Conoce

Remedios para el cáncer de hueso u oseo (preventivos)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El cáncer de hueso u oseo se define como un tumor maligno de los huesos que puede afectar a cualquier hueso, pero se localiza a menudo en el fémur, la tibia y el húmero.

Cabe distinguir entre el tumor primario, que tiene su origen en las células óseas, y el tumor secundario o metastásico, que aparece en el hueso como consecuencia de la diseminación de un cáncer situado en otro órgano.

El tumor primario de huesos es muy raro (aproximadamente sólo el 1 % de todos los tumores malignos). Afecta casi exclusivamente a los niños y jóvenes en edad de crecimiento, sobre todo entre los 10 y los 25 años.  El tumor secundario es típico de las personas mayores y parece mostrar una ligera preferencia por el sexo femenino.

El principal síntoma y el más precoz lo constituye el dolor, que tiene la particularidad de que, en muchos casos, aumenta por las noches. Manifestaciones más tardías son las fracturas espontáneas, la afectación del estado general con pérdida de apetito y de peso, la anemia y el enrojecimiento de la piel en la zona afectada.

Tipos de cáncer oseo

El osteosarcoma es una enfermedad en la que se encuentran células cancerosas (malignas) en el hueso; afecta más a menudo a adolescentes y adultos jóvenes. En los niños es más frecuente en los huesos de la rodilla.

El sarcoma de Ewing (tumor neuro-ectodérmico primitivo) es otro tipo de cáncer de hueso, mucho más raro; las células cancerosas del sarcoma de Ewing son totalmente distintas, al microscopio, a las del osteosarcoma.

El sarcoma de Ewing es más frecuente en adolescentes, y las áreas más comunes en que aparece son la pelvis, la pierna (fémur), el brazo (húmero) y las costillas.

Como en todos los procesos cancerosos, la probabilidad de recuperación (pronóstico) y la elección de tratamiento dependerán del tamaño, localización, tipo y estadio del cáncer, el tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas y del estado de salud en general.

Clasificación por estadios

Una vez detectado el cáncer de huesos, sea osteosarcoma o sarcoma de Ewing, se deberán hacer más exámenes para determinar si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo.

En la actualidad, no existe un sistema de clasificación para el cáncer de huesos. En su lugar, la mayoría de los pacientes se agrupa dependiendo de si el cáncer se halla en una sola parte del cuerpo (enfermedad localizada) o si se ha diseminado de una parte del cuerpo a otra (enfermedad diseminada).

También puede ocurrir que el cáncer vuelva a aparecer una vez curado, bien en el hueso o en otra zona (recidiva).

El osteosarcoma se disemina a los pulmones con mayor frecuencia. También puede diseminarse a otros huesos.

El sarcoma de Ewing se disemina más a menudo a los pulmones, a otros huesos y a la médula osea (el tejido esponjoso dentro de los huesos largos del cuerpo que produce los glóbulos rojos y blancos de la sangre). También puede diseminarse a los ganglios linfáticos (estructuras pequeñas en forma de alubia que se encuentran a lo largo de todo el cuerpo y que producen y almacenan células del sistema de defensa) o al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

El diagnóstico suele realizarse mediante sistemas de radiodiagnóstico que ponen de manifiesto las características del tumor.  La biopsia confirma la sospecha de cáncer.

Como en todos los procesos cancerosos, el cáncer de huesos requiere un tratamiento médico el cual puede ser reforzado o complementado mediante remedios naturales.

 

Remedios populares

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #1:  Verter en una taza de agua que esté hirviendo 1 cucharada de astrágalo.  Cubrir y dejar refrescar.  Colar y tomar 2 veces al día.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #2: Verter 1 cucharada de cúrcuma o jengibre en polvo en 1 taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar. Tomar 2 tazas al día.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #3: Consumir 2 tazas de té verde a diario.  Es importante observar que éste es rico en antioxidantes necesarios para combatir  las células cancerígenas.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #4: Ingerir jugos de zanahorias y brócoli, ya que son ricos en vitamina A que, al igual que en el remedio anterior, combaten este tipo de células.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #5: Tomar jugos de frutas cítricas todos los días, ya que refuerzan el sistema  inmunológico que también lucha contra esta enfermedad.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #6: Practicar terapias de meditación y yoga.  Según la Sociedad Americana del Cáncer, tanto el yoga como el ejercicio deben hacerse de forma regular lo cual favorece el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #7: Consumir jugo de aloe vera o sábila todos los días.   Éste tiene un compuesto llamado aloeride, que tiene propiedades anti-cáncer.

