Conoce

Remedios para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco)

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram


Se considera que los cigarrillos son dispositivos de administración de nicotina. La nicotina, el ingrediente activo del tabaco, se inhala hacia los pulmones, donde permanece en parte.

El resto pasa a través del torrente sanguíneo, alcanza el cerebro en aproximadamente 10 segundos y después se dispersa por todo el organismo en aproximadamente 20 segundos.

Dependiendo de las circunstancias y de la cantidad consumida, la nicotina puede actuar como estimulante o tranquilizante. Esto se puede explicar por qué algunas personas refieren que fumar les proporciona energía y estimula su actividad mental, mientras que otras notan que les alivia la ansiedad y las relaja.

Este efecto inicial resulta de la estimulación por parte de la nicotina de las glándulas suprarrenales y de la liberación consecuente de adrenalina a la sangre. La adrenalina produce diversos cambios fisiológicos: estrecha temporalmente las arterias, eleva la presión arterial y los niveles de grasas en la sangre, e incrementa la frecuencia cardíaca y el flujo de sangre al corazón. Algunos investigadores creen que la adrenalina contribuye al riesgo aumentado de los fumadores de presentar una presión sanguínea elevada.

La nicotina por sí misma incrementa el riesgo de enfermedad coronaria. Sin embargo, cuando una persona fuma, está ingiriendo mucho más que nicotina. El humo del cigarrillo, la pipa o el puro está formado por muchos productos químicos tóxicos adicionales, entre ellos alquitrán y monóxido de carbono.

El alquitrán es una sustancia viscosa que se deposita en los pulmones y causa cáncer de pulmón y dificultad para respirar. El monóxido de carbono limita la cantidad de oxígeno que los glóbulos rojos pueden llevar por todo el organismo.  Tambien, puede lesionar las paredes internas de las arterias, lo que permite que las grasas formen en ellas placas de aterosclerosis.

Además del alquitrán, la nicotina y el monóxido de carbono, el humo del tabaco contiene 4.000 productos químicos; más de 200 de ellos son tóxicos.

Nadie empieza a fumar para convertirse en adicto a la nicotina. No se sabe cuánta nicotina debe consumirse antes de que el cuerpo se vuelva adicto.  Sin embargo, cuando intenta dejar de fumar se enfrenta con la ansiedad que se manifiesta mediante el síndrome de abstinencia.

.

Remedios populares

Remedio para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco) #1: Colocar unas gotas de aceite esencial de pimienta negra en un difusor de aromaterapia. Este aceite ayuda a aliviar la ansiedad que el fumador suele experimentar cuando intenta dejar el hábito.

Remedio para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco) #2: Consumir un plato de crema de avena, la cual se considera un relajante natural.

Remedio para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco) #3: Consumir una infusión de kava kava.  Si no puede encontrar las hojas, en su lugar puede utilizar la cápsulas. Tomar 2 veces al día.

Remedio para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco) #4: Verter 1 cucharada de pasiflora en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Filtrar y tomar 2 veces al día.  Esta planta  es bien conocida por su capacidad para promover la relajación y la calma. Puede aliviar la ansiedad asociadas con la abstinencia de nicotina.

Quizá te interese conocer ansiolíticos naturales y efectivos

Remedio para la ansiedad al dejar de fumar (Síndrome de la abstinencia al tabaco) #5: Tomar una infusión de valeriana una vez al día. Esta planta tiene efectos sedantes especialmente si se está sufriendo de ansiedad al dejar de fumar.

.

Recomendaciones

Ejercicio: El ejercicio es una de las formas más naturales de relajarse. Conviene hacer ejercicio regularmente: caminar es excelente, también se puede ir en bici, hacer natación o ir al gimnasio. Si se quiere hacer ejercicio de forma intensa, sin estar entrenado, hay que empezar poco a poco, a partir de 15 minutos al día.

Relajación: El hecho de concentrarse, respirando profundamente durante unos minutos producirá una respuesta de relajación. Se puede hacer varias veces al día.

Respiraciones profundas: Si la urgencia de fumar es fuerte, deja un momento lo que estés haciendo y respira profundamente 4 o 5 veces. En cada respiración hay que espirar hasta el abdomen, utilizando el diafragma; seguidamente retener el aire unos segundos y soltarlo poco a poco. Tras las respiraciones puedes hacer algo que te guste durante 10 minutos: hablar con un amigo, leer, pasear.

Control de las situaciones estresantes: Repasa las situaciones complicadas (reuniones, aperitivos, café, TV, etc.) Y haz una lista (puede ser mental) de las soluciones posibles.

  • Puedes beber agua o zumos de frutas.
  • Puedes ocupar las manos con clips, gomas, llaveros, etc.
  • Puedes respirar profundamente tres veces antes de que la situación vaya a más.

.

Conozca también

Dieta para quienes desean dejar de fumar

Remedios contra la tos

Remedios para el enfisema

Remedios naturales para la neumonía

Remedios preventivos para el cáncer

Remedios naturales para la bronquitis


  


Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*