Conoce

Remedios con hepar sulphuris (homeopático)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

Hepar sulphuris es un remedio homeopático creado por Samuel Hahnemann, el padre de la homeopatía. Hahnemann combinó la capa interna de las valvas de las ostras (Calcium carbónica) con flores de Sulphur y las hizo arder para crear Hepar sulphuris calcareum. También se conoce como sulfuro de calcio o sulfuro de calcio de Hahnemann.

El sulfuro de calcio se utilizó como tratamiento para la intoxicación por mercurio, la gota, el picor, el reumatismo, el bocio y la tuberculosis. Actualmente se usa en medicina veterinaria y en la fabricación de fármacos, pintura luminosa y productos para la caída del cabello.

Aunque Hepar sulphuris tiene las propiedades químicas de los remedios Calcium carbónica y azufre, las acciones son diferentes.

Propiedades curativas

Los homeópatas prescriben Hepar sulphuris para resfriados, tos, faringitis, laringitis, abscesos, dolor de oídos, inflamación de cortes y heridas, asma, artrosis, enfisema, herpes, estreñimiento, conjuntivitis, infecciones por Candida albicans, sífilis, sinusitis e infecciones de la piel.

Las principales indicaciones de Hepar sulphuris son las que se describen a continuación. El paciente es globalmente sensible al dolor, al tacto y al frío. Los dolores son agudos, como si una astilla o un trozo de cristal hubiera entrado en la piel. Una faringitis puede sentirse como si hubiera una espina de pescado clavada, y el dolor aumenta al tragar. La menor presión causa un dolor tan intenso que el paciente puede llegar a marearse.

El enfermo no puede tolerar el frío, y cualquier exposición a él le produce escalofríos. Si una mano o un pie sale por debajo del cobertor de la cama, empieza a temblar. Cualquier ejercicio ligero le hace sudar, un sudor frío y profuso que tiene un olor amargo y ofensivo.

Las secreciones corporales son amarillas y espesas, y también huelen mal. Si existe tos, es seca, con sonido de mucosidades en el pecho.

Los pacientes que necesitan Hepar sulphuris son personas delicadas e hipersensibles que tienden a ser escuálidas de constitución y a tener los ganglios aumentados de tamaño. Son personas lentas, con músculos flácidos y a menudo tienen el cabello claro. Se resfrían con facilidad, no les gusta el frío, tienen ansia por los alimentos agrios como el vinagre y no les gustan las grasas.

Mentalmente son irritables, impulsivos y se enfadan con facilidad; son obstinados, ansiosos, temerosos, impacientes, tristes y depresivos. Es muy difícil convivir con ellos. Nada les complace y les disgusta la compañía. A menudo, el deseo de ser violentos está presente. Tienen mala memoria. Este tipo de paciente suele vivir de forma apresurada (bebe y come deprisa y también habla rápidamente).

Los síntomas que requieren Hepar sulphuris suelen surgir de la exposición al aire seco y frío, la supresión de la transpiración y las erupciones cutáneas. Los pacientes típicos sufren una falta de calor interno, de forma que todos los síntomas empeoran con la exposición a situaciones frías: aire frío, tiempo frío y viento frío.

El aire fresco, estar acostado sobre el lado doloroso, cualquier presión o tacto o estar destapado puede agravar los síntomas. El calor tiende a mejorar los síntomas. Estos pacientes buscan calor, y a menudo se tapan con varias mantas en la cama o llevan varias capas de ropa.

Remedios populares

La acción de Hepar sulphuris previene la formación de pus y acelera la curación de los abscesos.

De hecho, es uno de los mejores remedios para los abscesos, aunque sólo es útil si el absceso está abierto. El absceso que necesita Hepar sulphuris está inflamado y es doloroso, con dolores parecidos a pinchazos.

Los resfriados que requieren Hepar sulphuris suelen deberse a la exposición al tiempo frío y seco. Un viento frío causa estornudos y secreción nasal. Al principio, el moco es acuoso y después se vuelve espeso y amarillento, con un olor desagradable. La nariz está inflamada, enrojecida y es dolorosa; el sentido del olfato puede haberse perdido. Más tarde, aparecen una voz ronca, faringitis y tos. El paciente también puede presentar estreñimiento.

La tos que requiere Hepar sulphuris es seca y metálica, con mucosidad espesa y amarillenta. El pecho duele por la tos. Esta tos empeora por la tarde, y el paciente puede estar tosiendo hasta medianoche y a veces toda la noche. La tos hace que se congestione.

Hepar sulphuris puede usarse en el tratamiento de la laringitis cuando hay síntomas de tos. La tos de la laringitis suele empeorar por la mañana, y el paciente puede tener dificultades para expulsar la mucosidad.

La faringitis se acompaña de un dolor agudo e inflamación de las amígdalas. Puede sentir como si tuviera una espina de pescado clavada en la garganta. Este cuadro empeora con la tos o al tomar bebidas frías.

La fiebre es alta y a menudo se acompaña de escalofríos; puede existir un sudor frío y amargo, aunque no supone ningún alivio para el paciente. Si existe diarrea, se acompaña de una sensación de borborigmos en el abdomen. Puede haber dolor de oídos, que es agudo y se puede acompañar de supuración. La rotura de tímpano puede dar lugar a una secreción sanguinolenta.

La irritación ocular también puede ser una indicación para este remedio. Los ojos están rojos e inflamados y pueden tener una secreción.

El dolor de muelas se acompaña de encías sangrantes y abscesos en la boca. Los cortes y las heridas que tardan en curar pueden tratarse con Hepar sulphuris. Los tejidos alrededor de la herida están inflamados, y el dolor es punzante.

El dolor en los dedos, las caderas y los hombros está causado por la exposición al frío.
Hepar sulphuris tiene un efecto positivo sobre muchos problemas cutáneos, como eccema, forúnculos y herpes. El eccema suele ser costroso y generalmente aparece en los pliegues de las articulaciones. Pueden existir erupciones húmedas, secas, pruriginosas y con pus. Los forúnculos están rojos e inflamados.

Este remedio se indica a menudo en los problemas hepáticos. Entre los síntomas se encuentra dolor en el lado derecho y un malestar que se agrava por la presión en la zona, las hemorroides y el estreñimiento. Una sensación de quemazón en la vejiga o una necesidad urgente de orinar son otros síntomas. El flujo de orina puede ser un chorro lento o un goteo.

El caparazón de ostra convertido en polvo fino se mezcla con flores de azufre y se calienta en un envase aislado del aire. El polvo blanco resultante es ácido clorhídrico caliente y se mezcla con azúcar y leche.

Hepar sulphuris está disponible en las tiendas de alimentos naturales y en las farmacias, con diversas potencias, en forma de tinturas, comprimidos y granulos.

Precauciones

Si los síntomas no mejoran después del período de tiempo recomendado, se puede consultar con el naturópata o el médico. No se debe superar la dosis recomendada.

No produce efectos secundarios, pero puede dar lugar a agravamientos individuales.

Cuando se toma cualquier remedio homeopático, no se pueden ingerir productos con menta, café o alcohol. Éstos pueden hacer que el remedio sea ineficaz.

 

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*