Conoce

Adelgaza con ajo en tres dias

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El ajo, perteneciente a la familia de las Liliaceae, es originario de Asia central, posiblemente de Kirguisia, pero se cultiva desde antiguo en la cuenca mediterránea y actualmente en las zonas templadas de todo el mundo.

Es una planta herbácea vivaz, debido a su bulbo o cabeza, compuesto por una decena de dientes envueltos en una membrana blanca y sedosa, dispuestos cir-cularmente alrededor del tallo radicular.

El tallo tiene unos 40 cm de altura y es cilindrico planas y acanaladas por el envés.

Las flores son blancas o rosadas, y se agrupan en una umbela terminal, que se cierra posteriormente en una cápsula con una punta muy larga.

Contiene azúcares reducidos, fructosanos, aceite esencial (bisulfuro de alilo, trisulfuro de alilo, tetrasulfuro de aillo, bisulfuro de alilpropilo, alilvinilsulfóxido, polisulfu-ros alquílicos y sulfuro de divinilo), mono, di,tri y poli-sulfuros (aliína o sulfóxido de alilcisteína), trisulfuro de metilalilo, cicloaliínas, metilaliínas, garlicina y alisina, y vitaminas A, B y C.

La aliína es un aminoácido sulfurado sin olor, que en contacto con el aire por oxidación y por la enzima aliinasa se transforma en alicina, la responsable de su olor característico.

 

Propiedades del ajo

Muchos pueblos de la antigüedad emplearon el ajo durante miles de años, como alimento y como medicina. Uno de sus usos más famosos fue durante la Edad Media, cuando se consideraba muy eficaz contra la peste.

En 1858 Louis Pasteur estudió formalmente las propiedades antibióticas del ajo. El Dr. Albert Schweitzer empleó la planta para tratar eficazmente el cólera, el tifus y la disentería en África en la década de 1950. Antes de que se pudiera disponer de antibióticos, se empleó como tratamiento para las heridas durante las dos guerras mundiales.

En la actualidad, se ha podido constantar que el ajo es, en sí, un remedio natural para una gran cantidad de enfermedades que van desde aterosclerosis, derrame cerebral, cáncer, trastornos inmunitarios, envejecimiento cerebral, artritis y hasta cataratas; tal vez debido a que está repleto de vitaminas, minerales y otros poderosos antioxidantes.

Muchas personas no gustan del ajo debido a su olor, pero lo cierto es que el ajo funciona precisamente porque «apesta»: su explosivo aroma procede de su ingrediente más activo, la altana, que se transforma en diversos compuestos organosulfurados, los cuales reducen en gran medida la oxidación, la inflamación y otros procesos de destrucción celular subyacentes en cada una de las «principales enfermedades crónicas» enumeradas por los investigadores.

Quizá te interese conocer Cómo usar el ajo para bajar el colesterol y los triglicéridos

 

Utilización general del ajo

El ajo puede emplearse en el tratamiento de diversas infecciones micóticas, víricas y bacterianas. Se ha demostrado que es eficaz frente al estafilococo, el estreptococo, la Echerichia coli, la Salmonella, el germen causal del cólera, el Helicobacter pylori, la Candida albicans y otros microorganismos.

El ajo también ayuda a prevenir la enfermedad coronaria y los accidentes vasculares cerebrales. Estudios actuales demuestran que puede mejorar la función inmunitaria y ayudar en la prevención del cáncer. Para que sea beneficioso en trastornos crónicos, el ajo debe emplearse cada día durante un largo período

Si desea perder peso, el ajo puede convertirse, también, en un buen aliado, pero ahora la pregunta es ¿Cómo?

 

Ajo para adelgazar

Ajo para adelgazar #1: Pelar un diente crudo y partirlo en varios pedazos.  Tragarlo con un vaso de agua como si fuera un medicamento (Es decir, sin masticarlo) en ayunas. Este receta tiene la virtud añadida que te puede ayudar a combatir el colesterol y la presión arterial alta.

Ajo para adelgazar #2: Hervir 3 tazas de agua y, al llegar al punto de ebullición, verter 3 dientes de ajos previamente pelados y picados y 1 cucharada de canela en polvo.  Dejar que se refresque y tomar a lo largo de día.

Ajo para adelgazar #3:  Verter 1 diente de ajo crudo y picado en una taza de agua que esté hirviendo  Tapar y dejar refrescar.  Añadir el zumo de un limón y tomar en ayunas

 

Precauciones

El ajo puede ser muy irritante para el sistema digestivo. Una ingesta excesiva (habitualmente más de 5 dientes de ajo al día) puede causar distensión, exceso de meteorismo, dolores abdominales, diarrea e incluso lesión de los glóbulos rojos.

Descubre suplementos naturales para quemar grasas

El ajo viaja a través de los pulmones y el torrente circulatorio, dando un intenso olor al aliento, la piel y la transpiración. El olor puede estar presente entre 4 y 18 horas.  Una forma de contrarrestar este olor consiste en consumir perejil.

 

Conozca también

Remedios para lograr un vientre plano

Envolturas corporales para adelgazar con alga y arcilla

Vinagre de manzana para adelgazar ¿Cómo tomarlo?

Remedios para quemar grasa abdominal

Remedios para acelerar el metabolismo

remedios adelgazar

 


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*