Conoce

Remedios para el cáncer del pulmón o pulmonar (preventivo)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Hay dos tipos principales de cáncer pulmonar: de células pequeñas y de células no pequeñas.

El de células pequeñas se desarrolla pronto y se extiende a otros órganos.

Se presenta casi exclusivamente en fumadores y representa 20% de los cánceres pulmonares.

En casi 60% de la gente que lo padece, el cáncer de células pequeñas ya se extendió cuando lo diagnostican.

El cáncer pulmonar de células no pequeñas (escamocelular y adenocarcinoma) está vinculado con tabaquismo, tabaquismo pasivo o exposición al radón. Se extiende lentamente, pero no es curable cuando se diagnostica.

Únicamente 14% de la gente con cáncer pulmonar vive cinco años tras el diagnóstico. Si se detecta antes de extenderse, el índice de supervivencia es de 49%, pero sólo 15% de los cánceres pulmonares se descubren pronto.

Es más factible que desarrolle cáncer pulmonar si tiene uno o más factores de riesgo:

Factores que no puede controlar:

  • Género Las mujeres son más vulnerables. En un estudio, un gen vinculado con el desarrollo anormal de células pulmonares estuvo más activo en mujeres que en hombres, sin importar si ellas fumaban. Las investigaciones indican que las fumadoras son más sensibles a las sustancias químicas del cigarro que causan cáncer.

Factores que puede controlar:

  • Tabaquismo Nueve de cada diez casos de cáncer pulmonar son causados por fumar. Cuanto más fume y por más tiempo, mayor será su riesgo.
  • Tabaquismo pasivo Aunque no fume, su riesgo aumenta 30% por la exposición diaria al humo de segunda mano.
  • Carcinógenos en el lugar de trabajo El 4% de las muertes por cáncer cada año son por exposición en el sitio de trabajo a carcinógenos, tales como asbestos, arsénico, metil clorometil éter y compuestos de cromo. El riesgo es mucho mayor entre los fumadores.
  • Reemplazo de estrógenos Según un estudio, el reemplazo de estrógenos puede favorecer el desarrollo de cáncer pulmonar de células no pequeñas
  • Exposición al asbesto y productos químicos tóxicos La exposición repetida a fibras de asbesto, en el domicilio o en el lugar de trabajo, también es un factor de riesgo de cáncer de pulmón. Algunos estudios demuestran que, en comparación con la población general, los trabajadores del asbesto tienen siete veces más probabilidades de sufrir un cáncer de pulmón y, si son fumadores, incrementan su riesgo de presentar cáncer de pulmón entre 50 y 100 veces. Además del asbesto, los trabajadores de la industria de la minería que están expuestos a productos del carbono o sustancias radiactivas, como el uranio, y los trabajadores expuestos a sustancias químicas, como el arsénico, el cloruro de vinilo, el gas mostaza y otros carcinógenos, tienen un riesgo más elevado de presentar un cáncer de pulmón.

A medida que el tumor crece e interfiere con las funciones normales del pulmón pueden aparecer estos síntomas. Conviene ir cuanto antes al médico para descartar que no se trate de un cáncer.

  • Tos continua que empeora y no se va. Es el síntoma más común en el cáncer de pulmón y se produce por compresión de los bronquios o la tráquea. Los cambios en latos también deben alertarnos.
  • Toser sangre. Ocurre porque el tumor puede provocar una herida en las vías aéreas, aunque la causa de este síntoma suele ser una infección respiratoria como la tuberculosis.
  • Pitos y neumonías de repetición porque hay una obstrucción de las vías aéreas bajas.
  • Dolor torácico y dificultad para inspirar aire por afectación de la pleura y las costillas a causa del tumor.
  • Dificultad para tragar por compresión del esófago. Si se comprime alguno de los nervios internos también puede haber ronquera o afonía por parálisis de las cuerdas vocales,
  • Dificultad para respirar también por parálisis del diafragma, caída del párpado, debilidad de un brazo.
  • Cuando el tumor afecta a las grandes venas internas puede dificultar que la sangre de la cabeza retorne al corazón correctamente y se produzca hinchazón de la cara.
  • Si el cáncer está más desarrollado puede haber pérdida de apetito y peso, así como fiebre.

