Conoce

Cúrcuma contra el cáncer

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

 


El poder antioxidante de la cúrcuma ha captado la atención de la investigación médica en Estados Unidos y, en general, en todo el mundo por su capacidad probada para combatir el cáncer.

He aquí algunos de los resultados obtenidos en los estudios sobre los efectos de la curcumina en el cáncer.

Cáncer de mama. Algunos de los resultados más destacables de la curcumina se han conseguido con el cáncer de mama, y se muestra prometedora frente a las formas de la enfermedad más resistentes a los medicamentos.

En un estudio se observó que la combinación de la curcumina con paclitaxel, un fármaco de uso habitual en quimioterapia, no solo aumentaba los efectos del medicamento, sino que también disminuía los efectos secundarios —lo cual hacía el tratamiento más tolerable para las pacientes—.

En otro estudio publicado en la revista Menopause, los investigadores descubrieron que la curcumina disminuía el riesgo de cáncer de mama en mujeres que recibían un tratamiento de terapia de sustitución hormonal (TSH), un probado factor de riesgo de la enfermedad.

Cáncer de colon. Numerosos estudios en animales han revelado que la curcumina puede contribuir a prevenir y retrasar el desarrollo del cáncer de colon y los estudios en humanos están comenzando a arrojar los mismos resultados. En un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), se observó que la curcumina prevenía la formación de pólipos (crecimientos anormales de tejido que se forman en la membrana mucosa del intestino grueso) en personas afectadas de poliposis adenomatosa familiar (PAF), una enfermedad hereditaria que puede derivar en cáncer de colon.

En otro estudio, se detectó una reducción del número y tamaño de los pólipos en pacientes de PAF que tomaron 480 mg de curcumina y 20 mg de quercetina (el fitoquímico activo de las cebollas).

Cáncer cervical. Se ha descubierto que la curcumina es capaz de destruir el virus del papiloma humano, la principal causa del cáncer cervical. También se ha observado que combate las modificaciones celulares precancerosas que suelen preceder a la enfermedad.

Cáncer de pulmón. Diversos estudios en animales han puesto en evidencia que la curcumina podría ejercer un efecto protector frente al cáncer de pulmón inducido por el tabaco. En un estudio se pidió aló fumadores que tomaran 1.500 mg de curcumina al día.

Al cabo de 30 días, las muestras de orina mostraron que habían excretado una cantidad significativamente mayor de toxinas relacionadas con el tabaco que otros seis participantes en el estudio, también fumadores, que no fueron tratados con este compuesto.

Cáncer de páncreas. Se ha observado, tanto en estudios en animales como en humanos, que la curcumina es una sustancia prometedora en la lucha contra el cáncer de páncreas, un tipo de cáncer particularmente mortífero que no suele responder bien al tratamiento de quimioterapia.

Se ha descubierto que la administración de curcumina en combinación con gemcitabina, un medicamento de quimioterapia, potencia la acción de este fármaco en animales de laboratorio.

En otro estudio, 34 pacientes con cáncer de páncreas avanzado —generalmente letal en el transcurso de un año— tomaron dosis elevadas de curcumina diariamente y la especia logró ra-lentizar la progresión normal de la enfermedad en un 64 por ciento de los enfermos.

Cáncer de próstata. En un estudio publicado en la revista Cáncer Research realizado con ratones a los que se había inducido cáncer de próstata, los investigadores dividieron a los animales en cuatro grupos que recibieron diferentes tratamientos.

 

El primer grupo tomó curcumina, el segundo grupo, un medicamento de quimioterapia, el tercer grupo fue tratado con radiación y el cuarto grupo no recibió ningún tratamiento. Pues bien, de las cuatro alternativas la curcumina resultó ser la más eficaz en controlar el avance de la enfermedad.

En otro estudio, unos investigadores de la Universidad de Rutgers observaron que la combinación de curcumina e isotiocianato (un compuesto anticancerígeno presente en las verduras cruciferas, tales como la coliflor, el repollo o col y la col rizada) conseguía revertir el crecimiento de los tumores prostáticos en ratones.

Cáncer de piel. En nuestros laboratorios del MD Anderson Cáncer Center llevamos a cabo un estudio con ratones a los que se había inducido melanoma previamente. Una mitad fue tratada mediante la adición de curcumina en la comida y a la otra mitad le aplicamos una pasta de curcumina en las lesiones cancerosas. En ambos casos esta sustancia frenó el avance de la enfermedad en la mayoría de los animales.

En otro experimento probamos la curcumina en células de melanoma cultivadas en laboratorio con la intención de ver si era capaz de impedir la supervivencia y reproducción de estas células, y observamos que cuanta más curcumina añadíamos al melanoma, más células cancerosas morían.

Quizá te interse conocer cuáles vitaminas y minerales combaten el cáncer

Además, se ha constatado que los índices de cáncer son menores en los países con mayor consumo diario de cúrcuma.

En mi opinión, no es una coincidencia que los niveles de los tipos de cáncer más habituales (pulmón, mama, colon y próstata) sean diez veces menores en la India —un país amante de la cúrcuma— que en Estados Unidos.

 

Conozca también

Cúrcuma para combatir el Parkinson y el Alzheimer

Zumos para el cáncer

Mascarillas con cúrcuma para aclarar la piel

Cúrcuma para la artritis reumatoide


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*