Conoce

Aceites esenciales para piel, cabello y más

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Los aceites esenciales trabajan sobre el cuerpo en varios niveles diferentes. El más obvio es el de estimular el poderoso pero poco entendido sentido del olfato.

En años recientes, la investigación médica ha descubierto que los olores que percibimos tienen un impacto significante en cómo nos sentimos tanto así que una vida sin fragancias suele llevar a una alta incidencia de problemas psiquiátricos tales como ansiedad y depresión.

Y aunque la mayoría de las personas deprimidas o estresadas pueden oler perfectamente bien, se cree que sus estados emocionales también están afectados por los olores que están o no están percibiendo.

 

Aceites esenciales y su uso interno

Investigaciones científicas confirman la noción de que percibir olores particulares tiene un efecto directo en la actividad del cerebro. Sabemos a través de estudios de ondas de frecuencia del cerebro que oler lavanda (espliego, alhucema) aumenta la onda alfa en la parte posterior de la cabeza, lo cual está asociado con el relajamiento. Un olor tal como el de jazmín aumenta las ondas beta en la parte frontal de la cabeza, lo cual está asociado con un estado más alerta.

Ya que la mayoría de la gente puede detectar muchos olores diferentes, los usos terapéuticos potenciales de los aceites esenciales parecen ser interminables. Se dice que el inhalar aceites esenciales puede beneficiar condiciones vinculadas a tensión nerviosa, entre ellas dolores de cabeza, insomnio y ansiedad. Las inhalaciones se usan también para tratar molestias respiratorias tales como resfriados (catarros), alergias y bronquitis.

 

Aceites esenciales y su uso externo

Los aceites esenciales son también efectivos cuando se usan tópicamente, como medicamentos externos. A diferencia de los aceites minerales, que simplemente se quedan en la piel, los aceites esenciales están hechos de moléculas muy pequeñas que en realidad penetran el sistema sanguíneo a través de la piel.

La aplicación externa se usa para tratar una gama amplia de problemas de la piel, y las esencias son ingredientes populares en los productos del cuidado de la piel y otros cosméticos. Aceites esenciales suaves como la lavanda se pueden incluso aplicar con toda intensidad, o en forma “neat”, para tratar cortadas,-quemaduras, dolores de cabeza y otras condiciones simples de primeros auxilios.

Otro uso externo de los aceites esenciales es el masaje de aromaterapia. Cuando se los agrega a aceites tradicionales de masaje como los de almendra, oliva y sésamo (ajonjolí), los aceites esenciales realzan los beneficios del masaje, alivian el estrés, mejoran la circulación y crean un sentimiento de bienestar.

Es importante observar que la mayoría de los aceites esenciales son muy potentes y concentrados, por lo que deben diluirse con aceites base antes de aplicarse directamente sobre el organismo. Los aceites base son suaves y baratos, y los más habituales son los de jojoba, almendras,  semilla de uva, girasol y aceite de sésamo.

Los aceites esenciales deben diluirse para conseguir una solución de aceite base del 1 al 3%, lo cual significa entre una y tres gotas de aceite esencial por cada cucharada de aceite base. Para cantidades mayores, se pueden añadir entre 20 y 60 gotas por cada 100 mi de aceite base. Sólo algunos aceites esenciales pueden aplicarse directamente sobre la piel sin diluir (por ejemplo, lavanda, árbol del té, eucalipto y geranio), aunque las personas con pieles sensibles deben emplearlos con cuidado.

Descubre antiinflamatorios naturales y caseros

Es posible que aparezcan reacciones alérgicas a los aceites esenciales. Las personas que tienen la piel sensible o son alérgicas deben realizar una prueba cutánea simple cuando empleen aceites por primera vez. Para ello, se añade una gota de aceite esencial a una cucharada de aceite base y se aplica una pequeña cantidad de esta solución sobre una zona determinada de la piel, como la cara interna del brazo o detrás de la oreja. Si después de 24 horas no se ha producido ninguna irritación, el aceite esencial no es alergénico.

 

Remedios con aceite esenciales

Remedio con aceite esencial de árbol de té contra hongos en las uñas (tea tree): Aplicar una sola gota directamente sobre la uña con hongo dos veces al día.

Remedio con aceite de lavanda para las picaduras de insecto Verter 3 gotas de aceite esencial de lavanda en 1 cucharada de aceite de almendra.  Empapar una bolita de algodón con esta preparación y aplicar sobre la zona de la picadura.

Remedio con aceite esencial de menta para mejorar la concentración.   Agregar una gota a una loción facial sin aroma y aplicar la loción debajo de la nariz y detrás de las orejas.