Algunas plantas medicinales pueden resultar de utilidad a la hora de potenciar el sistema inmunológico, ayudando al cuerpo a luchar contra la enfermedad, al tiempo que pueden paliar los síntomas del cáncer así como los efectos perversos de la quimioterapia. A continuación algunos remedios con estas plantas:

 

Remedios populares

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #1 Hervir 1 cucharada de muérdago en una taza de agua por 5 minutos.  Tomar una o dos tazas a diario.  Algunos experimentos parecen demostrar que el muérdago impide que el cáncer se reproduzca una vez finalizado el tratamiento,

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #2:  Consumir una cápsula de extracto líquido de gingseng siberiano (se adquiere en las farmacias botánicas y herbolarios), ya que incrementa la inmunidad cuando se utiliza de una manera regular en periodos aproximados de un mes de duración.

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #3 Verter 5 g de té verde en una taza de agua que esté hirviendo. Tomar varias veces al día. Este remedio se considera preventivo del cáncer.


Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #4 Hervir 1 cucharada de hipérico en una taza de agua por 5 minutos. Tapar, dejar refrescar y colar.  Tomar 1 taza diaria.  Este remedio se utiliza para detener la expansión de las células cancerosas.

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #5: Verter en un litro de agua un puñado de hojas de guanábana y hervir por 10 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar a lo largo del dia.

Quizás te interese conocer sobre la embolia pulmonar y sus remedios

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #6: Practicar la hipnosis y la visualización La hipnosis puede dar muy buenos resultados como forma de apoyar los tratamientos más convencionales. Además de los tradicionales ejemplos de técnicas de relajación, que pueden ayudar a la persona a dormir mejor y a superar el estrés y la ansiedad que causa el sufrir de cáncer, existe una técnica de visualización creativa que puede ayudar al cuerpo a activar sus defensas y luchar contra la enfermedad.

En una fase preparatoria, se llegará a un estado de hipnosis profunda en el que se asimilará una metáfora que identifique al cáncer por un lado y a las defensas del organismo por el otro: por ejemplo, se podría visualizar al tumor como una masa de gusanos malignos, y a las defensas del cuerpo como dragones que escupen fuego contra los gusanos, matándolos poco a poco.En esta metáfora, la quimioterapia y la radioterapia podrían convertirse en pedernal, necesario según las leyendas para que los dragones puedan escupir fuego.

La segunda fase del tratamiento hipnótico se desarrolla mientras el paciente está recibiendo la sesión de quimioterapia. En vez de ver la televisión o charlar con sus familiares y amigos, practicará la autohipnosis y evocará la metáfora creada anteriormente, y siguiendo con nuestro ejemplo, visualizará durante el tiempo que dure la quimioterapia cómo los dragones van quemando poco a poco la masa de gusanos.

En caso de que esta actividad resulte demasiado cansada, se podrán hacer pausas, en las cuales se acudirá a las técnicas de relajación.

Cada persona debe encontrar su propia visualización, tratando de buscar una metáfora que le resulte emocionalmente poderosa. Una persona con amplios conocimientos anatómicos podría incluso intentar visualizar lo que realmente está ocurriendo dentro de su cuerpo.

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #7: Acudir a sesiones de acupuntura. La acupuntura consiste en el empleo de agujas que se colocan en el cuerpo para estimular o dirigir los meridianos (canales) de flujo de energía. No se ha demostrado que la acupuntura tenga ningún efecto anticanceroso; sin embargo, es un tratamiento eficaz para aliviar y disminuir las náuseas y otros efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia.

Remedio para el cáncer de pulmón o pulmonar #7: Utilizar la curación espiritual o Reiki Desde el punto de vista de la curación espiritual, el cáncer representa un colapso general de las energías del cuerpo. En primer lugar, el paciente deberá buscar el origen emocional o kármico de este colapso, y tratar de solucionarlo o aprender de ello. Lo más adecuado sería poder acudir a la consulta de un sanador cualificado que proporcionase tratamiento de apoyo a la terapia convencional, pero en caso de resultar imposible, hay algunos ejercicios de Reiki que el paciente puede realizar por sí mismo.

Quizás te interese conocer una dieta anticáncer

Debido a la gravedad de la enfermedad, cada día se habrán de emplear al menos dos horas enteras en la autocuración. Se empezará utilizando técnicas de relajación para conseguir serenar la mente y poder concentrarse en el plano astral. A continuación, se analizará el funcionamiento de cada uno de los siete chakras mayores del cuerpo: la corona, la frente, la garganta, el corazón, el plexo solar, el sacro y la base.