Quizá te interese conocer remedios para el dolor de huesos

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #8: Tomar rayos solares temprano en la mañana, ya que ayuda en la producción de la vitamina D que reduce la multiplicación celular en caso de cáncer de hueso.

Remedio para el cáncer de hueso u oseo #9: Consumir a diario en ensaladas los hongos maitake y reishi los cuales tienen propiedades anticancerígenas.

 

Preguntas más frecuentes

¿Por qué se aplica radioterapia antes de una intervención quirúrgica?
Recientemente se ha demostrado que la radioterapia previa a la intervención quirúrgica alarga la supervivencia de los afectados por un cáncer de huesos. Al parecer, la explicación estriba en que la radioterapia sobre el tumor aumenta las defensas del organismo contra el mismo, a la vez que lo reduce y delimita, favoreciendo su extracción.

¿Puede una lesión de huesos derivar en cáncer?
Aunque el primer síntoma de un cáncer de huesos acostumbra a ser el dolor que aparece en la zona afectada como consecuencia de un golpe, no se ha demostrado que una lesión o fractura ósea predisponga a sufrir este cáncer.

Quizá te interese conocer remedios para aliviar la quimioterapia

¿Puede considerarse curado alguien a quien han operado de cáncer de huesos?
Debido a la gran malignidad del cáncer óseo, si no han aparecido signos de diseminación en los 5 años siguientes a la intervención, puede afirmarse que no queda en el organismo ninguna célula cancerosa.

¿Es necesario que acuda al médico alguien con dolor en las rodillas?
El dolor en las rodillas es muy frecuente entre los adolescentes. En general surge sin causa aparente y, aunque no reviste ninguna gravedad, es conveniente acudir al médico, sobre todo si es muy intenso y afecta sólo a una articulación. El médico seguramente le pedirá que le hagan una radiografía para descartar la posibilidad de un cáncer de huesos, que precisamente suele localizarse en las proximidades de la rodilla.

¿Por qué en ocasiones se recurre a la amputación para curar un cáncer de huesos?
El cáncer de huesos es de una malignidad tal, que es preciso acudir a tratamientos drásticos cuando se intenta frenar su avance. El médico escoge en cada caso el tratamiento que ofrece mayores garantías de curación y, la mayoría de las veces, es necesaria la amputación precoz de la extremidad afectada.

¿Por qué los enfermos de cáncer de mama tienen también afectados a menudo los huesos?
El cáncer puede diseminarse por el organismo a través de la sangre. Uno de los lugares preferidos por las células cancerosas que se diseminan son los huesos. Una vez alojadas en la trama ósea, dichas células empiezan a reproducirse y a formar un nuevo cáncer que va destruyendo el hueso.

Quizá te interse conocer cuáles vitaminas y minerales combaten el cáncer

¿Por qué se somete a una intervención quirúrgica a alguien que tiene un tumor benigno?
El médico, al ver las radiografías, obtiene una serie de datos-como la delimitación del tumor o la zona del hueso donde se asienta- que le permiten predecir con bastantes posibilidades de acierto si se trata de un tumor maligno o benigno. Sin embargo si ello no basta, y dada la rápida evolución de los tumores malignos, es necesario asegurarse de la benignidad realizando una biopsia.

Sólo con una biopsia…
Se puede descartar un proceso maligno en una lesión ósea En este caso, existen muchas probabilidades de que el bulto que ha aparecido tras la lesión corresponda a lo que se denomina callo exuberante, que no es más que una osificación reparadora de la fractura que se ha desarrollado más de lo normal. De todos modos, es preciso recordar que ante la aparición de cualquier prominencia en los huesos, tanto en los del tronco como en los de las extremidades, es necesario acudir a un especialista para que realice un diagnóstico certero.

 

Conozca también

Selenio:  Una arma en la lucha contra el cáncer

Zumos para fortalecer los huesos

El cáncer: Conozca sus síntomas y cómo prevenirlo

Remedios para el cáncer de colon o colorrectal

Remedios para el cáncer de útero

Remedios para el cáncer de mama

Remedios naturales para el cáncer de ovario

Remedios para el cáncer de próstata

Remedios para el cáncer del pulmón

jugos curativos

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*