Remedio con aceite esencial de romero para ganar energia. Aplicar unas gotas en una lámpara de aroma o en un difusor.  También se puede inhalar directamente de la botella.

Remedio con aceite esencial de geranio para la caída del cabello: Macerar en 100 ml de alcohol 100 g. de berro y 1 cucharadita de aceite esencial de geranio durante 12 horas o por toda la noche.  Pasado ese tiempo, aplicar sobre el cuero cabelludo con el fin de estimular el crecimiento del cabello.

Remedio con aceite esencial de rosa mosqueta para cicatrices: Mezclar  15 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta, 15 gotas de aceite de salvia y 1 cucharada de aceite de almendra en un frasco de vidrio. Calentar y empapar una bolita de algodón con esta mezcla en la zona afectada por la noche y retirar por la mañana con agua tibia

Remedio con aceite esencial de siempreviva para contusiones o golpes pequeños: Disolver en 1 cucharada de aceite de almendras 10 gotas de aceite esencial de la planta siempreviva,  Empapar una bolita de algodón con la preparación. Dejar puesto por la noche.

Quizá te interese conocer aceites esenciales para limpiar el sistema respiratorio

Remedio con aceite esencial de cáñamo para purificar e hidratar la piel Se hierven en un recipiente 2 tazas de agua y se agregan 15 gotas de aceite esencial de cáñamo. Para darse el baño de vapor, la persona debe sentarse con comodidad, con la cabeza cubierta con una toalla (en forma de tienda, para conservar el calor), y dejar que penetre el vapor mientras esté caliente.

 

 

Recomendaciones a la hora de la compra

¿Cómo saber si está comprando aceites esenciales auténticos o simples imitaciones sintéticas?  Los aceites esenciales, como hemos visto, brindan una serie de beneficios al organismo, pero los sintéticos no. Por ello, es importante poder diferenciarlos. A continuación, algunos recomendaciones al respecto.

Es importante observar primeramente el tipo de botella en que está envasado el aceite esencial. El genuino, por lo general, se presenta en un frasco de vidrio oscuro con una etiqueta que muestra todos los ingredientes, incluyendo el nombre botánico. Por ejemplo, si es un aceite esencial de menta debe aparecer, también, su nombre botánico Mentha piperita .

Los aceites esenciales sintéticos usualmente vienen en botellas transparentes, no muestran los ingredientes o si lo hacen, no se presenta el nombre botánico.

Otro aspecto a tomar en cuenta es el precio. Los aceites esenciales reales cuestan más, debido a que contienen la verdadera esencia concentrada de la planta mientras que las imitaciones sintéticas por ser elaboradas a base de químicos (no de la planta) resultan más económicas.

Quizá te interese conocer

 .

Precauciones

Los aceites esenciales no deben administrarse por vía rectal o vaginal, a menos que exista supervisión médica. Han de mantenerse alejados de los ojos. Si alcanzan los ojos, deben eliminarse rápidamente con agua fría. Los aceites esenciales deben emplearse con cuidado sobre la piel lesionada.

Algunos no se han estudiado completamente y pueden ser tóxicos. Los aceites que deben evitarse son árnica, almendras amargas, cálamo, canela, clavo, artemisa, salvia, gualteria y ajenjo.

Las mujeres embarazadas han de evitar además albahaca, hinojo, orégano, mirra, mejorana, anís estrellado y estragón. En general, debe evitarse cualquier aceite esencial que no haya sido probado o del que no se disponga suficiente información.

Algunos aceites esenciales pueden hacer que la piel se vuelva fotosensible o más sensible a la luz solar y favorecen las quemaduras solares. Los aceites esenciales fotosensibilizantes son bergamota, naranja, limón, lima, pomelo y raíz de angélica. Es aconsejable no usarlos antes de la exposición al sol – y a los rayos ultravioleta. Las personas que presentan problemas cutáneos relacionados con el sol no deben utilizar estos aceites.

La inhalación de estos aceites no está recomendada en las personas asmáticas. El romero, el hinojo y la salvia deben evitarse en caso de epilepsia.

Quizá te interese conocer aceites esenciales contra el insomnio y para dormir bien

Los aceites esenciales no se recomiendan en aquellas personas que toman remedios homeopáticos, ya que se cree que interfieren con su eficacia. Suelen mezclarse para aumentar sus efectos curativos, y se adaptan a las preferencias y las condiciones individuales. Los aromaterapeutas están especializados en la creación de mezclas de aceites esenciales para cada persona y situación.

 

Conozca también

Remedios para los lipomas

Remedios para el acné quístico o severo

Remedios caseros para el bulto en el paladar

Remedios para quistes sebáceos

Remedios para granos o espinillas dentro de la nariz 

remedios


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*