Para ello, se concentrará toda la atención en el punto en que se encuentra el chakra concreto, y se intentará sentir cómo la energía fluye libremente a través de él. Si no es así, puede ocurrir que el chakra esté bloqueado o defectuoso: para repararlo, se usarán técnicas de meditación y se emplearán cristales energéticos y aceites esenciales como ayuda.

Conoce: Remedios para limpiar y fortalecer los pulmones

Cuando todos los chakras estén funcionando a la perfección, el paciente se pondrá de pie y visualizará cómo con la energía de sus manos va limpiando su aura, arrojando lejos de él todas las energías negativas. Para terminar, se volverá al estado de meditación y se intentará sentir cómo a través de las palmas de las manos se absorbe energía universal que ayuda a la curación.

La curación espiritual es un arte intuitivo, de modo que el propio paciente deberá ir desarrollando los rituales, imágenes y metáforas que mejor le ayuden a sentir la energía, fluyendo libremente y sin trabas por su cuerpo y por su espíritu.

 

Recomendaciones

Recomendaciones preventivas generales

No fumar Al dejar de fumar, el riesgo de cáncer pulmonar se reduce a la mitad en 10 años.

Evitar el asbesto Use un equipo para examinar su casa en busca de asbesto o contrate a un profesional. Asegúrese de que su casa esté segura

Descubre cuáles vitaminas y minerales combaten el cáncer

Realizar revisiones anuales en personas fumadoras Detectar el tumor a tiempo aumenta el índice de sobrevivencia.  Sin embargo, no siempre es posible, ya que los síntomas no son claros o se confunden con otras enfermedades y no se acude al médico. Por eso en algunos países se recomienda a las personas que han fumado durante los últimos 15 años que se hagan pruebas anuales para identificar posibles tumores..

Recomendaciones nutricionales

Consumir manzana y cebollas El riesgo de cáncer pulmonar es menor entre fumadores y no fumadores que comen cinco porciones de verduras y frutas al día, incluidas manzanas y cebollas, ricas en flavonoides que combaten el cáncer.

Consumir tomate Las investigaciones indican que los tomates (principalmente cocidos) protegen contra el cáncer pulmonar.

Ingenrir alimentos ricos en vitamina C, ya que, según estudios, previene el cáncer

Ingerir carotenoides Un gran consumo de compuestos carotenoides (en duraznos, melones, mangos y verduras de hoja oscura) reduce el riesgo de cáncer pulmonar. Sin embargo, evite dosis altas de complementos de betacaroteno. Los estudios reportaron un aumento de casos de cáncer pulmonar entre fumadores que tomaron altas dosis de complementos de betacaroteno

Consumir suplementos nutricionales  Se puede recomendar algunos de los siguientes suplementos nutricionales para reforzar el sistema inmunitario del paciente y ayudarle a luchar contra el tumor:

• Vitaminas y minerales. Las vitaminas son especialmente beneficiosas en los pacientes con cáncer e incluyen las vitaminas del complejo B, especialmente la Bg, y las vitaminas C, D, E y K. Los minerales más importantes son calcio, cromo, cobre, yodo, molibdeno, germanio, selenio, telurio y cinc.

Muchas de estas vitaminas y minerales son potentes antioxidantes o cofactores de las enzimas antioxidantes.

En el caso particular del selenio, éste ayuda a prevenir el cáncer si se toma a largo plazo. En un estudio, la gente que tomó de 55 a 200 mcg del mineral al día tuvo 46% menos riesgo de cáncer pulmonar

Sin embargo, los pacientes no deben tomar megadosis de estos suplementos sin consultar primero con su médico. Las dosis altas pueden producir efectos adversos o tóxicos importantes, especialmente en el caso de los minerales.

Otros suplementos nutricionales que pueden ayudar a luchar contra el cáncer y reforzar el organismo son los ácidos grasos esenciales (pescado o aceite de semilla de lino), flavonoides, enzimas pancreáticas (para ayudar a digerir los alimentos), hormonas como la dehidroepiandros-terona, la melatonina y los fitoestrógenos.

 

Conozca también

Alimentos buenos y malos para los pulmones

La enfermedad del legionario o legionella y sus remedios

Remedios para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Aeroterapia y sus beneficios

Remedios para la pleuresía

Remedios para el cáncer de huesos u oseo

Remedios para el cáncer de piel

El cáncer: Conozca sus síntomas y cómo prevenirlo

Remedios preventivos para el cáncer

Remedios naturales para el enfisema

Remedios para la tos

Remedios naturales para la bronquitis

Remedios para el cáncer de colon o colorrectal

¿Cómo desintoxicar el organismo?

remedios

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*