Conoce

Dieta para la arteriosclerosis

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

La arteroesclerosis comienza cuando franjas de colesterol se adhieren al interior de las arterias. A medida que la sangre fluye a mayor presión a través de los canales que se han estrechado, las plaquetas (partículas de la sangre que ayudan a la coagulación), los lípidos (grasas) adicionales y los desechos celulares se amontonan sobre las placas de grasa.

Como se obstaculiza la circulación, los depósitos de calcio pueden endurecerse sobre las placas y causar “endurecimiento de las arterias”, o una porción de la placa puede desprenderse para formar un coágulo sanguíneo que obstruye aún más el flujo de sangre y que puede provocar una apoplejía (derrame cerebral) o un infarto cardiaco (ataque al corazón).

Una historia familiar de enfermedades cardiacas también puede aumentar la probabilidad de desarrollar ateroesclerosis.

La hipertensión (presión alta de la sangre), la incapacidad para metabolizar eficientemente el azúcar, los carbohidratos procesados o las grasas, y la hipercolesterolemia familiar (colesterol anormalmente elevado) pueden tener origen genético.

La inactividad física, el fumar, las reacciones causadas por el estrés sin alivio, los niveles de colesterol elevados, los excesos o deficiencias alimenticias y la obesidad son factores de riesgo que pueden modificarse para reducir la probabilidad de desarrollar arteriosclerosis  y, en muchos casos, hasta limpiar arterias parcialmente obstruidas. 

.

Dieta para la arteriosclerosis

La asociación estadounidense American Heart Association recomienda limitar las grasas de la dieta a un 30 por ciento de calorías al día, y de ellas no más de un tercio derivado de las grasas saturadas que se encuentran en las carnes y los productos lácteos; el resto debe provenir de grasas vegetales poliinsaturadas y monoinsaturadas. Deben evitarse los aceites de palma (que son los más altamente saturados entre las grasas naturales).

Se recomiendan los aceites exprimidos en frío (la extracción al calor altera su estructura química); hidrogenar los aceites para obtener manteca (shortening) sólida o margarina produce un tipo de grasa que puede ser más dañina que la grasa saturada naturalmente.

Los aceites poliinsaturados (como el de alazor) contienen ácido linoleico, que es esencial para que el organismo pueda utilizar la grasa; el aceite de oliva o de cañola monoinsaturada mejora  la proporción de colesterol bueno o HDL frente al colesterol malo o LDL, el cual obstruye las arterias.

Según se publicó en Atherosclerosis (febrero de 1990), los investigadores ahora especulan que el bajo nivel de infartos de los esquimales tal vez se deba tanto a la alta proporción (58 por ciento) de monoinsaturados que hay en las ballenas y otros animales marinos, como a los ácidos grasos omega-3, saludables para el corazón, que se encuentran en el bacalao y el arenque que comen en sus dietas altas en grasas.

Quizá te interese conocer vitaminas y minerales para la arteriosclerosis

Con nueve calorías por gramo de grasa, el límite diario establecido de grasa de una dieta de 2.000 calorías equivale a 60 gramos —una cucharada de aceite vegetal contiene 14 gramos de grasa, aproximadamente 120 calorías. Aprovechando la vasta gama de productos sin grasa y colesterol, y horneando, asando, cocinando en el microondas o hirviendo alimentos naturales, una dieta baja en grasa no conlleva privación alguna.

El bróculi, las coles (repollitos) de Bruselas, el melón cantalupo, la zanahoria, la calabaza pumpkin, la batata (boniato, camote, papa dulce sweet potato) y la espinaca, se consideran especialmente buenos en proveer los nutrientes necesarios para la salud arterial.

Todos los jugos de vegetales y frutas frescas —hasta dos vasos diarios de cualquier combinación de remolacha (betabel, beet), zanahoria, apio, cítricos, perejil y espinaca— resultan beneficiosos. El alcohol que no se utiliza para energía inmediata se transforma en grasa saturada, igual que las cantidades excesivas de azúcar y de carbohidratos procesados, por lo que estas sustancias deben limitarse.

Como sustitutos de las bebidas que contienen cafeína, la cual puede contribuir a la arteriosclerosis, los expertos en hierbas sugieren infusiones de pimienta de Cayena (Cayenne pepper), oreja de ratón (pamplina, chickweed), consuelda (comfrey), trébol rojo (red clover), escaramujo (rose hip) y salvia {sage).

.

Recomendaciones

Realizar ejercicios (30 minutos de caminata firme o su equivalente aeróbico tres veces por semana), ya que fortalecen el corazón, mejoran la circulación y contribuyen a consumir las hormonas adrenales que produce el estrés.

Practicar técnicas de relajación La ansiedad, la cólera y otros tipos de estrés utilizan nutrientes que se necesitan para metabolizar las grasas, y cuando no se alivian, liberan hormonas que pueden crear pequeñas lesiones en las paredes de las arterias y hacerlas más susceptibles a las placas arteriales.  De allí, que las técnicas de relajación sean particularmente útiles para dominar estas emociones negativas.

.

Conozca también

Remedios para limpiar la sangre

Pros y contras de la terapia de quelación

Jugos para fortalecer el corazón y las venas

Dieta para bajar el colesterol malo

Remedios colesterol


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*