Conoce

Remedios para la neuropatía periférica

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


La neuropatía periférica, llamada también neuritis periférica. no suele considerarse una enfermedad en sí misma sino, más bien, un síntoma de otras enfermedades o trastornos o el resultado de una lesión producida por la introducción de sustancias tóxicas.

Es mucho más frecuente en pacientes de edad avanzada, puesto que la mayoría tiene al menos 65 años.

Los síntomas de neuropatía periférica dependen del tipo de fibra nerviosa afectada. La lesión de las fibras nerviosas sensoriales produce generalmente diversas sensaciones, mientras que la afección de las fibras nerviosas motoras suele dar como resultado una debilidad del tejido muscular de la zona afectada.

Es un trastorno que suele desarrollarse muy gradualmente, en general a lo largo de meses o incluso años. Es habitual una sensación de hormigueo en los pies como primer signo que se percibe, aunque en ocasiones hay un entumecimiento de la zona. Generalmente esta sensación evoluciona hacia la parte inferior de las piernas, los dedos de las manos, las manos, los brazos e incluso el tronco en casos graves.

A medida que la situación empeora, esta sensación de hormigueo se hace más intensa y aparecen crisis de dolor agudo parecidas a descargas eléctricas. Estas sensaciones pueden empezar en los dedos de los pies y evolucionar hacia otras áreas afectadas.

Los síntomas generales suelen ser un aumento de la debilidad muscular, mala coordinación, entumecimiento y pérdida de la sensibilidad. incontinencia urinaria, diarrea, estreñimiento, impotencia e hipotensión postural (descenso brusco de la presión sanguínea cuando una persona se pone de pie) que produce vértigos o caídas peligrosas son otros posibles efectos negativos.

Los nervios periféricos son largos y delicados y pueden lesionarse por diversas causas. Diabetes, alcoholismo, enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoide y el lupus, y exposición a sustandas tóxicas pueden causar neuropatía periférica.

La enfermedad crónica hepática y renal, desequilibrios de la glándula tiroides, infecciones bacterianas o virales y cáncer también pueden producir este trastorno. Muchos de los medicamentos anticancerígenos más agresivos que se emplean y algunas deficiencias vitamínicas pueden ocasionar también neuropatía periférica.

Las acciones mecánicas repetidas que presionan sobre un nervio, como la muñeca en el síndrome del túnel carpiano, o incluso anomalías hereditarias también pueden originar el trastorno. Sin embargo, en muchos casos, no existe una única causa de la alteración.

El síndrome de Guillain-Barré, también llamado polineuritis aguda o parálisis ascendente, es una forma de neuropatía periférica que se desarrolla de manera diferente. Es una forma rara y grave que se cree debida a una reacción autoinmunitaria a una infección. Su principal diferencia con los otros tipos de neuropatía periférica es la rapidez vertiginosa de su inicio.

La neuropatía periférica puede estar causada por diversos factores, por lo que su evolución depende del motivo de la lesión nerviosa. Algunos, como las deficiencias vitamínicas o metabólicas, pueden curarse si se detectan a tiempo; otras causas pueden no ser reversibles. Por ello es muy importante el diagnóstico precoz.

El neurólogo (médico especializado en el sistema nervioso) puede diagnosticar la alteración, intentar determinar la causa y valorar la extensión del daño. Hay que explorar la sensación de dolor, la percepción de la temperatura y el tacto en diversas partes del cuerpo para estudiar la capacidad de la persona para responder a los estímulos. Si se encuentran zonas de hipersensibilidad o de pérdida de sensación, se señalan los límites de estas sensaciones para pruebas posteriores.

Se puede realizar un electromiograma, que mide la actividad eléctrica de los músculos, como una herramienta en el proceso diagnóstico. Otras pruebas habituales son radiografías, análisis de sangre y biopsia muscular, con el fin de determinar la causa de la neuropatía periférica. Por ejempl0; el análisis de sangre puede mostrar un aumento del azúcar sanguíneo indicativo de una diabetes, o una elevación de las pruebas funcionales hepáticas o de las cifras de hormonas tiroideas, que pueden hacer sospechar una enfermedad hepática o tiroidea.

Es importante observar que los remedios caseros y naturales se consideran un complemento del tratamiento médico que ha sido determinado para cada caso.

 

Remedios populares

Remedio para la neuropatía periférica #1:  Verter 1 cucharada de hojas de gingko biloba en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Dejar refrescar y colar.  Tomar 2 tazas al día.

Remedio para la neuropatía periférica #2:  Hervir por 5 minutos una taza de agua y luego verter 1 cucharadita de hojas de hierba de San Juan o hipérico.  Dejar refrescar y colar.  Tomar 1 taza al día.

Remedio para la neuropatía periférica #3:  Hervir 1 cucharada de verbena en una taza de agua por 5 minutos.  Pasado ese tiempo, tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar una taza a diario.

Remedio para la neuropatía periférica #4:  Consumir crema de avena a diario.

Remedio para la neuropatía periférica #5: Verter 1 cucharada de gotu kola o centella asiática en una taza de agua que esté hirviendo.  Cubrir y dejar refrescar.  Colar y tomar 1 taza todos los días.

Lea también: Remedios para la neuritis

Remedio para la neuropatía periférica #6: Tomar una infusión de hojas de cardo mariano a dario con el fin de lograr una desintoxicación que permita limpiar el sistema y eliminar los tóxicos que pueden producir una lesión nerviosa.

 

Recomendaciones

Tener cuidado de los pies, especialmente si el paciente es diabético. Los zapatos y los calcetines nunca deben estar muy apretados. Son preferibles los calcetines de algodón y los zapatos con un buen soporte blando. El cuidado adecuado de los pies requiere realizar baños diarios en agua tibia o fría durante 15 minutos, seguidos de la aplicación de una crema hidratante.

Quizás te interese conoer ¿Por qué ocurre el pie diabético y cuáles son sus remedios naturales?

Mantener holgada la ropa de la cama.

Mejorar la circulación y estimular la regeneración de los nervios aplicando masajes frecuentes en las zonas afectadas y andando y caminando lo máximo posible. La hidroterapia con baños de burbujas también mejora la circulación.

Reducir la ingesta de cafeína y nicotina, ya que ambas desencadenan crisis de dolor.

Disminuir el estrés lo máximo posible, tratar la depresión y/o el insomnio que suelen acompañar a la neuropatía periférica. Pueden utilizarse terapias de relajación o remedios fitoterápicos.

Consumir suplementos nutricionales que proporcionan alivio y se cree que ayudan a reparar las fibras nerviosas comol carnitina. ácido gamma linolénico, ácido alfa lipoico, magnesio, cromo, colina, inositol, vitaminas B12, niacina, tiamina. biotina y ácido fólico.

Practicar terapias de movimiento como el taichi y  el qigong para calmar los síntomas.

Acudir a sesiones de acupuntura para mejorar la salud general y ofrecer algún alivio sintomático.

Practicar meditación o yoga, ya que favorecen la relajación y el control del dolor.

 

Conozca también

Dieta para los diabéticos

Zumos para la diabetes

Remedios naturales para acelerar el proceso de cicatrización

El kéfir: Un remedio natural para muchas dolencias

Edulcorantes naturales

Remedios para la diabetes


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

3 comentarios en Remedios para la neuropatía periférica

  1. QUE BIEN , QUISIERA SI ME PUEDE DECIR COMO LO TOMA ,

  2. He probado por un mes el primero remedio con ginkgo biloba y me siento mejor.

    Mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*