Conoce

Remedios para dolor sacroiliaco o sacroileitis

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram

La sacroileitis es una condición que causa dolor e inflamación en la parte inferior de la espalda y las nalgas (zona que conecta la columna vertebral y la pelvis conocida también como la articulación sacroilíaca).

El dolor causado por la sacroilitis puede viajar a través de la parte inferior de la espalda y las nalgas, y algunas veces incluso hacia las piernas y los pies.

Hay una variedad de causas de sacroileitis, como artritis, embarazo, lesión traumática, infecciones, uso de drogas por vía intravenosa o adicción a las drogas, enfermedades reumáticas como el lupus y la psoriasis.

A continuación se encuentran algunas de las principales causas de la sacroileítis.

Artritis degenerativa: esto a menudo resulta en la descomposición del cartílago debido al desgaste y lesiones de una articulación. Este proceso puede acelerarse por el envejecimiento, la obesidad, las lesiones traumáticas, el estrés repetido en las articulaciones y la mala alineación articular o malformación.

Espondilitis anquilosante: comúnmente conocida por ser una enfermedad familiar transmitida a través de genes recesivos, esta condición se origina en las articulaciones sacroilíacas antes de progresar más arriba en la columna vertebral, causando inflamación, erosión y calcificación.

Artritis psoriásica: afección inflamatoria de las articulaciones que presenta parches escamosos cutáneos denominados psoriasis. Esta condición causa inflamación de las articulaciones espinales, incluidas las que se encuentran en la región sacroilíaca. Se estima que alrededor del 10 por ciento de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica.

Gota: la gota es una artritis inflamatoria causada por la acumulación de cristales de ácido úrico en varias articulaciones alrededor del cuerpo, pero más comúnmente en el dedo gordo del pie. Estos cristales son creados por el cuerpo al descomponer la purina: sustancias que se encuentran en algunos alimentos y bebidas, como las cervezas, los frijoles y las vísceras. Los pacientes con gota pueden experimentar dolor e inflamación de las articulaciones sacroilíacas.

Trauma: la lesión de la articulación sacroilíaca o de los ligamentos que la sostienen o rodean puede ser una fuente de dolor. El trauma puede ocurrir debido a algo tan leve como pisar una escalera en el camino equivocado o algo más serio, como estar en un accidente automovilístico.

Estrés mecánico: algunas personas tienen rigidez intensa de la columna vertebral debido a una afección como artritis severa a largo plazo o fusión espinal quirúrgica. El estrés adicional en estas articulaciones comprometidas puede conducir a cambios degenerativos y dolor.

Ligamentos laxos durante el embarazo: durante el embarazo, se liberan hormonas que relajan los músculos y ligamentos de la pelvis. A veces, esto puede hacer que los ligamentos se vuelvan tan flojos que la articulación sacroilíaca se deslice fuera de lugar y se vuelva dolorosa. Sin embargo, después del embarazo, este ligamento tiende a recuperar su fuerza y ​​estabilidad.

Si tiene un historial de infecciones óseas, articulares o de la piel, experimenta una lesión repetida en articulaciones específicas, tiene una infección del tracto urinario o es un consumidor de drogas ilícitas, entonces puede estar en mayor riesgo de desarrollar sacroileítis.

Si no se trata, la sacroilitis puede provocar más dolor crónico en otras partes del cuerpo, junto con la depresión y el insomnio, ya que vivir con dolor puede mantenerte despierto por la noche y afectar negativamente tu estado de ánimo.

El síntoma principal de la sacroilitis es el dolor experimentado en el área pélvica y de las nalgas. Este dolor también puede viajar por las piernas hacia el tobillo y el pie. El dolor experimentado por la sacroileítis puede empeorar al pararse, soportar más peso en una pierna que en la otra, subir escaleras, correr y dar grandes zancadas.

.

Remedios populares

Remedio para dolor sacroiliaco o sacroileitis #1: Verter 2 cucharaditas de hojas de sauce en 1 taza de agua que esté hirviendo y dejar en maceración por 10 minutos.  Colar y tomar 2 veces al día (una en la mañana y otra en la noche).

Remedio para dolor sacroiliaco o sacroileitis #2: Verter 1 cucharada de raíz de harpagofito (se puede coneguir en las farmacias botánicas o herbolarios), previamente lavado y picado) en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Tomar 2 tazas al día.

Remedio para dolor sacroiliaco o sacroileitis #3: Aplicar aceite de cannabis sobre la zona afectada varias veces al día.

