Conoce

Beneficios del selenio para la salud

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


El selenio es un elemento no metálico con un peso atómico de 78,96. Suele encontrarse en la naturaleza en forma inorgánica. En los alimentos, se halla una forma orgánica de selenio: la seleniometionina.

Actualmente el selenio tiene diversas aplicaciones: desde preparaciones externas para problemas cutáneos hasta aplicaciones experimentales y teóricas en nutrición y medicina interna.

Los naturópatas utilizan los suplementos de selenio para tratar el asma, el acné, la tendinitis, los problemas de infertilidad en hombres y los trastornos posmenopáusicos en mujeres.

También se considera que el selenio es un componente importante en las dietas naturopáticas de prolongación de la vida (longevidad) debido a su papel en la reparación tisular y en el mantenimiento de la elasticidad de la piel.

 

El selenio en la dermatologia

El selenio se ha usado desde hace muchos años en champúes para la caspa y medicamentos tópicos para trastornos cutáneos, como foliculitis y tiña. Cuando el selenio se combina con azufre para formar un sulfuro, tiene propiedades antibióticas y antimicóticas.

El sulfuro de selenio se absorbe por la capa más externa de las células cutáneas (epitelio). En el interior de las células, el compuesto forma dos tipos de iones: selenio y sulfuro. Los iones selenio contrarrestan las enzimas responsables de la formación de nuevas células epiteliales, retrasando de esta forma la renovación de las células cutáneas superficiales. Como resultado de ello, se reduce el picor y la descamación de la piel asociados a la caspa y la tiña.

 

Selenio en la nutrición

Hasta hace poco, no existían recomendaciones dietéticas diarias para el selenio. Actualmente se recomienda, para los hombres entre 15 y 18 años, 50 g; entre 19 y 24 años, 70 g; entre 25 y 50 años, 70 g; a partir de los 51 años, 70 g; y en mujeres entre 15 y 18 años, 50 g; entre 19 y 24 años, 50 g; entre 25 y 50 años, 55 g; por encima de 51 años, 55 g; mujeres embarazadas, 65 g; mujeres que dan el pecho, 75 g.

Las cifras generalmente más elevadas para los hombres están relacionadas con la producción de un esperma vigoroso.

Las buenas fuentes de selenio son levadura de cerveza, germen de trigo, salvado de trigo, quelpo (un tipo de alga), marisco, nueces de Brasil, cebada y avena. Las cebollas, el ajo, las setas, y el brócoli también pueden contener cantidades elevadas de selenio si se cultivan en un terreno rico en esta sustancia.  También el huevo lo contiene.

El selenio también está presente en el agua potable en algunas partes del mundo y se puede añadir como medida preventiva. Las madres que dan el pecho deben saber que la leche materna es mucho más rica en selenio que la leche de vaca.

 

El selenio en la medicina interna

El selenio está ampliamente reconocido como una sustancia que acelera el metabolismo de los ácidos grasos y actúa junto con la vitamina E (tocoferol) como antioxidante. Los antioxidantes son sustancias orgánicas capaces de contrarrestar la lesión creada en un tejido humano por oxidación (degradación de los ácidos grasos).

Quizás te interese conocer sobre el Zinc para resfriados, fertilidad, acné y más

Las propiedades antioxidantes del selenio se han estudiado con respecto a varias enfermedades y trastornos. Además de sus propiedades antioxidantes, el selenio también parece actuar como agente antiinflamatorio en algunas enfermedades.

Enfermedades cardiovasculares. Cifras bajas de selenio se han asociado a un riesgo elevado de ataque cardíaco y accidente vascular cerebral. Se cree que las propiedades antioxidantes del selenio ayudan a prevenir la aterosclerosis (estrechamiento y endurecimiento de las arterias) al disminuir la formación de depósitos grasos en las arterias.

Esto se debe a la mejoría de la inflamación de la pared arterial y a la unión con los radicales libres que dañan los tejidos que cubren las arterias. Algunos estudios indican que el selenio reduce los síntomas de la angina de pecho.

Cataratas. Las cataratas contienen sólo una sexta parte del selenio que existe en un cristalino normal. El cristalino sano necesita cifras adecuadas de tres enzimas antioxidantes: superóxido dismutasa, catalasa y glutatión peroxidasa. La glutatión peroxidasa del ojo humano depende del selenio, lo que sugiere que una deficiencia de selenio acelera la progresión de las cataratas.

Cáncer. Las cifras bajas de selenio en la dieta se han asociado a un aumento de la incidencia de cáncer. Los cánceres del sistema respiratorio y del tracto gastrointestinal parecen ser especialmente sensibles a la cifra de selenio en el cuerpo. En un estudio reciente en pacientes con historia de cáncer de piel que recibieron 200 g de selenio al día, los resultados indicaron una menor incidencia de cáncer rectal, de próstata y de pulmón además de una menor tasa de mortalidad por cualquier tipo
de cáncer.

Además, la displasia cervical en las mujeres se asocia a niveles bajos de selenio en su dieta. En estudios animales, tan sólo entre una y cuatro partes por millón de selenio añadido al agua o a los alimentos se asocia a una menor incidencia de cáncer. Sin embargo, todavía no se conoce exactamente cómo protege el selenio contra el cáncer. Algunos investigadores creen que puede evitar las mutaciones o disminuir la tasa de división celular.

Periodontitis. El selenio parece acelerar la curación del frágil tejido gingival con una acción opuesta a los radicales libres, que son extremadamente dañinos.

Quizá te interese conocer El selenio para retrasar el envejecimiento celular

Artritis reumatoide. El selenio puede ser útil para tratar varias enfermedades autoinmunitarias, especialmente el lupus y la artritis reumatoide. Se ha descubierto que los pacientes que presentan artritis reumatoide tienen cifras bajas de selenio.

El selenio es necesario para la producción de la enzima glutatión peroxidasa, que reduce la producción de sustancias inflamatorias en el organismo (prostaglandinas y leucotrienos) además de oponerse a los radicales libres. Aunque el suplemento de selenio por sí mismo no ha demostrado mejorar la artritis reumatoide, si se toma junto con vitamina E, parece tener un resultado francamente positivo.

 

Preparaciones

El selenio está disponible en preparaciones tópicas y como suplemento dietético.

Preparaciones externas El sulfuro de selenio para el tratamiento de la caspa se encuentra en preparaciones que se dispensan sin receta para el cuero cabelludo o champúes que contienen entre 1 y 2,5% del producto. Una solución tópica de sulfuro de selenio al 2,5% se puede emplear para la tina versicolor.

Suplementos dietéticos El selenio está ampliamente extendido en los suplementos dietéticos de vitaminas y minerales y en las fórmulas antioxidantes nutricionales. Aunque la dieta media aporta suficiente selenio, algunos naturópatas recomiendan suplementos diarios

 

Conozca también

Síntomas de deficiencia de zinc

Remedios con vitamina E para el cabello, piel y más

Calcio ¿Cuánto es suficiente?

Remedios para la falta de vitamina E

Zumos con vitamina A (betacaroteno)

Beneficios del fósforo para la memoria, huesos y más

Efectos secundarios de tomar suplementos de hierro

recetas saludables

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*