 15 días.  Este jugo también resulta ideal en el caso de las curas de primamvera.

Remedio con ajo de oso para la hipertensión Usar como condimento: cortadas en trozos finos, las hojas tiernas tienen fácil empleo como condimento en ensaladas, sopas, salsas y guisos de legumbres y alimentos crudos. En todas las ocasiones, desde luego, el ajo de oso puede sustituir al ajo.

Remedio con ajo de oso para la tinnitus o zumbidos de los oídos: Machacar un ajo de oso y con el líquido resultante empapar una bolita de algodón.  Colocar en la entrada del canal auditivo.  Si puede calentar el líquido antes de empapar el algodón resulta más efectivo.


Conozca también

Remedios para limpiar y depurar la vesícula

Té de kombucha: Remedio antiguo para muchas dolencias

Remedios para depurar el páncreas

Remedios para la limpieza del colon

Remedios para desintoxicar el hígado

Remedio para limpiar los riñones

infusiones medicinales


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*