Remedio para dolor sacroiliaco o sacroileitis #4: Aplicar calor y frío en forma alternada sobre el área afectada, ya que el frío ayudará a reducir la inflamación y el calor estimula el flujo de sangre al área, ayudando a promover el proceso de curación.

Remedio para dolor sacroiliaco o sacroileitis #5: Verter 1 cucharadita de cúrcuma en polvo en 1 taza de agua que esté caliente y revolver.  Tomar 2 veces al día para reducir la inflamación.

.

Recomendaciones

Descansar: Tomar el tiempo para descansar ayudará a calmar las articulaciones sacroilíacas inflamadas.

Buscar una posición de reposo: los cambios en la posición del sueño pueden ayudar a aliviar el dolor. La mayoría de las personas encuentran que dormir de lado con una almohada entre sus rodillas es un gran método.

Quizá te interese conocer

Realizar ejercicios para la sacroiliitis como los siguientes:

Estiramiento de cuádriceps: mientras está de pie, doble la rodilla en un ángulo de 90 grados para que su talón quede hacia la parte inferior de la espalda. Use su mano para agarrar el tobillo de su pie y tire suavemente. Deberías sentir el estiramiento en la parte delantera de tu muslo. Mantenga esta posición durante unos segundos y suelte suavemente.

Levantamiento de piernas en decúbito prono: este ejercicio ayuda a estirar los músculos de la cadera. Comienza acostándote boca abajo. Levanta la pierna con los músculos de los glúteos y los isquiotibiales. Vaya lo más lejos posible, sostenga y baje la pierna hacia abajo. Repita este ejercicio algunas veces.

Estiramiento de la cadera: Acuéstese boca arriba y deslice un pie tan lejos como pueda hacia la otra pierna. Este movimiento naturalmente dará vuelta a su cadera, y sus piernas deberían estar en una posición de “figura cuatro”. Mantenga esta posición durante unos segundos antes de deslizar su pie hacia abajo. Repita este ejercicio en cada pierna unas pocas veces al día.

Rotación de la rodilla: comience acostado de espaldas con las rodillas flexionadas y los dos pies apoyados sobre el piso. Mientras mantiene su espalda baja estacionaria en el suelo, permita que sus rodillas se balanceen suavemente hacia la izquierda, sostenga durante unos segundos, y luego regrese las rodillas hacia el centro. Haga este ejercicio por alrededor de ocho a diez repeticiones.

Puente: para realizar este ejercicio, comience acostado de espaldas con las rodillas dobladas y los dos pies apoyados sobre el piso. Mientras mantienes las palmas de las manos sobre el piso, aprieta las nalgas y levanta las caderas del suelo, empujando hacia el aire. Mantenga esta posición durante cinco segundos y luego hágalo lentamente. Repita este ejercicio de ocho a diez veces.

Estiramiento de la postura del niño: una postura de yoga común, este ejercicio te ayuda a estirar los muslos y relajar los músculos. Comience con las manos y las rodillas, asegurándose de que las rodillas estén separadas con las nalgas apoyadas sobre los talones. Ahora extiende tus brazos con tus palmas hacia abajo, llegando tan lejos como puedas.

Perro de caza: otro ejercicio inspirado en el yoga que ayuda a ejercitar la parte baja de la espalda y los músculos abdominales. Comience en cuatro patas, asegurándose de que su columna vertebral y el cuello estén en posición neutral y mirando hacia abajo al suelo. Ahora extiende lentamente tu pierna derecha hacia atrás mientras extiendes simultáneamente tu brazo izquierdo hacia adelante. Mientras mantienes la espalda recta, mantén esta posición durante cinco segundos. Repita este ejercicio de seis a diez repeticiones por lado.

Si no se siente cómodo con estos ejercicios, puede trabajar junto con un fisioterapeuta para asegurarse de tener la técnica baja.

.

Conozca también

Remedios para dolor de huesos

Alimentos que causan inflamación

Remedios para los espolones óseos

Dieta para la artritis y la artrosis

Remedios para la bursitis

Remedios para los dolores crónicos

Te puede interesar

Recursos humanos y empleo

consultorio esoterico

Remedios de jugos curativos

Belleza natural

loading...
Remediospopulares.com no tiene fin de lucro y se apoya con donativos brindados por personas como tú. Si todos los que leen donan unos dólares, se obtendrá los fondos necesarios para seguir investigando sobre medicina natural, plantas medicinales y remedios caseros Puede conocer más en www.remediospopulares.com/información.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*